91 005 91 27

Desde la antigüedad, se han realizado técnicas para el cuidado, la promoción y el mantenimiento de la belleza y la estética humana. Actualmente, cada vez hay más personas que, sin mostrar un patología previa, buscan un cambio en su imagen, por lo que aumenta la demanda de especialistas capacitados en medicina estética. Y, debido a esto, crece el número de profesionales interesados en enfocar su perfil académico previo hacia este ámbito. Pero, ¿qué formación se requiere para ejercer en este área de la estética y la belleza? ¿Estudiar un máster en medicina estética capacita para aplicar tratamientos como el botox, por ejemplo? Resolvemos todas estas dudas, a continuación.

¿Qué es la medicina estética?

La medicina estética se encarga de la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la belleza y la salud facial y corporal, tanto en hombres como mujeres. Para ello, usa prácticas médicas y de pequeño intervencionismo empleando anestesia tópica o local y en régimen ambulatorio; nunca aplicará técnicas de cirugía mayor ni que requieran anestesia general.

El objetivo principal de estas técnicas estéticas es ejercer una medicina preventiva, ya que un aspecto estético adecuado siempre es beneficioso para el paciente y ayuda al bienestar y a mejorar su salud general.

En cambio, la cirugía estética, en gran parte de sus actuaciones, implica un ingreso hospitalario del paciente, puesto que se dedica a la reparación de las alteraciones y la corrección de los defectos funcionales. En ella se trabajan intervenciones dirigidas a reparar tejidos del organismo afectados por una enfermedad, accidente o derivados de lesiones por quemaduras.

Tratamientos de medicina estética

Cada vez hay más tratamientos efectivos en medicina estética que se adaptan a diferentes zonas y partes del cuerpo o el rostro de manera novedosa. Hoy en día, estos son algunos de los tratamientos estéticos más demandados por los pacientes y que muestran más resultados positivos:

  • Ácido hialurónico: es una sustancia que se usa para rellenar arrugas de expresión, modelar el contorno facial, corregir pliegues y dar volumen a pómulos y labios. La forma más común de aplicarlo es por medio de inyecciones administradas por un especialista y en centros autorizados.
  • Criolipolisis: es un tratamiento no invasivo que consiste en suministrar frío de forma controlada en la zona indicada, consiguiendo reducir grasa localizada.
  • Fotorejuvenecimiento: este método usa la aplicación de IPL, que consigue mejorar los signos de envejecimiento, así como la textura de la piel y la luminosidad del rostro.
  • Hilos tensores: son unos filamentos de polidioxanona que se colocan por debajo de la piel, estimulando el colágeno de la zona y haciendo un efecto tensor para disimular las arrugas de la cara y del cuello.
  • Tratamiento con botox: la toxina botulínica (botox) se inyecta en el área muscular frontal, que provoca que los músculos activos se conviertan en pasivos, y de ese modo, que las arrugas de cara y cuello desaparezcan en cuatro o cinco días.
  • Lipoláser: este tratamiento consiste en aplicar láser durante 30 minutos en la zona a tratar, consiguiendo metabolizar la grasa, disminuir la celulitis y combatir la flacidez. El lipoláser tiene resultados inmediatos, sin efectos secundarios.

Estudiar cursos de sanidad en Esneca

¿Quién puede aplicar tratamientos de medicina estética?

A partir del siglo XX, el tratamiento de problemáticas estéticas, la dificultad de las técnicas usadas y las responsabilidades legales relacionadas con la profesión requieren que la medicina estética sea practicada por médicos especializados.

Es por ello que la ley general de la Sociedad Española de Medicina Estética o SEME define que solo pueden realizar las labores de la medicina estética, los médicos. Además, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, ha emitido la primera sentencia en cuyo fallo se indica que la realización de tratamientos no quirúrgicos y quirúrgicos con la finalidad de mejora estética corporal, facial o capilar (laserterapia, micropigmentación, eliminación de tatuajes, toxina botulínica, ácido hialurónico, etc), corresponde a un médico profesional.

Por lo tanto, para realizar tratamientos estéticos de manera autónoma sin supervisión de un profesional, existen estas vías:

  • Titulación en enfermería complementada con una titulación en Formación Profesional específica, FP medio o FP superior en estética, según la actividad que se quiera realizar.
  • Licenciatura en medicina con especialidad en medicina estética.
  • Cualificaciones profesionales específicas, integradas dentro del Marco Europeo de Cualificaciones profesionales.
  • Cursos específicos de competencias profesionales impartidos por centros acreditados por las Consejerías de Educación o Sanidad de cada Comunidad Autónoma.

¿Por qué estudiar medicina estética?

Muchos profesionales consideran que para gozar de calidad de vida es fundamental tener salud, y que esta vaya acompañada del bienestar que supone estar cómodo con el propio cuerpo. Teniendo en cuenta esta visión, estudiar medicina estética te permite conocer los tratamientos de la medicina estética como métodos que buscan una medicina preventiva y que actúan en el origen de aquello que genera un aspecto poco saludable.

El enfoque de la medicina estética es muy amplio, ya que trabaja en la causa del problema. A partir de ahí, se logra un abordaje multifactorial e integral del paciente para promover una mejora en el aspecto deseado mediante una reeducación de las rutinas y los hábitos alimentarios de la persona.

Además, es una disciplina que se transforma constantemente y no deja de promocionar nuevas técnicas que complementen y mejoren la vida de los pacientes de manera segura.

Estudiar un máster en medicina estética en Esneca: qué aprenderás

El máster en medicina estética de Esneca Business School es una titulación propia que va dirigida al personal médico y a las personas interesadas en complementar conocimientos profesionales relacionados con esta disciplina. Por ello, el contenido del máster se encuentra orientado hacia la adquisición de formación teórica que aumente los saberes técnicos y médicos fundamentales de las técnicas y los tratamientos de estética y belleza no invasivos más efectivos de la actualidad.

Así, a lo largo del máster estudiarás la evolución de esta disciplina médica, la anatomía del cuerpo humano y sus características faciales. Igualmente, profundizarás en las normas éticas y el marco legal que regula el sector de la medicina estética en España, así como en la gestión y la solución de emergencias sanitarias.

No hay duda que con esta titulación podrás aprender todo sobre la farmacología aplicada, el funcionamiento de la aparatología estética y las herramientas usadas en medicina estética, como es el láser, la luz pulsada, la radiofrecuencia, entre otras. También, analizarás los beneficios de los tratamientos químicos y físicos que se usan para el cuidado de la piel, como son los peelings y la carboxiterapia.

¿Tienes interés en conocer más de este sector profesional? ¿Quieres estudiar un máster en medicina estética para especializarte en el sector? Solicita más información y potencia tus conocimientos con una formación online de calidad.