Dolores de articulaciones, insomnio, problemas cardiovasculares… El sedentarismo es también una «pandemia» que comporta muchos problemas de salud. Y es que, todos sabemos de lo beneficioso que es llevar una vida activa y alejada del sedentarismo. ¿No has encontrado la manera de ponerte en marcha? ¿No sabes cómo mantener un estilo de vida activo y saludable? ¡Entonces es genial que hayas llegado hasta aquí! Hoy te damos 10 consejos, actividades y trucos para que llevar una vida activa no sea una misión imposible. Además, recuerda que en nuestro centro podrás encontrar formación especializada en salud, deporte y nutrición. Por ejemplo, descubre nuestro Máster en Personal Trainer + Máster en Coach Deportivo.

Consejos para llevar una vida activa

Tener una vida activa y saludable alejada del sedentarismo no es tan difícil como pueda parecer antes de ponerlo en marcha. Lo cierto es que solo debemos tener en cuenta algunos factores, ejercicios y recomendaciones y ponerlas en práctica. Si tú también le estás dando vueltas al tema y crees que deberías empezar a aplicar cambios en tu vida, sigue con nosotros.

1-. Camina siempre que puedas

Si no hay nada que te lo impida, caminar es tu mejor opción para empezar a tener una vida activa. Por ejemplo, ¿tienes la posibilidad de elegir entre el coche, el metro o un rato andando? ¡Mueve tus piernas! Acostumbrar a tu cuerpo a moverse y mantenerse activo, por lo menos durante el trayecto de casa al trabajo y del trabajo a casa ya es un gran paso.

2-. Muévete de vez en cuando

Si tu trabajo implica estar sentado delante de una pantalla, toma nota de este consejo. Descansa de estar sentado, aprovecha y haz algunos movimientos cuando hagas paradas o descansos. Aprovecha para salir de la oficina si puedes, paséate algunos minutos y reactiva tu cuerpo.

3-. Estiramientos

Aunque no te parezca “gran cosa”, esta actividad que puedes adoptar rápidamente en tu rutina es un gran paso para empezar a llevar una vida activa. Los estiramientos son útiles para estimular tu cuerpo y “despertarlo” tras algún tiempo inactivo, en reposo o en posturas sedentarias.

4-. Búscate un nuevo hobby

Y si puede ser, búscate un hobby que implique movimiento. Evita empezar una nueva serie y, en cambio, proponte por ejemplo convertir el paseo diario en una afición. Si durante la semana no tienes tiempo de practicar estos nuevos hobbies, ¡prográmate fines de semana pensados para moverte! Por ejemplo, aficiónate al senderismo o al excursionismo o sal a “cazar” Pokémon.

5-. La tecnología, tu aliada

Hoy en día, la tecnología nos facilita muchos aspectos de nuestra vida. En este caso, también nos puede ayudar a llevar una vida activa más fácilmente. Puedes activar, por ejemplo, una alarma cada dos horas que te indique que es hora de moverte de la silla. También puedes descargarte algunas aplicaciones de ejercicio, con las que empezar a practicar algunas disciplinas virtualmente.

6-. El deporte, básico para una vida activa

Todos, más que menos, somos conscientes de la importancia del deporte para tener una vida activa, sin sedentarismo y con unos buenos niveles de salud. Por ello, prueba diferentes disciplinas deportivas que se ajusten a tus gustos: en grupo, en solitario, de baja intensidad, de alta intensidad… ¡lo que prefieras! Lo importante es que encuentres el deporte que te motive y te guste lo suficiente como para practicarlo regularmente.

Recuerda además que, si por motivos personales, pandémicos o de otra índole, no puedes salir por ejemplo a correr, siempre puedes recurrir, de nuevo, a la tecnología. ¡YouTube, tiendas virtuales de aplicaciones, Instagram o incluso servicios de entrenador personal online! Todo al abasto de un toque en la pantalla de tu Smartphone. ¡Adiós, excusas!

7-. Cambia de ruta

Seguro que sabes cuál es la ruta más corta para llegar a la oficina, el parking, el metro o incluso el supermercado. Evítala. Haciendo esto y eligiendo nuevas rutas aunque sean más largas, podrás mantener una vida activa más fácilmente.

8-. Descanso

Aunque te parezca contradictorio, en la vida activa el descanso tiene un papel muy importante. Si no descansamos las horas suficientes es muy probable que ni nuestro cuerpo ni nuestra mente acumulen la energía suficiente para invertirla en mantener un estilo de vida activo y saludable.

9-. Yoga y meditación

Si no encuentras ninguna disciplina deportiva que te permita empezar a llevar una vida activa “fácilmente” una buena alternativa es empezar a practicar yoga y meditación. Dos disciplinas que conectan cuerpo y mente y que pueden ayudarnos a empezar gradualmente a mover nuestro cuerpo. Aunque el yoga puede acabar convirtiéndose en una disciplina también “dura”, que requiere de práctica y esfuerzo, tiene la ventaja de poder empezar a practicar yoga progresivamente. Una opción muy útil para todas aquellas personas que nunca han sido aficionadas al deporte y que no encuentran cómo empezar a practicarlo regularmente. También ofrece ventajas si no podemos desplazarnos a un gimnasio, ya que podemos practicarla en casa sin necesidad de salir.

10-. Aprovecha para hacer labores domésticas

Aunque odies quitar el polvo, esta es una muy buena actividad para empezar a llevar una vida activa. Limpia la casa, pinta las paredes, mueve los muebles o barre tu piso. Tu cuerpo te lo agradecerá, y tú a ti mismo también, pues habrás puesto fin a tus excusas para no tener al casa reluciente y limpia.