Normalmente, asociamos la labor de detectar problemas en la visión al oftalmólogo. Sin embargo, tanto el optometrista como el oftalmólogo se ocupan del cuidado de nuestra vista. Lo que ocurre es que cada uno tiene un campo de actuación. ¿Sabrías lo que un optometrista puede hacer por ti y lo que corresponde a un oftalmólogo? Vamos a analizar sus funciones en este artículo para que sepas fácilmente qué puede hacer por ti. ¡Ah! Y si quieres formarte en este ámbito, no te pierdas nuestro Curso de Auxiliar de Óptica.

Optometrista vs oftalmólogo

En algunas ocasiones puede que ambos compartan alguna función, pero sus estudios les preparan para diferente trabajo. ¿Eres de los que dice “voy al oculista” tanto si vas al médico como a una óptica? Vamos a ver las diferencias entre ambos.

Términos utilizados

Para comenzar, podemos referirnos al optometrista como óptico también. En su formación se especializa en:

– Corregir trastornos refractivos.

– Revisar los procesos de percepción del ojo.

– Seguir la relación entre el ojo y las actividades habituales como el estudio, trabajo o el ocio.

En cuanto al oftalmólogo, también lo denominamos oculista. Está graduado en Medicina y mediante el MIR se ha especializado en los ojos y la vista. Su formación le capacita para tratar enfermedades que guardan relación con:

– Los ojos.

– Los párpados.

– Los músculos extraoculares.

– El aparato lagrimal.

– La vía óptica que va hasta el cerebro.

Como ves, aunque ambos guardan relación con los ojos y la vista, sus campos de acción son diferentes. Veamos qué puede hacer cada uno de ellos por nuestros ojos.

Funciones del óptico

Vamos a intentar condensar un poco todo lo que el óptico puede hacer por ti. Realmente son más cosas de las que puedas pensar. Si tienes alguno de estos problemas, ya sabes a quién acudir.

Problemas refractivos

Este es el primer aspecto en el que todos pensamos. Cuando no vemos bien, vamos al optometrista, aunque mucha gente siga diciendo “al oculista”.

Estos problemas son de lo más común, ya que uno u otro afectan a gran parte de la población:

– Miopía: afecta a la visión de lejos y, además de común, es difícil de controlar una vez ha aparecido. Si acabas de detectar los síntomas, ¡ve cuanto antes a revisión!

– Hipermetropía: afecta a la visión cercana. Si se detecta pronto, pueden evitarse otros problemas asociados como dolor de cabeza, lagrimeo o fatiga visual.

– Astigmatismo: aparece cuando hay una modificación en la curvatura de la córnea.

Existen más problemas refractivos, pero estos son los más comunes y te servirán para hacerte una idea.

La agudeza visual es otro aspecto que puede revisar en la visión de una persona. Puede confundirse con algún problema refractivo y traer aparejada alguna complicación. Si notas alguno de estos problemas, no dudes en acudir para que te revise.

Problemas acomodativos

Así, tal cual, quizá no sepas a qué nos referimos. Pero ¿y si te decimos presbicia o vista cansada? Si los anteriores problemas eran comunes, estos ganan por goleada. Pueden afectar a personas que nunca antes hayan tenido otros problemas de la vista. Además, no hay manera de prevenir la vista cansada. ¿Qué podemos hacer? Controlar su aparición para que el óptico nos ofrezca la mejor solución para ver cómodamente.

Alteraciones en la visión del color

Seguro que te suena el daltonismo, ¿verdad? Lo que quizá no sabías es que hay varios tipos. Los humanos vemos los colores mediante una combinación de azul, rojo y amarillo. Nuestros ojos tienen unas células llamadas conos y cada uno de estos tres colores está asociado a unos tipos de conos.

El optometrista puede ayudarte a descubrir este problema que puede ser:

– Acromático: la persona ve en escala de grises. O bien no tiene dichas células (conos) o hay algún problema neurológico que impide la visión del color.

– Monocromático: solo ve uno de los tres colores.

– Dicromático: solamente ve dos de los tres colores.

– Tricromático anómalo: este sí que ve los tres colores. Entonces, ¿cuál es el problema? Que confunde uno con otro. Es el tipo más común de daltonismo.

Otras funciones

Como realmente existen muchos aspectos que el optometrista puede revisarnos, vamos a resumir un poco algunas más:

– Problemas oculomotores: son los que afectan a los movimientos oculares. Estos son muy complicados de detectar sin un profesional. En edad escolar puede marcar una gran diferencia su detección temprana. Con terapia visual puede mejorar o corregirse.

– Problemas binoculares: pueden ser estrábicos, como seguro que conoces, pero también no estrábicos. En estos últimos igualmente cuesta dirigir la mirada hacia un objeto con total precisión. Otros tipos de problemas binoculares pueden dificultar que veamos en 3D. ¿Te imaginas no poder ver las cosas en tres dimensiones? Es fundamental para muchas actividades y este profesional puede ayudarnos con dicho problema.

No acaba aquí la lista, hay muchas disfunciones que puede ayudarte a detectar y ponerte tratamiento. Para que te hagas una idea de cuáles no entran en su campo de actividad, vamos a ver brevemente que hace un oftalmólogo u oculista.

¿Qué puede hacer por ti un oftalmólogo?

El oculista puede encargarse de determinadas áreas relacionadas con la visión. Para ello, puede especializarse en:

– Retina.

– Glaucoma.

– Córnea.

– Neurooftalmología.

– Cirugía refractiva.

– Cataratas.

– Cirugía pediátrica.

– Óculoplastia.

Todas las enfermedades asociadas a estas áreas se tratan desde este campo de la medicina.

Trabajo en equipo

En muchas ocasiones, estos profesionales han de trabajar de manera conjunta para comunicarse información. Por ejemplo, el experto en cirugía refractiva que va a realizar una operación de miopía necesita del óptico. Este le ha debido documentar exactamente todos los parámetros de la miopía del paciente para que pueda ser intervenido.

En otras ocasiones, el óptico detecta alguna enfermedad que debe ser tratada por el oftalmólogo. Es el caso de los ópticos que tienen aparatología adaptada para medir la presión intraocular. Si detectan alguna anomalía, remiten al paciente al oculista.

El auxiliar de óptica, pieza clave

Otro de los perfiles profesionales clave en el cuidado de nuestra salud visual es el del auxiliar de óptica. Estos profesionales son los encargados de dar apoyo a los optometristas y los oftalmólogos. Pueden ejercer en diferentes establecimientos relacionados con la salud. Tales como farmacias, parafarmacias, ópticas o centros especializados en salud auditiva.

Este profesional debe conocer todas las problemáticas que puede presentar el ojo humano. Asimismo, debe ser una persona capacitada para prescribir tipos de lentes de contacto, graduaciones específicas y las necesidades personales de cada cliente. Paralelamente, con la formación que te ofrecemos en nuestro centro, también te formarás como auxiliar de farmacia, por lo que aprenderás sobre medicinas y recetas. Y podrás recomendar productos de farmacia y parafarmacia a todas aquellas personas que tengan algún tipo de molestia o enfermedad leve.

 

Como ves, optometista y oftalmólogo son dos profesiones diferenciadas pero que comparten muchos aspectos. Además, su trabajo en común nos puede beneficiar, por eso solemos encontrar ambos profesionales en las clínicas especializadas. ¡Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad para cuidar tu vista!

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies