Las lesiones deportivas más frecuentes engloban una serie de actividades que pueden afectar notablemente a una gran cantidad de perfiles de deportista. Por eso, en este artículo hemos querido dedicarles un espacio principal y también comentar cómo pueden prevenirse. La prevención en el deporte es fundamental, y muchas veces se nos olvida la importancia que tiene. De hecho, en algunas ocasiones, atletas de élite ven como su carrera se frustra por no haber cuidado de su cuerpo como debían. Si te apasiona el deporte, no te pierdas nuestro Máster en Rehabilitación y Tratamiento de Lesiones Deportivas + Coaching Deportivo.

¿Cuáles son las lesiones deportivas más frecuentes?

Seguidamente, iremos comentando varias de las lesiones frecuentes que suceden durante la práctica deportiva. Como te darás cuenta, son lesiones genéricas, que pueden surgir independientemente del deporte practicado, si bien algunos son más propensos a motivar determinadas lesiones. Sea cual sea el deporte que practicas tú, es imprescindible cuidar las articulaciones implicadas en las lesiones que ahora se comentan.

Tendinitis en el tendón de Aquiles

Esta es una de las lesiones deportivas más frecuentes. Así, las lesiones de este tendón, que conecta la zona del pie con el gemelo, pueden ser tanto agudas como crónicas. Esto quiere decir que es muy importante prevenir la aparición de la misma y cuidarla debidamente si aparece.

Esta patología suele suceder en personas que corren varios kilómetros, pues es uno de los tendones que más se implican en caminar y correr. Por ello, a la hora de detectarlo, es conveniente buscar el origen dolor durante estas actividades.

La tendinitis aquílea se trata utilizando medicamentos que permitan reducir la inflamación de la zona y con profesionales de la fisioterapia. El fisioterapeuta será el principal encargado de determinar qué tipo de rehabilitación y qué ejercicios realizar. Así mismo, pueden recomendarse la inclusión de plantillas que, al elevar el talón, alivian parcialmente la tensión.

Fractura o dislocación de huesos

Cuando se rompen los huesos, lo que sucede es que una fuerza ocasionada por un choque es capaz de fracturar parte del mismo. Estas lesiones se califican como graves y pueden traer consigo otras consecuencias derivadas como es el dolor intenso, la inflamación de la zona, la hinchazón y una sensibilidad elevada. Lo más común es que el médico decida inmovilizar la zona afectada.

Por otro lado, está el caso de las dislocaciones. La diferencia es que el hueso no se rompe, pero se mueve de su posición habitual. Las causas también pueden deberse al contacto o a los golpes producidos en deportes de equipo. Por otro lado, los síntomas también incluyen el dolor, la hinchazón y la escasez de movimiento de la zona, calificándose de igual modo como una lesión grave. La colocación del hueso en su posición normal será la prioridad de los médicos, para después continuar con tratamiento analgésico y fisioterapéutico, si se requiere.

Problemas en la rodilla

Las dos lesiones de rodilla más habituales son la tendinopatía patelar o la rodilla del corredor. El primer caso, también conocido como rodilla del saltador, produce la inflamación del tejido próximo a la rótula y a los músculos tibiales. Es frecuente en personas con sobrepeso o que practican deportes con salto. Para ello, se recomienda reposo y antiinflamatorios.

En el caso de la patología asociada al corredor, se produce por traumatismos o el exceso de deportes como bicicleta o carrera. Se caracteriza por el dolor agudo y la hinchazón en algunos casos, y es otra de las lesiones deportivas más frecuentes en este tipo de atletas.

Lesión del manguito rotador

El hombro es una articulación compleja que cuenta con muchos músculos que no conocemos, como es el caso del manguito rotador. Este se encuentra en el interior del hombro y ayuda a mantenerlo estable. No obstante, muchas personas no conocen su existencia y pasan de ejercitarlo. Especialmente en deportes que trabajan el hombro (natación o tenis) es fundamental desarrollarlo previamente, pues es una lesión crónica que produce dolor e imposibilidad de levantar el brazo completamente.

Esguince en diferentes articulaciones

Probablemente, el esguince sea la lesión más típica, que se produce cuando se desgarra el ligamento de una articulación. Por lo general, en tobillo, muñeca o rodillas. Es frecuente que se produzca dolor en la zona, hinchazón notable e incluso hematomas.

Codo de tenista

El uso excesivo del codo o la mala posición de este mientras haces deporte puede producir esta lesión. Lo que sucede es que se inflaman los tendones presentes en esta articulación, algo que causa un dolor agudo. Además de esto, el codo, el antebrazo y la mano tendrán bastante debilidad. Por lo general, se recomienda descanso o el consumo de antiinflamatorios para reducir el dolor. Sin embargo, en algunos casos que resulten especialmente graves, puede ser necesario acudir a un tratamiento quirúrgico.

¿Cómo se puede prevenir una lesión deportiva?

Seguro que estás cansado de oirlo, pero no cabe dudad de que calentar es la mejor prevención. Así, es muy importante que el cuerpo entre en calor, suban las pulsaciones y también que las articulaciones se lubriquen. Esto último es esencial para que no se produzcan lesiones en ellas. Del mismo modo, los estiramientos al final de cada entrenamiento serán de gran ayuda. Para hacerlos correctamente, lo mejor es dejar que el cuerpo repose durante un tiempo y después dedicar unos 10 minutos a esta tarea. En general, deberán estirarse todos los músculos del cuerpo, pero se prestará más atención a los trabajados anteriormente.

Otra de las cuestiones clave para prevenir es hidratarse durante la práctica deportiva. Es cierto que en algunas ocasiones no es posible beber mientras se practica deporte. Para ello, se recomienda ingerir agua tras finalizar o bien pararse cada cierto tiempo.

Por último, también es esencial que utilices la equipación adecuada. Por ejemplo, en este caso nos referimos a protección (bucales, cascos, gafas, rodilleras) y también a la ropa y el calzado. A veces, no utilizar un calzado adecuado puede ser causa de lesión en las piernas si se realiza deporte muy a menudo.

En definitiva, en este artículo hemos hablado de las lesiones deportivas más frecuentes. No obstante, hay otras muchas que pueden surgir si no las previenes como es debido. La práctica de deporte es totalmente esencial para conservar la salud, pero es igual de importante hacerlo con cuidado y de forma correcta.