Tener el móvil en nuestros bolsillos y bolsos nos ha solucionado muchos problemas de la vida cotidiana. ¿No sabes llegar al restaurante donde has quedado? El móvil nos ayudará. ¿Aprender idiomas? ¡El móvil! ¿Conocer a nuevas persona? ¡Desbloquea el teléfono! Aún así, los expertos ya nos anunciaban hace tiempo los peligros de depender tanto de este dispositivo. Lo sufren y sufrirán, por ejemplo, nuestros ojos. Y también nos exponemos a sufrir el síndrome del tech-neck. ¿No sabes qué es? No te preocupes, te contamos qué es, cómo puedes evitarlo o, en su defecto, solucionarlo. Toma nota y no te olvides de echar un vistazo a nuestro Máster en Medicina Estética.

¿Qué es el síndrome tech-neck?: Descripción

El síndrome tech-neck es el síndrome de la generación digital. El tech-neck hace referencia a la aparición de signos de envejecimiento prematuros en la zona del cuello. Como bien indica su nombre, estas arrugas se generan en esta zona debido al uso abusivo de los dispositivos tecnológicos digitales.

Acuñado hace un lustro, el síndrome tech-neck se relaciona con la postura corporal que adoptamos al mirar nuestro móvil. Un gesto que, de mediana diaria, podemos hacer entre 100 y 150 veces al día. De ahí que la aparición de signos de envejecimiento prematuro en forma de tech-neck se esté multiplicando y expandiendo exponencialmente.

La costumbre de mirar el móvil, sumada al confinamiento, el teletrabajo y las reuniones virtuales se han convertido en las principales causas de este síndrome. Sin embargo, hay solución y sus efectos pueden paliarse.

¿Por qué se produce el tech-neck?

Correos, mensajes de WhatsApp, notificaciones de nuestra red social favorita, o voy a echar una miradita a por si tengo una nueva notificación. Miramos el móvil constantemente. Ya sea consciente o inconscientemente, nuestro cuello mira de arriba abajo un centenar de veces al día.

Y, como Murphy hubiese querido, la piel del cuello es una de las zonas del cuerpo más finas y a la vez más olvidadas. A pesar de que es, asimismo, una de las partes de nuestro cuerpo que más movemos a lo largo del día, tenemos tendencia a descuidarla. De ahí que la aparición del tech-neck, esa fina línea o arruga en la piel del cuello que se ha formado de tanto sube-baja en nuestro cuello, sea más fácil.

Por lo tanto, tenemos varios factores que influyen en la aparición de estas arrugas de envejecimiento prematuro en el cuello:

  • Mirada al móvil. Junto al reloj, es la principal causa de que desviemos nuestro cuello hacia abajo, forzándolo repetitivamente a adoptar la misma postura.
  • Luz azul. La temida luz azul de las pantallas afecta a nuestra piel, debilitándola y exponiéndola a agresiones externas.
  • Poca hidratación. La piel del cuello y del pecho suele ser la gran olvidada. Lo más sencillo sería que, a la vez que hidratamos nuestra piel facial, extendiéramos el producto hasta el cuello.
  • Piel fina y sensible. La piel del cuello y el pecho, en general, requiere de mayores cuidados que la de otras zonas. Primero porque su tendencia a descolgarse y ser flácida es alta. Y segundo porque, al no estar siempre en contacto con los agentes exteriores, suele ser más débil ante las agresiones.

¿Cómo evitar el envejecimiento precoz del cuello?

La buena noticia de todo esto es que se puede evitar que estos signos de envejecimiento vayan a peor. A continuación, te damos algunos consejos para que puedas ponerlos en practica desde ya mismo. Toma nota.

1-. Cuida la piel

El primer paso, y casi el más importante, es el de cuidar de la piel. No nos olvidemos que la piel de esta zona es una de las más frágiles y pierde elasticidad rápidamente con el paso del tiempo. Por ello, protégela de los rayos de luz azul como la proteges del sol y dale hidratación y cuidados diarios. Selecciona un producto que le aporte vitalidad a la zona. Hoy en día podrás, incluso, encontrar productos específicamente diseñados para este síndrome. Suelen contener vitamina C, antioxidantes, productos reafirmantes como DMAE o retinol.

2-. Tratamientos de rejuvenecimiento

Seamos francos, el tech-neck aparece porque miramos el móvil, pero el paso de los años es inevitable, y la piel es una de las primeras que lo nota. Por ello, puedes apostar por diferentes opciones que nos ofrece la medicina estética. Desde la aplicación de tratamientos de láser o radiofrecuencia, hasta apostar por los hilos tensores o la inyección de toxina botulínica (Botox).

3-. Ácido hialurónico

Aplica productos de ácido hialurónico no reticulado para mejorar el estado de tu piel mediante las microinyecciones. Generalmente estos tratamientos también incluyen un combinado de vitaminas que revitalizan la zona del cuello, suavizando las arrugas y dándole vitalidad a la zona.

4-. Cambio de hábitos

Estás a tiempo de cambiar los hábitos. En vez de bajar el cuello, intenta subir los brazos. Evitando sobre todo la postura que propicia la aparición de las arrugas en el cuello. Procura igualmente que, mientras trabajes delante del ordenador, el cuello pueda mantenerse recto, dejando que tu mirada dibuje una línea recta hacia la pantalla.

5-. Postura corporal

La postura corporal que adoptes durante tus horas de trabajo e incluso de descanso también pueden determinar la aparición del tech-neck. Tal como ocurre con muchas otras partes de nuestro cuerpo, éstas acaban acusando nuestra postura. Por ello, aposta por una silla ergonómica que tenga reposacabezas o que te permita mantener la espalda bien apoyada y el cuello relajado y recto.