Si hay un lugar en el que podemos encontrar casi todo lo que necesitamos para cuidarnos, ese es una parafarmacia. Entre todo lo que nos ofrecen hay interesantes productos para el cuidado de la piel. El personal de estos establecimientos suele estar formado para poder asesorarnos sobre lo que nos conviene. Una vez que tengas elegidos tus productos podrás disfrutarlos, pero ¿sabes cómo? Te contamos en este artículo cuáles son los productos de belleza más habituales en las parafarmacias y cómo aplicarlos. Además, si te apasiona este ámbito, no puedes perder la oportunidad de formarte y estudiar farmacia a distancia con nosotros.

¿Qué productos de parafarmacia elegir para el cuidado de la piel?

Cada persona tiene unas necesidades y unos gustos que dictan los cosméticos que va a comprar. Además, con el paso del tiempo podemos descubrir que ya no necesitamos alguno pero sí otro que no usábamos. No obstante, dejando las preferencias personales a un lado, queremos ayudarte con una lista. En ella vamos a reunir los cosméticos faciales y corporales más populares por su utilidad.

Limpiadores faciales

Es un producto imprescindible para el cuidado de la piel. Con él evitamos que nuestros poros adquieran suciedad cuando estén abiertos. Asimismo, proporcionamos a nuestra dermis una limpieza necesaria para su respiración. En cuanto a la aplicación de otros productos de parafarmaciak, es el primer paso que solemos dar y podemos hacerlo con distintos productos. Puedes elegir:

– Un jabón suave adaptado a tu tipo de piel. Pregunta en tu establecimiento parafarmacéutico cuál es el tipo de producto que más se ajusta a tus necesidades. Recuerda que no es lo mismo tener una piel sensible que otra piel grasa.

– Una leche limpiadora. Con otra textura, este producto se aplica como si de una crema hidratante se tratara.

– Un agua micelar. Especialmente suave para las pieles más sensibles.

– Productos desmaquillantes: los hay realmente suaves con la piel y efectivos con maquillaje resistente, como algunos aceites.

La variedad es muy grande, así que necesitarás que te asesoren en la parafarmacia. Recuerda explicar tus gustos y cómo es tu piel para que te puedan ayudar mejor.

Exfoliantes

Tanto para el rostro como para el cuerpo, un exfoliante nos ayuda a renovar la piel. Es importante elegir uno acorde con la piel. Por eso existen de distinto grosor, sean para el rostro, el cuerpo o zonas especiales como los pies. Algunos llevan ingredientes naturales, como pequeñas partículas de hueso de albaricoque, sal o azúcar. A veces, gastar un poco más en productos de parafarmacia naturales puede venirnos muy bien. Asesórate sobre tus necesidades y pídeselo a tu persona de referencia.

Tónico facial

Después de una limpieza, sea con un limpiador o con un producto exfoliante para la cara, hay que equilibrar nuestra dermis. Para ello existe el tónico facial, un producto que cierra los poros y, según su composición, también revitaliza y rejuvenece tejidos. ¡Espera a que se seque antes de aplicar cualquier otro producto!

Sérum

Muchas personas aún no tienen claro cuál es la diferencia entre un sérum y una crema, ¿es tu caso? La fórmula del sérum es más acuosa que la de una crema. Esto hace que se absorba más fácilmente sin dejar sensación grasa. Esta rápida absorción favorece que sus principios activos, altamente concentrados, lleguen a las capas más profundas de tu piel.

Se idearon para ofrecer tratamientos específicos para problemas concretos. Así, puedes encontrarlos para regenerar la piel, eliminar manchas, rellenar arrugas o combatir la flacidez, entre otras funciones.

Cremas hidratantes de farmacia

Son los productos de parafarmacia más demandados y no es de extrañar. Muchas personas no saben bien qué necesitan para una rutina de belleza. Por ello compran, al menos, crema hidratante. Existe una gran diversidad tanto de cremas corporales de farmacia como de cremas faciales con función hidratante. Puedes encontrar una perfecta para ti, más tarde o más temprano. Si todavía no has encontrado tu marca o composición farmacéutica favorita, pregúntale a tu farmacéutico de referencia.

Entre las características que las diferencian encontrarás:

– El formato en el que se presenten.

– Su untuosidad o acuosidad, que influyen en la absorción de la crema.

– Sus ingredientes, para pieles normales o para necesidades específicas.

Vamos a incluir en esta categoría los body milks, por ser lociones hidratantes similares a las cremas, pero menos densas.

Contorno de ojos y de labios

Este producto puede ser específico para los ojos y específico para los labios o apto para ambos. Dependiendo de tu edad y tu tipo de piel, tal vez hayas querido comenzar a usarlo. Es uno de los productos de parafarmacia más vendidos, por eso está en esta lista. Añade una gran hidratación a zonas tan delicadas como los contornos de labios y ojos. Además, los puedes elegir con tratamientos más intensivos, según tus necesidades.

Una rutina de belleza ideal

Si te gusta cuidarte, te interesa llevar una buena rutina de belleza. ¡Coge todos tus productos de la lista y toma nota! Sin embargo, ten siempre presente las indicaciones de tu dermatólogo o médico. Puede que te haya recomendado rituales diferentes. ¡Síguelos siempre!

Rutina corporal

Para el cuerpo, pásate un cepillo suave en seco una vez a la semana, te ayudará a eliminar toxinas.

En la ducha puedes usar una o dos veces por semana un exfoliante o utilizar un guante de crin.

Al salir puedes aplicar algún aceite, loción o crema corporal hidratante. Si necesitas algún tratamiento específico, es el mejor momento, porque la piel tiene los poros más abiertos.

Rutina facial

A algunas personas les ocurre que no saben en qué orden se deben aplicar los productos faciales. Por más años que pasen, salvo quienes son expertos en la materia, este tema sigue dando que hablar. En cualquier caso, una regla que te puede servir como guía es: aplica los productos de menos densos a más densos.

Veamos en qué orden has de usarlos:

– Primero limpia tu rostro con el producto limpiador elegido. Una o dos veces por semana puedes exfoliar tu piel con un producto suave, tras la limpieza.

– Aplica el tónico y espera a que seque.

– Es el momento de tu contorno de ojos y el de labios. Espera también a que sean absorbidos.

– Tras ellos, debes aplicar el sérum elegido. Es importante tener cuidado con las cantidades de todos los productos. No por aplicar más producto se obtienen mejores resultados. Debes usarlos en su justa medida y, si la desconoces, tu piel te lo dirá.

– Finalmente, es el momento de utilizar la crema hidratante. Si es tu rutina de mañana, esta crema debe llevar protector solar. En caso contrario, puedes aplicarte el protector cuando la crema se haya absorbido. Si es tu rutina de noche, recuerda utilizar una crema específica para la noche así como un sérum específico para la noche. Estas formulaciones actúan mientras duermes aprovechando que tu cuerpo se repara mientras descansas.

 

Es cierto que probablemente nos hayamos dejado algún producto que conozcas. Sin embargo, la lista debe terminar en algún momento, ya que el ámbito de la farmacia y la parafarmacia no dejan de avanzar y lanzar nuevas propuestas. Esperamos que con los consejos de aplicación aproveches al máximo tus cosméticos. ¡Tu piel te lo va a agradecer!

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies