Al igual que en el caso de los adultos, los infantes también disponen de una amplia gama de productos para el cuidado de su piel en el mercado. Pero, para poder escoger el ideal, debes conocer a fondo en qué consiste la cosmética infantil y cuáles son las características de la piel de los pequeños. Además, también resulta interesante saber cuáles son los principales productos que existen, cómo deben usarse y cuáles son sus precauciones y contraindicaciones. Por ello, a continuación, te explicaremos todas estas cuestiones. Sigue leyendo y no te olvides de que con nosotros podrás formarte en el sector con el Postgrado en Cosmética y Dermofarmacia.

¿Qué es la cosmética infantil?

Reciben este nombre todos los champús, los geles, las cremas, los aceites corporales, las cremas de pañal y similares que aplicamos de manera diaria sobre la dermis de los niños. Al igual que los productos destinados a los adultos, estos pueden disponer de una larga lista de ingredientes desconocidos para nosotros o bien de un pequeño número de componentes de origen más natural. Elegir uno u otro dependerá de nuestras preferencias y de las necesidades de nuestros pequeños. Por ello, es imprescindible estar informado en profundidad sobre la cosmética infantil.

¿Cómo es la piel de los niños?

Una cuestión que debemos tener en cuenta a la hora de escoger productos de cosmética infantil para el cuidado del cutis de los más pequeños es que este no se desarrolla completamente hasta que se alcanza la adolescencia. Por ello, nos encontramos con una piel mucho más fina que la de una persona adulta, y su resistencia a patógenos, como los agentes infecciosos, es mucho menor. Si a esto unimos el hecho de que, además, los recién nacidos apenas disponen de sistema inmunológico, comprenderemos el riesgo que tienen de contraer enfermedades infecciosas e inflamatorias en la piel.

¿Cómo cuidar la dermis de los niños?

Sobre todo, en el caso de los bebés, es importante que se siga una buena rutina de higiene, que garantice la máxima protección de su dermis. Además de seguir siempre las indicaciones del pediatra de referencia, tendremos en cuenta algunas consideraciones. Por ejemplo, se recomienda que los bañemos a diario con un jabón que tenga baja concentración de perfumes y colorantes. Evita, en la medida de lo posible, los jabones «neutros», así como los que llevan tanto avena como manzanilla, puesto que pueden irritar la piel de nuestros pequeños. Asimismo, es importante que este baño se realice sin la utilización de esponjas o toallas, lo más recomendable es que hagas uso de tus propias manos para aplicar el jabón.

Tras el lavado, lo ideal es que apliques una crema sin perfumes ni colorantes sobre la superficie de su piel, pero debes evitar la utilización de polvos de talco o aceites minerales sobre su cutis. Estos productos, a pesar de que antiguamente eran muy utilizados, resecan mucho la zona, y «rompen» la piel de nuestros niños, lo cual baja sus defensas dermatológicas. Es decir, hacen justo lo contrario a lo que estamos buscando.

Los productos más populares: indicaciones y contraindicaciones

A continuación, te contamos cuáles son los productos de cosmética infantil más conocidos en el mercado y te exponemos sus características principales. Ten en cuenta que, a la hora de escoger el que más te guste, deberás valorar no solo las cualidades del producto, sino también el tipo de piel que tenga tu pequeño. Y es que un mismo jabón o crema pueden resultar ideales para algunos cutis y totalmente contraindicados para otros. Así, si ves que tu niño o tu niña suele mostrar una piel irritada con la aplicación de algunos productos, lo ideal es que acudas a tu dermatólogo de confianza para conocer qué debes hacer y cuáles son los ingredientes ideales para su dermis.

Champús y geles de baño

En el caso de los champús y los geles de baño, podemos encontrar muchas opciones que sirven para ambas partes del cuerpo. Son ideales aquellos que llevan extractos naturales, como la caléndula orgánica (que protege y regenera las células), la miel (con efecto antibacteriano) o el bisabolol (que propicia la penetración de los activos en la piel). También es interesante el aceite de oliva que, además de hidratante, es antimicrobiano.

Como ya hemos indicado anteriormente, lo ideal es que apliques estos cosméticos con tus manos y no utilizando una esponja, puesto que ese tipo de fricción puede irritar la piel. Asimismo, trata de evitar ingredientes como la avena (que, como hemos explicado, puede llevar a que la dermis de nuestros pequeños se irrite) o los jabones «neutros».

Lociones hidratantes para bebés

Lo recomendable es escoger cremas hidratantes indicadas para bebés y niños con pieles atópicas o sensibles, que contendrán entre sus ingredientesaceite de algodón (con propiedades antiinflamatorias), manteca de karité, aceite de almendras dulces o aloe vera (todos ellos ricos en ácidos grasos y vitaminas A, D, E y F, B1, B2, B6, que protegen la piel, la hidratan y previenen su irritación).

Además, algunas lociones cuentan también con aceite de oliva virgen extra y aguas termales, que ayudan a reducir la irritación de las pieles sensibles. También es interesante la hoja de olivo, que actúa como una barrera antimicrobiana, antiinflamatoria, antioxidante y fotoprotectora.

Al igual que en el caso de los geles y champús de ducha, están contraindicados aquellos que lleven, entre sus componentes, la avena. Es muy frecuente encontrarla en este tipo de productos, pero puede irritar la piel de nuestros pequeños, por lo que debemos tener cuidado. De nuevo, evita los perfumes y los colorantes.

Crema de pañales

Otro producto esencial en la cosmética infantil, además de los geles, los champús y las lociones hidratantes, es la crema para la zona de los pañales. Se trata de un gran aliado a la hora de combatir las rojeces, las heridas y las irritaciones producidas por el sudor en los pliegues de la piel de nuestros bebés y el roce contra los pañales. ¿Las mejores? Aquellas que contengan, entre sus ingredientes, urea en bajas cantidades, fosfolípidos, PCA, glicerina…

Como principales contraindicaciones, debemos vigilar que entre sus ingredientes no se encuentre el talco, puesto que, como ya hemos explicado al comienzo de este post, puede producir irritaciones en la piel de los más pequeños.

Ahora, ya sabes cuáles son los principales productos de cosmética infantil, sus indicaciones y sus contraindicaciones. Y, si quieres seguir aprendiendo, no te pierdas nuestro catálogo formativo.