Cuando pensamos en productos farmacéuticos, la definición primera que se nos viene es: “productos que se venden en una farmacia”. Vale, es cierto. Sin embargo, hay más detalles que tener en cuenta a la hora de clasificarlos. Si quieres formarte como asistente farmacéutico puedes informarte aquí del Curso Farmacia.

Estos productos, para poder ser vendidos en una farmacia tienen que cumplir algunos requisitos. ¿Quieres conocer cuáles son?

 

¿Cuáles son los productos farmacéuticos?

En esta denominación entran los medicamentos y los cosméticos. Ambos constituyen categorías muy amplias en las que podemos encontrar muy distintos artículos. Veamos cada una de ellas con más detenimiento.

Medicamentos

En esta categoría entra toda sustancia medicinal que cumpla determinadas funciones. Estas pueden ser: prevenir, tratar, diagnosticar, aliviar, paliar o curar enfermedades. Para ello, afectan a funciones corporales o al estado mental. Hasta aquí, más o menos corresponde con la idea que solemos tener.

Para completar lo que sabes de los productos farmacéuticos podemos clasificarlos. Así, puedes ver que los hay sujetos o no sujetos a prescripción médica. Es decir, necesitarás receta para comprar unos y otros no.

Además, unos están financiados por el Sistema Nacional de Salud y otros no lo están. ¿Sabes por qué sucede esto? Según el Real Decreto-Ley 16/2012, de 20 de abril, han de seguirse unos criterios para hacerlo. Se incluyen los medicamentos según los siguientes criterios:

– La gravedad de la enfermedad a la que se dirigen.

– Si existe o no algún medicamento a menor coste para la misma enfermedad.

– La innovación del producto.

– Las necesidades que tengan determinados colectivos.

– El impacto que supondría en el presupuesto público.

Seguro que habrás notado que en estos medicamentos se hace una aportación reducida. Pues bien, hay algunos casos en los que ni siquiera hay que abonarlos. Principalmente se trata de casos en los que las circunstancias sociales así lo requieren.

Cosméticos

Lo primero que pensamos en este caso es en maquillaje y similares. Sin embargo, esta categoría engloba un gran número de productos. Veamos algunos de ellos:

– Productos para la piel. Estos pueden presentarse en crema, emulsión, loción, gel y aceite. Se diferencian en su uso para el cuerpo y para el rostro.

– Productos de maquillaje en general (productos de todo tipo para maquillar y desmaquillar).

– Productos para el baño y la ducha.

– Otros productos de belleza, como cremas decolorantes o depilatorias.

– Desodorantes y antitranspirantes.

– Capilares para tratar el cabello.

– Para el afeitado.

– Para el cuidado de los labios.

– Para cuidado dental y bucal.

– Para cuidado íntimo.

– Protectores para el sol.

 

Aspectos a tener en cuenta en medicamentos y cosméticos

Hay algunos elementos de los productos farmacéuticos que te puede interesar conocer. Comprueba si los conocías o no.

Características importantes de los medicamentos

– En cuanto a la caducidad, esta debe aparecer en el envase junto al lote. Su duración máxima es de 5 años desde que se fabricó.

– En cuanto al cupón precinto, verás que lo quitan cuando el medicamento va a ser reembolsado a la farmacia. Tras esto, es adjuntado a la receta del médico de la Seguridad Social.

– El código nacional que encontrarás en la caja tiene seis dígitos y empieza por 6, 7, 8 o 9. Sirve para identificar a los medicamentos.

Símbolos del medicamento: algunos de los que podemos encontrar son el de necesidad de condiciones especiales de conservación (generalmente se refiere al frigorífico), el de material radiactivo o el de caducidad inferior a 5 años. También puede aparecer el de fotosensibilidad o el de que puede afectar a la capacidad de conducir, entre otros. Además, están los círculos. Si el círculo es blanco, requiere una receta médica normal. Si es mitad blanco, mitad negro, es una receta normal con seguimiento especial de la farmacia, por ser sustancias psicotrópicas. En caso de que el círculo sea negro, es una receta especial de estupefaciente que precisa seguimiento del médico y la farmacia con unos talonarios especiales de recetas.

– Después del código nacional, puede aparecer algunas siglas. ¿Te suena alguna de ellas? Son: EFP (Especialidad Farmacéutica Publicitaria), EC (Envase Clínico), ECM (Especialidad de Control Médico), TLD (Tratamiento de Larga Duración), DH (Diagnóstico Hospitalario).

Aspectos importantes en los cosméticos

Si algunos aspectos de los medicamentos te eran conocidos, puede que alguno de los de los cosméticos también te suene. En los recipientes y en los embalajes de los cosméticos que adquieras debe aparecer en letras claras, visibles e indelebles:

– Nombre del producto.

– Nombre o razón social y dirección o domicilio social de quien lo fabrica.

– Contenido nominal. Este puede estar expresado en peso o en volumen.

– Fecha de caducidad del producto sin abrir. Además, suele llevar también un símbolo que indica cuánto tiempo se conserva en perfectas condiciones una vez abierto. Consiste en el dibujo de un tarro pequeño con un número y al lado la letra M. Si debajo del tarro pone “6M”, significa que debes desecharlo a los 6 meses de abierto. Por lo general verás “3M”, “6M”, “9M” y “12M”.

– Generalmente, cerca de lo anterior encontrarás el número de lote de fabricación.

– También debe aparecer el modo de empleo y su función.

– Si el producto es de fuera de la Unión Europea, debe aparecer el país de origen.

– La lista de ingredientes ordenada. Esto quiere decir que la norma dicta que los ingredientes aparecen por orden de cantidad en el producto. El producto que aparezca primero se encuentra en mayor proporción que el que aparezca el último.

 

Elegir adecuadamente

Como has podido comprobar, en la categoría “productos farmacéuticos” entra una variedad considerable de artículos. Todos ellos pueden ser vendidos en una farmacia, pero poseen distintas características. Además, hay varios aspectos en los que fijarse al comprarlos. Ahora ya sabes un poco más sobre estos productos y cómo elegir lo más adecuado en cada caso. En tu próxima visita a la farmacia, recuerda fijarte en los símbolos, siglas y texto de los medicamentos y de los cosméticos. ¡Seguro que no se te pasa ni uno!

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies