91 005 91 27

La digitalización, la tecnología y el teletrabajo han revolucionado muchos sectores del panorama laboral actual, entre ellos el inmobiliario. Las inmobiliarias tradicionales cuentan con un local u oficina para atender a los clientes y realizar las gestiones pertinentes en este ámbito. Pero con la digitalización e incluso el teletrabajo, el modelo de negocio ha cambiado, dando lugar a lo que se conoce como inmobiliaria virtual. ¿Sabes cómo funcionan y cómo abrir una? En este post te lo explicamos en profundidad. Y si quieres enfocar tu futuro profesional hacia el sector de la vivienda, no dudes en estudiar alguno de los cursos en gestión inmobiliaria de Esneca.

¿Qué es una inmobiliaria virtual?

Una inmobiliaria virtual no es más que una agencia de inmuebles que realiza la mayoría de sus gestiones vía online. En este tipo de inmobiliarias, la comunicación entre el agente inmobiliario y el cliente es más rápida y eficiente, además de suponer un ahorro de costes y de tiempo. Asimismo, el proceso de venta suele ser más sencillo, haciendo que la experiencia del cliente sea mejor.

A grandes rasgos, antes de que el cliente se persone para visitar la vivienda con el agente inmobiliario, el interesado habrá realizado un tour virtual, es decir, una visita de 360º gracias a los diferentes recursos digitales que hay hoy en día.

Así pues, las inmobiliarias digitales también actúan como un portafolios de inmuebles, ahorrando al cliente el tener que desplazarse físicamente a una inmobiliaria para barajas las posibles viviendas disponibles.

¿Cómo funciona una inmobiliaria virtual?

Al igual que en cualquier otro tipo de negocio, es importante empezar elaborando un plan de negocio y definiendo a quién dirigirse, qué tipo de viviendas se venderán y qué esperan los clientes del servicio que se ofrezca.

A diferencia de una inmobiliaria tradicional, la ventaja de abrir una inmobiliaria digital es que la inversión es baja, ya que no es necesario alquilar o comprar un local. Solo se requiere una buena conexión a internet y adquirir un dominio web, pudiendo mantener el negocio desde cualquier lugar.

Otro factor a tener en cuenta es la especialización como agente inmobiliario. Es decir, especializarse en un solo tipo de inmuebles y en una zona concreta. Por ejemplo: casas de lujo en Madrid capital. Y si en un futuro el negocio se expande y se amplía la plantilla, se puede decidir si contratar agentes inmobiliarios o APIs. Sin duda, cuanta mayor seguridad y transparencia se transmita a los clientes potenciales, más próspera será la agencia de inmuebles virtual.

Ventajas de abrir una inmobiliaria virtual

Si bien es cierto que la página web donde se alojará la inmobiliaria virtual debe ser de fácil acceso y contar con un diseño amigable, en general, este tipo de negocio presenta las siguientes ventajas:

  1. Menos costes. Se evita gastar dinero en un alquiler o compra de local, así como en facturas de luz y agua, mobiliario, limpieza, etc.
  1. Mayor alcance. La presencia en Internet se ha vuelto casi una obligación para muchos negocios. Por lo que, el uso de recursos y herramientas digitales permite llegar a un mayor número de clientes, además de poder segmentar el público objetivo.
  1. Mejora del ROI. El retorno de inversión es imprescindible para no sufrir pérdidas. Así que, otra de las ventajas de tener un negocio online es que se pueden analizar diferentes métricas, teniendo el control periódico de los clientes, los ingresos, las visitas a la web, etc.
  2. Gestión sencilla. La gestión de datos es más fácil ya que los archivos están organizados en el ordenador y es poco probable que se extravíe alguno.
  3. Comunicación eficiente entre empleados. En caso de tener empleados a cargo, la comunicación instantánea a través de diferentes plataformas o aplicaciones web también es efectiva.

Formarse a través de los cursos de inmobiliaria de Esneca

¿Qué hay que hacer para abrir una inmobiliaria virtual?

En primer lugar, debes saber que abrir una inmobiliaria virtual es más sencillo que una agencia física, porque nos ahorramos una serie de trámites tediosos. Ahora bien, igualmente hay que seguir una serie de pasos. Veamos cuáles:

Hacerse autónomo para emprender

Antes de emprender se deben realizar una serie de trámites burocráticos y dejarse asesorar sobre todos los requisitos legales que deben cumplirse en la ciudad y comunidad autónoma en la que se ubicará legalmente la sociedad. Por ejemplo, en Cataluña es obligatorio estar inscrito en el AICAT.

Formarse como agente inmobiliario

Actualmente, en España no hay una formación oficial obligatoria para dedicarse al sector inmobiliario. Para ser un buen agente inmobiliario es indispensable que estudiar un curso de agente inmobiliario para que obtener los conocimientos indispensables en este profesional.

¿Trabajar solo o en equipo?

Al principio, es normal que una sola persona se haga cargo del negocio. Pero a la larga, dependiendo del volumen de trabajo y de clientes, será importante plantearse ampliar la plantilla. En este caso es recomendable crear un equipo de trabajo integrado por diferentes perfiles especializados en captación de inmuebles, promoción inmobiliaria, marketing inmobiliario, fotografía y vídeo, etc.

Conocer en profundidad el área de trabajo

Es imprescindible conocer bien el barrio o zona en la que están los inmuebles que promocionas. Lo ideal es ir personalmente a ver la zona, hablar con los vecinos, ver qué servicios hay cerca, etc.

Analizar la competencia

Es imprescindible en cualquier sector empresarial. Analizar la competencia implica saber qué hace, cómo ofrece sus servicios, etc. No se trata de copiar, sino analizar y detectar posibles acciones que pueden ser de utilidad para el negocio.

Tener presencia en internet

No solo se trata de tener una página web. Hoy en día es imprescindible contar con redes sociales para poder interactuar con los posibles clientes potenciales, así como crearse una ficha en Google My Business como ejemplo de transparencia, ya que los clientes podrán dejar sus opiniones en ella.

Hacer uso de herramientas digitales

Al tener un negocio online, es imprescindible dominar la ofimática básica y una serie de herramientas especializadas en el sector inmobiliario. También es importante estar al día de las novedades que surjan en el mercado.

Como ves, las inmobiliarias virtuales se han convertido en una buena opción para emprender en el sector de la vivienda. Ahora bien, recuerda que es imprescindible estudiar algunos cursos de inmobiliaria, como los de Esneca, para ofrecer un servicio de calidad a tus futuros clientes.