Hoy en día cualquier marca necesita contar con una buena estrategia digital. Principalmente porque la venta online se ha disparado y las estadísticas prometen que seguirá siendo ahí. Por tanto, no tiene sentido renunciar a un segmento tan grande del mercado. Y, por otro lado, el ecosistema online es el espacio en el que suceden las cosas. Es el lugar idóneo para emitir mensajes, conectar con el público y desarrollar un flujo de información que termine en venta. ¿Te apasiona este ámbito? Entonces no puedes perderte este post, pero tampoco nuestro Curso Marketing Digital.

Pasos para una estrategia digital

Ahora bien, ¿qué hoja de ruta deben de seguir las marcas a la hora de diseñar su propia estrategia? Estos serían los principales puntos.

Análisis del entorno

Cualquier marca se desarrolla en un contexto, y entenderlo resulta indispensable. Al fin y al cabo, es lo que va a determinar tus posibilidades, oportunidades e impedimentos. Esto incluye entender bien cómo funciona el mercado y comprender adecuadamente de qué manera se distribuye tu producto.

Una idea específica de quién necesita lo que vendes y de la manera en la que lo consume hará mucho por tu empresa. Podrás entender cómo producirla, cómo vender tu producto y cómo comunicarlo.

Por otro lado, los competidores o aliados también formarán parte de tu entorno. Tendrás que hacer un claro mapa de su funcionamiento. Quiénes son, cómo trabajan, con qué volúmenes y demás. Otro punto fundamental será entender cuál es su estrategia de marca, ya que así te será más fácil poder diferenciarte de ellos.

Definir objetivos

Muchas veces nos olvidamos de esto, pero se trata de un paso indispensable. El problema es que siempre parece que los objetivos están claros cuando no es así. Y es que se pueden buscar varias cosas, por ejemplo:

– Crear comunidad. Puede que busques tener una serie de seguidores firmes en las redes a los que recurrir cuando quieras vender productos. Personas que comprendan tus valores de marca y que los compartan. Y con las que generes una conexión que anime a muchos más a entrar.

– Darte a conocer. Puede que tengas un nuevo producto que quieras promocionar. O que tu empresa tenga tan escaso recorrido que sea necesario hacerla notoria para el gran público. Esta estrategia, mucho más intrusiva, es una de las más utilizadas. Y siempre hay momentos en los que las marcas vuelven a ella.

– Aumentar las ventas. Otro de los objetivos más comunes. Esto suele exigir una serie de acciones mucho más directas. Generalmente se piensa que este es el único objetivo de las marcas. Pero, como acabas de ver, pueden existir muchos otros. Y generalmente pasa que se persiguen dos a un mismo tiempo o que solo se busque un objetivo por unas semanas o meses para pasar, seguidamente, a por el siguiente.

Definir la estrategia

Si el objetivo es la concreción de lo que queremos lograr, la estrategia sería la manera de llevarlo a cabo. Aquí entra en juego toda la creatividad que pueda uno aportar. ¿Qué es lo que habría que definir?

– Posicionamiento de la marca. ¿Se va a tratar de una comunicación joven o seria? ¿Buscas que tu empresa esté asociada a valores tradicionales o que apueste por algo nuevo? ¿Quién quieres exactamente que contacte contigo?

El posicionamiento implica definir los valores que se van a poner en juego durante todo el proceso de consecución del objetivo que te hayas marcado. Consiste en lograr que te identifiquen con esos valores. De esta manera, será más fácil conectar con tu público, ofrecer una imagen coherente y comunicarte de modo transparente.

– Canales de tu estrategia. El siguiente punto está en pensar las vías más adecuadas para la difusión de tus valores y de tu marca. Redes sociales, blog, vídeos, mails… dispones de una infinidad de medios. La cosa aquí está en entender en cuáles de ellos está tu público, así como el mecanismo por el que se rigen. El error más común suele ser el querer emplearlos todos. Cuando lo realmente relevante es utilizar tan solo aquellos que pueden tener utilidad.

– Breve guía de estilo. Gracias a ella podrás desarrollar un esquema básico de tu comunicación. Con esto tendrás hecho buena parte del trabajo futuro, y sabrás qué cosas puedes decir y cuáles no. Evidentemente la comunicación debe de amoldarse a todo lo fijado en los puntos anteriores.

Plan de acción

Hasta ahora lo único que se ha establecido es un desarrollo abstracto. Falta generar una serie de acciones y de planes que se esperan realizar. Es decir, medidas individuales, o incluso grupales.

Esto supone allanar el terreno del contenido diario que vas a tener que actualizar. Aquí cabrían todo tipo de medidas. Desde promociones hasta anuncios, publicidad pagada, colaboraciones, etc.

Análisis y medición

Otro elemento clave son las métricas. Es decir, la capacidad que tienes de desarrollar sistemas que midan la efectividad de tu trabajo. Puedes encontrar una infinidad de patrones para valorar lo que haces. No tienes que entender esto como una prueba del plan. Ninguno se diseña y triunfa en ese momento, suele ser un proceso que exige revisiones y cambios. Por tanto, la medición debe de ser algo regular y constante que te sirva de apoyo para pulir las imperfecciones e ir logrando mejores resultados.

Consideraciones sobre tu estrategia digital

Habría otra serie de puntos que no estaría de más señalar. Una estrategia digital no es una ciencia exacta, siempre va a haber errores o correcciones que sean necesarias de realizar. Por lo tanto, la humildad a la hora de reconocerlas y la predisposición a corregirlas es esencial.

Por otro lado, se trata de algo muy estudiado por académicos y empresas. Existe una inmensa biblioteca de conocimientos que te puede ayudar a ello. Educarse debidamente en estrategia es crucial para que puedas ayudar a las marcas o a la tuya propia a despegar. Y es que los consejos de los más grandes pueden ser de enorme utilidad para ti.

En conclusión, una estrategia digital es un proceso complejo que engloba varios pasos. Estos son los principales. Pero lo importante es saber desenvolverte adecuadamente en cada uno de ellos. Y eso es algo que solo la experiencia y los estudios apropiados te pueden enseñar.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies