Dueños, inquilinos, inmuebles y agentes inmobiliarios. Estos serían, por antonomasia, los principales actores de una inmobiliaria. Todos sabemos qué papel tienen en este ámbito los tres primeros. Sin embargo, son muchas las personas que se preguntan quién es el agente inmobiliario y qué tareas desarrolla. Hoy respondemos a todas las dudas sobre este profesional, sus servicios, funciones y trabajo. Recuerda, además, que en nuestro centro podrás encontrar el Máster en Agente Inmobiliario + Experto en Técnicas de Captación e Intermediación Inmobiliaria. Pide ahora información y sigue leyendo.

¿Qué es un agente inmobiliario?

Antes de ver todas las tareas que desarrolla este profesional, es primordial definir esta profesión. Un agente inmobiliario es una persona especializada en la gestión, asesoramiento y mediación en operaciones inmobiliarias. Estas operaciones están principalmente relacionadas con la compra, venta o alquiler de bienes inmuebles.

Aunque lo más usual es que pensemos en que un agente inmobiliario solo se dedica a enseñar espacios, este profesional del sector inmobiliario afronta otras muchas tareas. Sin entrar en detalles, este profesional está formado en el ámbito de la gestión administrativa y tributaria, tiene conocimientos sobre marketing, pero también es capaz de desenvolverse en el terreno comercial.

Es decir, podríamos definir al agente inmobiliario como un profesional polifacético en el ámbito de la inmobiliaria que es capaz de negociar, asesorar, vender, evaluar, gestionar la burocracia y ejercer de gestor. ¿Todo en uno? ¡Todo en uno! Veamos a continuación en detalle todas las tareas que desarrolla este perfil.

Funciones del agente inmobiliario

Como comentábamos anteriormente, una gente inmobiliario es un profesional polifacético que, sin embargo, puede especializarse en diferentes ámbitos. Veamos a continuación cuáles son o pueden ser las funciones y tareas de un agente de inmobiliaria.

  • Funciones de administración

Si hay un apartado que puede pasar desapercibido entre las principales funciones de un agente inmobiliario este es el administrativo. Un gestor inmobiliario debe afrontar una gran cantidad de lo que conocemos como “papeleo”.

Entre los diferentes trámites administrativos o burocráticos que debe afrontar se encuentran por ejemplo la redacción de los contratos de compra venta o de alquiler. También son tarea del agente inmobiliario el trato con los notarios, los representantes legales, la preparación de presupuestos, la redacción de los anuncios…

Por otro lado, el agente de inmobiliaria también es una persona conocedora de la regulación local o regional en el ámbito en el que se mueve. De este modo, puede asesorar siendo consciente de la normativa de arrendamiento de cada municipio en el que trabaja.

  • Funciones comerciales

Otro de los grandes ámbitos en los que el agente de inmobiliaria desarrolla sus funciones es el sector comercial. Y es que este profesional tiene como máximo objetivo conseguir una operación de compraventa inmobiliaria satisfactoria. En este sentido, debe enfocar sus capacidades en el mundo comercial.

Entre otras tareas, en este punto el agente se ocupa de hacer prospección (buscar nuevos clientes), captarlos, mostrarles los beneficios de contar con él como agente (marketing inmobiliario) o negociar con él las mejores cláusulas o detalles para conseguir una transacción satisfactoria.

En este sentido, cabe destacar que uno de los mayores dones que debe tener un agente inmobiliario es el don de gentes. A partir de este conseguirá tener una buena cartera de clientes que confíe en él, sus capacidades y su manera de trabajar (o la de su agencia, claro está).

  • Funciones de negociación

La parte más importante para que un agente inmobiliario tenga éxito es la de sus funciones como negociador. Ya lo hemos visto por encima en el apartado comercial. El agente de inmobiliaria es un profesional de la negociación y es en ella donde muestra todas sus cartas para cerrar una buena transacción. Aun así, para llegar a este momento debe pasar por las otras dos grandes funciones.

Cuando ha llegado a la negociación de una venta, compra o alquiler de un bien inmobiliario, el agente no puede fallar. El mejor agente es aquel que sabe negociar. Y para saber negociar el agente debe ser empático, conociendo y “descodificando” correctamente al cliente que tiene delante.

Consejos para agentes inmobiliarios

Si estás buscando cómo convertirte en un mejor agente inmobiliario, a continuación, te dejamos con un par de consejos que podrían serte de ayuda para desarrollarte profesionalmente en este sector.

Cambia el modo de preguntar: Todos los agentes inmobiliarios preguntan cuántas habitaciones busca en su nueva casa. ¿No es cierto? Sin embargo, poner un número puede limitarnos mucho nuestro trabajo como agente. ¿Por qué no le das la vuelta y preguntas el uso que se le quiere dar a cada habitación o estancia? Además de “eliminar” la limitación del número, la información que te proporcione el cliente te permitirá buscar viviendas mucho más ajustadas a sus necesidades o deseos.

Saber dónde estás: Vender, comprar o alquilar un inmueble es una decisión importante. Para tomarla, el cliente debe sentirse seguro al 100%. Por ello, el agente inmobiliario debe ser una “fuente de conocimiento e información” para su posible cliente. Es importante que conozcamos el área donde se localiza el inmueble así como su distribución interior.