Tener un estilo de vida sedentaria es cada vez más común en nuestra sociedad. Pasamos demasiado tiempo sentados, ya sea en frente del ordenador, en la oficina o delante de la televisión. Los nuevos pasatiempos de este siglo tampoco ayudan, como ocurre con los videojuegos o la navegación por redes sociales. Prolongar esta forma de vida puede pasarte factura, especialmente en términos de salud. Siempre estás a tiempo de evitarla. Consulta nuestra formación relacionada con las Actividades Físicas y el Deporte y especialízate.

¿Qué es tener una forma de vida sedentaria?

Una forma de vida sedentaria está caracterizada por tener una carencie de ejercicio físico o actividades que implican movimiento. ¿Sientes que en tu día a día pasas la mayor parte del tiempo sentado, sin apenas moverte? ¿Cuándo tienes que desplazarte por la ciudad eliges los medios de transporte más cómodos? En definitiva, si te notas cansado ante el mínimo esfuerzo eres, sin duda, una persona sedentaria.

El sedentarismo puede conducirnos a otros malos hábitos, sin contar los que no realizamos diariamente y son saludables y recomendables. Muchas personas admiten que comen más, a pesar de no hacer actividades físicas. Y es que, a veces sin que nos demos cuenta, y por el hecho de no movernos, acumulamos mayor estrés y lo paliamos mediante la comida. En este caso, entraríamos en un círculo vicioso que, cada vez más, padecen muchos pacientes con sobrepeso.

Los peligros del sedentarismo

Ya te habrás dado cuenta de uno de los peligros de llevar una vida sedentaria: el sobrepeso. Visto así, quizás no parezca algo terrible: se puede solucionar con un cambio de rutina sencillo, empezando por levantarse del sillón y haciendo algo de ejercicio.

Tender a restarle importancia al sedentarismo, con la promesa de realizar dieta y ejercicio en un periodo próximo es muy común. En la mayoría de los casos dejamos pasar el tiempo hasta que es irremediable visitar a un médico especialista.

Como forma preventiva, te ayudará saber cuáles son los riesgos a los que te podrías enfrentar por mantener una vida sedentaria. A continuación te los detallamos.

De la obesidad a problemas circulatorios graves

Partimos del punto del sobrepeso, que se explica sencillamente ante un hábito de pasividad, en el que no se queman las calorías ingeridas y nuestro cuerpo no necesita consumir energía. Aunque no siempre están relacionados, el sobrepeso puede ser la antesala de un problema a nivel mundial hoy en día: la obesidad.

La obesidad trae consigo muchas dificultades para el organismo, como es el aumento de colesterol y triglicéridos. Esto, a su vez, repercute directamente sobre el sistema circulatorio, impidiendo una correcta oxigenación. También el corazón se ve afectado, sobre todo si se aumenta de masa corporal por exceso de grasas.

Así, llevar un estilo de vida sedentaria además de poder llevarte a ganar peso, puede propiciar la aparición de varices. Son muchas las alertas visuales que nos ofrece el cuerpo, como la aparición de manchas en los tobillos al dificultarse la corriente sanguínea, que suele afectar de manera más evidente a nuestras extremidades inferiores.

Los problemas cardíacos y cerebrovasculares empiezan por lo anteriormente descrito. La vida sedentaria suele ser la causante de muchas muertes en la población, debidas a estos padecimientos.

Pérdida ósea y muscular

La osteoporosis implica una pérdida ósea importante. Aunque esta puede aparecer en personas mayores por diferentes motivos, el sedentarismo también está relacionado con esta patología. Por eso, no es extraño ver casos actuales de pacientes cada vez más jóvenes con pérdida ósea y muscular.

De la misma forma, al no estar realizando esfuerzos donde trabajen los músculos, estos tienden a desgastarse. No es de extrañar que aumenten las lesiones y las caídas ante mínimos esfuerzos. A su vez, estos problemas pueden producir en algunas personas cierto temor por moverse, agravando aún más su situación.

Diabetes tipo 2

La diabetes está asociada a un padecimiento hereditario. Aun así, hay pacientes que pueden contraerla por llevar malos hábitos, como es una vida sedentaria. El aumento de peso y la ingesta de grasas y azúcares, además de la carencia de ejercicio físico, son algunas de las causas de esta enfermedad.

Cabe destacar que una persona que tiene conocimiento de esta enfermedad dentro de su familia, corre más peligro de contraerla si practica el sedentarismo. Esta enfermedad crónica puede controlarse, no solo con medicamentos, sino a través de la introducción de hábitos saludables.

Cáncer

Algunos estudios afirman que los cánceres más comunes en una vida sedentaria son los de colon, de útero y de seno. Es común que aparezcan si juntamos todos los hábitos que conlleva estar sin levantarnos del sillón. Presentar problemas metabólicos forma parte de la lógica en el sedentarismo, debido a que dejamos inoperante al organismo. De esta manera se puede explicar la aparición de enfermedades que ponen en riesgo a nuestra salud, como el cáncer colorrectal. La prevención es primordial, debiendo iniciar por abandonar los malos hábitos que tengamos.

Cómo empezar a cambiar los malos hábitos

La fuerza de voluntad es imprescindible para comenzar a cambiar tu vida de sedentarismo. Así, tu primer paso será levantarte del sillón o de la cama y caminar. Introduce en tu día a día una rutina que te «obligue» a caminar. Después examina cuál ha sido tu dieta hasta el momento y adáptala si es necesario, eliminando alimentos altos en grasas saturadas y azúcares. En este sentido, puedes recurrir a la dieta mediterránea y aumentar tu ingesta de verduras y frutas o acudir a un nutricionista que te indique el menú más adecuado para ti.

Si es el móvil o el ordenador lo que te mantiene entretenido y sin moverte, deberás hacer el esfuerzo de apartarte de estos dispositivos. Recuerda que lo mínimo recomendable es moverte y ejercitarte por lo menos media hora cada día. Puedes comenzar caminando, evitando el transporte público si es posible.

Evitar el sedentarismo durante el teletrabajo

El teletrabajo, en los tiempos que corren, supone un gran problema adicional para el sedentarismo. Aprovechando que estás en casa, debes inventar cualquier excusa para levantarte de manera habitual.

Si te viene el hambre entre horas, apuesta más por una pieza de fruta que por el típico dulce o aperitivos altos en sodio. Busca esa media hora al día para salir a caminar o hacer alguna actividad dentro de tu hogar.

Formación de educación física

El conocimiento es la mejor opción para mantenerte saludable. Por eso, puedes buscar una formación que te ayude a acabar con el sedentarismo. En nuestro centro podrás encontrar formación relacionada con las Actividades Físicas y el Deporte, así como con el yoga o la dietética. ¡Echa un vistazo a nuestra oferta formativa!

Empieza ahora a adquirir hábitos saludables y a disfrutar del ocio, sabiendo que no estás cayendo en el sedentarismo. Ser sedentario trae consigo muchos problemas de salud que pueden costarte la salud. Tener fuerza de voluntad es muy importante para iniciar una dieta saludable y el ejercicio apropiado.