Nuestra piel es la primera que nota el paso del tiempo y los años. El lifting cervical se ha convertido en un gran aliado contra las arrugas. Mas allá de las patas de gallo, el cuello es una de las partes que más preocupa tanto a mujeres como a hombres. Conoce, a continuación, en qué consiste esta técnica y recuerda que puedes estudiar medicina estética online con nosotros.

¿Qué es el lifting cervical?

El lifting cervical es una intervención de cirugía estética y plástica que tiene como objetivo rejuvenecer la parte inferior del rostro, desde la zona del cuello hasta la nuez. Con ello se consigue, principalmente, disimular los surcos nasolabiales, disminuir la papada y restablecer la pérdida del ángulo que forman el cuello y la barbilla.

El lifting de cuello corrige el contorno del hueso maxilar, los carillos y las mejillas, los pliegues del centro del cuello, elimina la grasa que se acumula debajo del mentón y la barbilla y mejora la firmeza general del rostro.

¿Cuáles son las causas de estas imperfecciones?

Como bien hemos dicho anteriormente, nuestro cuerpo comienza a sufrir cambios con el paso del tiempo. Dichos cambios suelen ser más visible en rostro y cuello, pero no solo el tiempo o la edad son los causantes de estas imperfecciones. Cambios bruscos de peso, el sedentarismo, la mala alimentación o problemas hormonales son otras de las causas que provocan acumulación de grasa o flacidez en estas zonas.

Cómo se lleva a cabo un lifting cervical

Este procedimiento puede realizarse tanto en un quirófano como en un ambulatorio u hospital local. Las horas de duración varían según el paciente y el estado de la zona a tratar. Los pasos a seguir para un lifting cervical son:

1.Administración de Anestesia:
El profesional a cargo de la intervención proporcionará al paciente la sedación correspondiente. Esta puede ser intravenosa y general. El cirujano puede recomendar, también, una noche en el hospital para evitar cualquier tipo de improviso o complicación.

2.Incisión:
Varía según el grado de cambio que quiera experimentar el paciente.

Una incisión tradicional de estiramiento de cuello comienza por la línea del cabello que se encuentra en patilla, bajando por la oreja hasta la zona posterior del cuello. Con esta intervención la grasa se puede esculpir o redistribuir de zona. Para finalizar, el exceso de piel se recorta y el resto se coloca de nuevo.

En cambio, las intervenciones endoscópicas utilizan una cámara que ayuda al cirujano a la hora de intervenir en la zona. Algunas de las ventajas que presenta esta técnica es que las incisiones son más pequeñas por lo que el tiempo de recuperación es mas corta y la anestesia es local.

3.Cierre de incisiones:
Una vez curadas las incisiones, las cicatrices suelen ocultarse en la zona del contorno de la oreja o las líneas del cabello por lo que a penas pueden verse con el paso del tiempo.

4.Resultado final:
Una vez finalizada la incisión, la zona presentará una inflamación visible que irá desapareciendo con el paso de los días.

Riesgos y complicaciones

Este tipo de intervenciones son bastante personales, por lo que el paciente es realmente quién debe decidir si quiere o no asumir los riesgos que puede causarle dicha intervención.

Para ello se debe firmar un formulario de consentimiento que asegura que el paciente entiende y comprende a la perfección el procedimiento y los posibles riesgos o complicaciones que pueden originarse.

Dichos riesgos pueden ser:
– Sangrado elevado
– Caída temporal o permanente del cabello a lo largo de las incisiones.
– Hematomas causados por la acumulación de líquidos
– Infecciones debido a las incisiones
– Hinchazón
– Irregularidades en la piel
– Mala curación de la herida

Por otra parte, seguir los consejos y procedimientos que dicta el cirujano es crucial para que los riesgos sean mínimos o vayan desapareciendo poco a poco con el paso de los días.

Preguntas más frecuentes

¿Cuál es la diferencia entre un rejuvenecimiento facial y un rejuvenecimiento de cuello?
La cirugía utilizada para el rejuvenecimiento de cuello trata únicamente dicha zona, mientras que el rejuvenecimiento facial aborda cuello y rostro.

Después de la intervención, ¿es posible teñirse el pelo o usar el secador?
El uso de tintes o secadores se puede retomar a partir de la tercera semana. Lo recomendable es retomarlo a partir del primer mes, evitando siempre el contacto con las zonas de incisión.

¿Qué ventaja presenta frente al uso de los hilos tensores?
Los hilos tensores sirven para aquellos tratamientos donde el cuello o la cara presenten sintomas leves de flacidez o arrugas. Sin embargo, si hay una mayor pronunciación de dicha flacidez el tratamiento a utilizar sería un lifting cervical o facial. Se trata de un procedimiento invasivo pero presenta resultados más duraderos.

¿Se puede llevar a cabo este tipo de cirugía en verano?
Si, se puede realizar en verano sin problema, evitando siempre el contacto directo con sol para evitar que se produzcan despigmentaciones.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies