El decorador de interiores es el profesional que se dedica a diseñar espacios interiores tanto de casas particulares como de oficinas, negocios y empresas. Se trata de una persona especialista en luces, colores, texturas, mobiliario y accesorios decorativos con un sentido estético muy acentuado. No todo el mundo puede trabajar en los ámbitos del interiorismo y la  decoración. No obstante, si crees que tienes la cualidades y la vocación necesarias para dedicarte a ello, este post te interesa. Además, puedes formarte con el Curso de decoración de interiores de nuestra escuela.

Esto es lo que debes tener en cuenta para ser decorador de interiores. ¿Te atreves a descubrir si puedes convertirte en uno de ellos?

Habilidades de un interiorista

Cada decorador de interiores tiene su estilo, pero todos tienen en común ciertas cualidades que les hacen capaces de desempeñar sus proyectos con buen gusto y de forma eficiente. Veamos las más habituales, si consideras que también forman parte de tu carácter y personalidad, es que tienes una buena base.

Pasión por la decoración y el diseño

Es obvio, pero no nos referimos a que te guste, nos referimos a que te apasione, hasta el punto de traspasar la linea de hobby – empleo. Es decir, pasarás la inmensa mayoría de tus horas trabajando, pensando, hablando y leyendo sobre diseño de interiores y elementos de decoración. Y, a pesar de estar todo el día sumergido en esta temática, tu dedicación será máxima porque trabajarás en lo que realmente te gusta.

Creatividad

Todo decorador de interiores debe ser creativo. Además de conocer las tendencias en decoración y respetar las preferencias de los clientes. También debe aportar un punto de frescura e innovación. Así como su toque personal, siempre que el proyecto lo permita. Fomenta tu creatividad estando siempre al día de lo que ocurre tanto en tu sector como en otros ámbitos: arte, música, cine, moda… Esto te aportará distintas visiones y conocimientos que enriquecerán tu bagaje cultural.

Deja siempre rienda suelta a tus ideas. Intenta adaptarlas a lo que tus clientes te pidan. Lo importante es que sepas transmitir, a partir de tus ideas, aquello que los clientes te soliciten.

Sensibilidad artística

Estamos hablando de una profesión ligada al arte y el diseño. La sensibilidad estética y artística es vital para desempeñar tu carrera como decorador. Ella te ayuda a desarrollar la imaginación y la creatividad y es tu arma escondida. Es la habilidad que te permitirá crear un estilo propio y encontrar la mejor versión de tus proyectos.

Es cierto que puede ser vista como una capacidad bastante innata. Sin embargo, puedes cultivarla leyendo, observando más allá de lo que ves, viajando. Rodéate de imágenes bellas y cáptalas con todos los sentidos. Búscales siempre otra vuelta y reeduca a tus sentidos. Encuentra la belleza en elementos que, a simple vista no tengan nada de bello. Conviértete en una persona capaz de hacer radiografías únicas.

Sentido del espacio

Todos tus recursos se reflejarán en tus proyectos, la coherencia de los diseños pasa por tener sentido del espacio. Esta habilidad te capacita para tener una visión del espacio en distintos sentidos. En un lugar debes ser capaz de reconocer orientación, dimensiones, volúmenes y distancias.

Otro punto muy importante en este sentido es el de la funcionalidad. Hablamos de las diferentes funciones y posibiliaddes que ofrecen tanto el espacio como los elementos que conformarán el diseño de la estancia.

Empatía y don de gentes

El decorador de interiores debe poder transmitir a los clientes sus ideas y argumentos. Será de esta forma que ellos entenderán el porqué de sus diseños y decisiones. Además de transmitir profesionalidad y saber hacer, también es su obligación ponerse en la piel de los futuros usuarios del espacio diseñado. Para ello, debe tener empatía y don de gentes. Y debe ser una persona capaz de escuchar. Una cualidad que, aunque dada por sentada en muchas ocasiones, no todo el mundo posee. Conociendo a fondo sus preferencias y gustos podrá tenerlos en cuenta a la hora de crear el proyecto.

Aunque cada profesional de la decoración tenga su propio estilo, lo principal son los requisitos del cliente. Es el interiorista el que debe adaptarse a las preferencias de los clientes y no al revés. Por eso estas dos capacidades son básicas.

 

Conocimientos para ser decorador de interiores

Además de las habilidades que hemos comentado en el apartado anterior, hay mucho más. Por ejemplo, ciertos conocimientos que deberás aprender y dominar a la perfección. Con ellos podrás realizar todas las tareas habituales de un decorador de interiores. Te explicamos algunos de ellos imprescindibles a continuación:

Dibujo y diseño

Como diseñador, deberás dominar técnicas de dibujo tanto a nivel técnico como artístico. Esto te permitirá plasmar sobre el papel tanto las ideas de los clientes como las tuyas. Además, a través de estas artes podrás hacer los primeros bocetos del proyecto y presentarlas a tus futuros usuarios.

Por otro lado, tendrás que formarte en el uso de software de diseño específico para tu profesión. Estas herramientas son cada día más vitales. Ya que, entre otros, permiten que las presentaciones de diseños sean profesionales y mucho más reales y concretas. Una genial idea de avanzar en el ámbito de la decoración.

Estilos decorativos

Estudiar historia de la decoración y su evolución hasta la actualidad te permitirá tener una base de conocimiento sólida. Debes convertirte en un experto en estilos decorativos, tanto de los antiguos como de los actuales. Conocer los múltiples estilos de decoración existentes a lo largo de las épocas y en distintos países te proporcionará experiencia y fomentará tu sentido estético.

Composición

A grandes rasgos, hablaremos de la composición como el conjunto resultante del espacio y los elementos que intervienen. El objetivo de dominar este aspecto es que el resultado debe ser armonioso. Para ello, se trabaja con elementos clave como la luz, el color, los materiales, el mobiliario y los objetos. Elementos que debes dominar a la perfección para poder sacarles el mayor rendimiento en cada proyecto de interiorismo.

Materiales

El decorador de interiores es un experto en materiales decorativos. No solo es capaz de crear combinaciones de los mismos útiles, versátiles y visualmente atractivas. Por eso, deberás formarte a fondo en los distintos materiales que pueden emplearse en decoración. Ello te permitirá conocer a la perfección tanto los clásicos como madera, piedra, vidrio. Así como los nuevos sintéticos o plásticos, cerámicas… Este apartado incluye todos los materiales destinados a diferentes ámbitos, secciones o puntos de una estancia. Por ello, hablamos de posibles materiales derevestimiento, de estructura, de decoración, de mobiliario…

Ubicación de los elementos

Este conocimiento va ligado a la habilidad de sentido del espacio. Son factores que se complementan, si trabajas a fondo para aprender todo sobre la ubicación de los elementos, estarás cultivando tu sentido del espacio. Y si tienes un sentido del espacio bastante desarrollado, el tema de la ubicación te será mucho más sencillo e intuitivo. Estos conocimientos te proporcionaran información sobre los tipos de espacio y distribuciones existentes, así como los aspectos que hay que tener en cuenta.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies