En los últimos años ha crecido enormemente la popularidad del hábito de entrenar en casa. Tras el boom del deporte de hace ya una década, este tipo de entrenamiento ha ido adquiriendo más y más popularidad. En parte, debido a sus beneficios y característica, que lo convierten en una modalidad utilizada por gran cantidad de personas alrededor del mundo. ¿Te gustaría profesionalizarte y asesorar a otros para mejorar su forma física? Entonces no te pierdas nuestro Curso Preparador Físico Online. Y sigue leyendo, te contamos todos los beneficios de esta práctica.

La proliferación de empresas que facilitan entrenar en casa

Ya no es nada raro encontrar una empresa especializada en el diseño de entrenamientos especialmente pensados para ponerlos en práctica en casa. Para algunos, poder ponerse en forma y conseguir sus objetivos sin salir de casa es un beneficio en todos los sentidos.

Al contrario de lo que puedas pensar, a través del entrenamiento en casa puedes lograr objetivos ambiciosos. Desde ganar masa muscular, a perder peso, recuperarse de lesiones músculo-tendinosas o mejorar en el rendimiento. Por otro lado, esta práctica mejora la vitalidad y energía personales para poder satisfacer con garantías las exigencias del día a día.

Si estás pensando en contratar un entrenador personal a domicilio, pero no sabes muy bien qué podría aportarte, sigue leyendo. Él posee los conocimientos para orientarte, motivarte y educarte. Además es capaz de garantizarte que realizas los ejercicios correctamente desde un punto de vista técnico. Así como de establecer unos patrones de movimiento saludables en todos los sentidos.

Ideal si te falta tiempo

Sin lugar a dudas, los entrenamientos personales a domicilio son una de las opciones más acertadas para aquellos que no disponen de tiempo para desplazarse a un gimnasio.

En multitud de ocasiones, y según la ciudad de la que se trate, el hecho de acudir al gimnasio puede convertirse en una experiencia nada agradable debido al desplazamiento. En ocasiones el gimnasio se encuentra lejos, está abarrotado de clientes o el aparcamiento puede ser complicado… Todo ello convierte en una tarea casi imposible el llevar a cabo un entrenamiento de calidad en sus instalaciones.

Y aquí aparece la figura del entrenador personal a domicilio, encargado de solucionar todos estos problemas. Esta figura se desplazará a tu domicilio a la hora que más te convenga para que tengas tu sesión de entrenamiento. El aprovechamiento del tiempo es máximo, ya que la sesión normalmente solo te ocupará una hora.

Sin necesidad de equipamientos ni materiales

Como imaginarás, no es necesario que dispongas de un gimnasio en tu casa, ya que son muchos los ejercicios que se pueden llevar a cabo sin ningún tipo de maquinaria.

Para aquellos ejercicios en los que se requiere algún tipo de material, el entrenador personal deberá disponer de este. Así no tengas que preocuparte absolutamente de nada. Si alguna vez te apetece realizar un entrenamiento al aire libre, podrás acudir con tu entrenador personal a algún parque o zona verde. Él se encargará de diseñarte una sesión en la que puedas disfrutar del entorno y del entrenamiento a la vez.

Como ves, son muchos los beneficios que se derivan de entrenar en casa. Por ello cada día esta modalidad de entrenamiento adquiere más adeptos. ¿Te apetece probarla?

Cómo hacer ejercicio en casa

Contratar a un entrenador personal para tus entrenamientos a domicilio no es la única opción. También puedes practicar deporte sin salir de casa solo, aunque te cueste más avanzar. A continuación, te sugerimos unos ejercicios que podrás realizar en casa. Así podrás emplear esas horas en otros hobbies o trabajos. Además, te indicamos cuáles son los materiales básicos y baratos. Si los adquieres podrás incrementar de manera sustancial el abanico de ejercicios.

Materiales interesantes a precios bajos para entrenar en casa

Agarraderas para flexiones: los fondos de pecho (comúnmente llamados flexiones) son uno de los ejercicios más interesantes para realizar en casa. Tras varias semanas entrenando, te resultará tremendamente sencillo hacer muchas repeticiones de este ejercicio. La utilización de este sencillo material te ayudará a aumentar la intensidad del mismo, provocando unas ganancias de fuerza y de masa muscular mucho mayores.

Bandas elásticas: puedes adquirirlas en cualquier tienda deportiva por muy pocos euros. La cantidad de ejercicios que puedes hacer con ellas es enorme. Con este material, situado en diferentes lugares y a diferentes alturas, podrás llevar a cabo ejercicios para espalda, hombro, piernas y pectorales. Además, existen bandas de diferentes elasticidades para modificar la intensidad de los ejercicios.

Juegos de pesas: no hace falta que te hagas con muchos de ellos como si estuvieses en el gimnasio. Con disponer de tres juegos, por ejemplo de 5, 10 y 15 kilos tendrás más que suficiente. Así podrás ejercitar todos los músculos del cuerpo sin necesidad de acudir al gimnasio.

Fitball: se trata de esa pelota de grandes dimensiones que te habrás encontrado en los gimnasios muchas veces. ¿Pensabas que era para sentarse? Pues no, es un aparato de deporte con el que pueden llevarse a cabo multitud de ejercicios. Principalmente para el CORE (abdominal más lumbar). Al hacer abdominales en fitball provocas el trabajo al unísono de todos los músculos del tren superior. Se convierte en un ejercicio interesante desde un punto de vista saludable. Su precio es muy reducido.

Los mejores ejercicios que podrás realizar en casa

Son muchos y variados los ejercicios de todos los grupos musculares disponibles para entrenar en casa. Según los expertos, lo más recomendable es realizar circuitos en los que alternes ejercicios de tren superior e inferior. Así aumenta el gasto calórico del entrenamiento y, en consecuencia, se pierde más cantidad de grasa.

El descanso entre ejercicios no debe ser superior a 30 segundos. Esto es para que la intensidad del entrenamiento sea alta. Si al comienzo no dispones de ningún material, haz aquellos ejercicios en los que se utiliza el peso del cuerpo. Serían sentadillas, flexiones, saltos, extensiones de cadera, ponerse de puntillas… Una vez que adquieras más materiales como bandas elásticas o pesas, puedes incorporar ejercicios como el remo, la extensión de tríceps, la flexión de bíceps o las elevaciones laterales.

Como puedes comprobar, entrenar en casa aporta un montón de beneficios. ¡Ya no tienes excusa para no llevar a cabo tus entrenamientos!

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies