El concepto de terapia transpersonal está cada vez más presente cuando hablamos de terapias psicológicas. Son muchos los tipos que existen y por ello es importante conocer en profundidad las características y técnicas utilizadas en cada una de ellas. ¿Te gustaría conocer en profundidad todo lo relacionado con esta técnica terapeútica? Sigue leyendo y descubre de qué trata y qué beneficios aporta la terapia transpersonal y recuerda que puedes formarte profesionalmente con nuestro Máster en Psicología Holística, con el que podrás abarcar diversos conocimientos dentro de este sector.

Qué es la psicología transpersonal

Para conocer en profundidad qué es y a qué se refiere la psicología o terapia transpersonal, primero debemos conocer este concepto. El término transpersonal se utiliza en el ámbito de la filosofía y la psicología para describir experiencias y visiones del mundo que se extienden más allá del nivel personal, es decir, a todo lo espiritual.

Es por ello que este tipo de terapia representa «viaje»un hacia el ser profundo que somos cada uno de nosotros. Su objetivo es desarrollar todo nuestro potencial a través del desarrollo de la autoconciencia, comprendiendo y reforzando el nivel de identidad personal de cada uno y llevarlo hasta el reconocimiento de la identidad profunda y esencial.

Cada persona tiene un impulso natural hacia su propia evolución y es posible dirigir conscientemente ese proceso si se provee de conocimientos teóricos y prácticos que lo faciliten. Por ello la función principal del terapeuta transpersonal es ofrecer un marco de trabajo que capacita a los pacientes a comprenderse mejor. En consecuencia, dichos pacientes adquirirán niveles de bienestar y salud psicológica únicos.

Sus orígenes se remontan probablemente a cuando al psicólogo William James, de la Universidad de Harvard, estudió las experiencias personales y su relación con la religión. Él mismo acuñó el término «tranpersonal».

¿Para qué sirve la terapia transpersonal?

Entendido como todo aquello que transmite amor y unidad de la persona, la terapia transpersonal es aquella que permite conectar con nuestra propia identidad esencial. En su traducción literal, la palabra transpersonal significa «más allá de la persona», por ello, la terapia de psicología transpersonal está diseñada para llegar a lo más profundo de nuestro ser.

Todo ello se considera que es un trabajo emocional y personal único que nos permite alcanzar una salud psicológica y mental óptima.

Al acudir a una terapia transpersonal, el acompañante, así se denomina a la persona que ejercerá como guía, se encarga de ayudarnos. A través de los conocimientos del experto en psicología holística y transpersonal, el usuario empieza a desarrollar habilidades emocionales únicas.

Historia de la terapia transpersonal:

Esta práctica comenzó a reconocerse en 1960, como continuación natural de la Psicología Humanista.

Recordemos que la Psicología nació del estudio de personas que padecían severos problemas neuronales o psicóticos. Este hecho dio pie a que los posteriores desarrollos de esa disciplina se configuraran a partir de una mirada patologizante de la interioridad humana. El Movimiento Humanista empezó por subrayar que debía estudiarse la «Psicología del Bienestar y del Desarrollo» y que se debía investigar a las personas que eran capaces de construir vidas valiosas, admirables, creativas, basadas en “valores del Ser”.

Esta Psicología fue formalmente instaurada por Abraham Maslow y Anthony Sutich en 1969 con la publicación del Journal of Transpersonal Psychology, seguida de la fundación de la Association for Transpersonal Psychology en California (EEUU) en 1972. Años después, destacados terapeutas e investigadores fueron desarrollando sus principales conceptos.

En la configuración de la Psicología Transpersonal se fueron fusionando conocimientos y técnicas que ya habían existido en Oriente como el Budismo Zen y Tibetano, el Taoísmo, el Sufimo, la Vedanta.

Autoconocimiento y herramientas

La finalidad de este tipo de terapias no es buscar soluciones a problemas concretos. Esta terapia va mucho más allá, buscando patrones mentales, causantes del malestar psicológico y personal. Así, el terapeuta guía a la persona, a través de herramientas útiles, hacia la satisfacción de sus propias necesidades mentales, emocionales y espirituales.

En la dimensión trascendental del ser humano, las técnicas buscan el autoconocimiento y el máximo estado de conciencia. Así, las terapias transpersonales dejan atrás los intereses del ego y van hacia los aspectos físicos, mentales y emocionales de los valores superiores del ser. De esta manera, el paciente acaba accediendo a lo que, en psicología holística y transpersonal, se llama supraconciencia.

Fases de la terapia transpersonal

Si te estás planteando empezar una terapia de estas características o quieres especializarte como terapeuta, sigue leyendo. Esta terapia dispone de varias fases o etapas. Como en la mayoría de casos, la finalidad principal es ayudar al individuo a superar el sufrimiento que padece. Sin embargo, como ya hemos comentado, su objetivo final es guiarle hasta el equilibro emocional interior. ¿Cómo lo hace?

1-. Trabajar el Ego: La persona empieza por dirigir su mirada hacia el interior identificando los patrones mentales que le producen sufrimiento. Así se empieza por asumir la crisis personal como una vía para empezar con el crecimiento y la transformación propia.

2-. Relativización y reprogramación: La persona empieza a ser capaz de crear otros nuevos patrones saludables, que se ajustan a sus necesidades vitales y emocionales. La persona empieza a trabajar en un estado de consciencia plena y es capaz de identificar sus emociones para elegir qué mejor opción existe para ella.

3-. Camino a la esencia: El paciente alcanza el nivel transpersonal y es capaz de reconocer todas las experiencias como una causa de aprendizaje y de despertar de consciencia.

Técnicas usadas para cada esfera

Como hemos comentado, la psicología holística y transpersonal trabaja todas las esferas que comprenden el ser humano. Así, tiene varias técnicas para cada una de ellas.

• El conocimiento del cuerpo y el movimiento
• Escritura de diario
• Trabajo de respiración
• Visualización guiada
• Meditación
• Terapia del yoga
• Establecimiento de metas
• El trabajo soñado
• Entrenamiento asertivo
• Expansión de la consciencia
• La terapia de regresión
• El desarrollo de la imaginación y la intuición
• Obra de arte simbólico
• Mindfulness
• Respiración consciente
• Ejercicio físico y de respiración

Diferencias con la psicología holística

La psicología holística contempla los problemas emocionales y alteraciones psicológicas como manifestaciones del alma en su intento de evolucionar. En ella se ve el conflicto como una oportunidad de crecimiento personal y tiene como objetivo acompañar al paciente en su proceso, aportando herramientas y orientaciones que faciliten el asumir su papel de adulto, lo que le permitirá recuperar su poder que le abrirá el camino hacia la solución a sus problemas.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies