Estamos ya, sin a penas darnos cuenta, en la segunda semana del año. ¿Has olvidado ya tus propósitos de año nuevo? ¿Recuerdas que te habías prometido mejorar tu alimentación? ¿Hacer más deporte? ¿Quizás dejar el tabaco? Estamos convencidos de que sigues queriendo lograr objetivos y cumplir todos esos propósitos, pero no sabes por donde empezar. Si tu también estás en esta situación, quédate. Hoy te dejamos con los X mejores consejos para cumplir, de una vez por todas, con tus propósitos de año nuevo, Además, recuerda que en nuestro centro podrás formarte en psicología y crecimiento personal. Echa un vistazo a nuestra oferta formativa y elige el curso que mejor se adapte a tus necesidades.

Cómo lograr objetivos y cumplir con tus propósitos

Cada año ocurre lo mismo: llega finales de diciembre y, echando la vista atrás, buscamos todo aquello que podemos mejorar y cambiar en el nuevo año. Sin embargo, son muchos los factores que nos impiden cumplir con nuestros propósitos de año nuevo. A continuación te contamos porque no es tan fácil hacerlo y te damos algunos consejos para que, esta vez sí, los cumplas.

1-. Hola, yo del futuro

Además de escribir tus propósitos de año nuevo en una nota, una buena opción para lograr objetivos es escribirte a ti mismo una carta. “Hola, yo del futuro”. En esta misiva explicaremos los motivos, detalladamente, que nos empujan a marcarnos todos y cada uno de los objetivos.

Este ejercicio también nos servirá para poder analizar cómo de motivados nos encontramos ante cada una de las ideas. Así, en caso de desmotivarnos antes de lograr objetivos siempre podremos recurrir a leer la carta y los motivos que teníamos para seguir luchando.

2-. Objetivos y propósitos demasiado “vagos”

Lo simple es algo que nos atrae a todos. Si podemos hacer algo “fácil”, para qué complicarlo, ¿verdad? Pues no, si hablamos de lograr objetivos y cumplir propósitos de año nuevo, ir a lo fácil puede impedirnos que acabemos progresando. En este sentido, lo más recomendable es evitar pensar en propósitos vagos, amplios y poco concretos.

Por poner un ejemplo, un propósito de año nuevo muy común es el de “tener más tiempo para mi” y aprovecharlo. Y para ello, sabemos que podemos aplicar algunos cambios en nuestra vida como por ejemplo, “levantarnos antes” o “no ver tanto la tele”.  Aun así, llega el nuevo año, y nuestro cerebro siempre elige el camino más fácil, por lo que no “querrá” despertarse antes si no lo obligamos o cambiar el tiempo de ocio por deporte, estudios u otros.

Es decir, cuanto más específicos seamos en nuestras metas, más fácil será para nosotros lograr objetivos. Por ejemplo, si seguimos con el caso de tener más tiempo, más vale adelantar cada semana 10 minutos la alarma y lograr la meta al cabo de un par de meses que no abandonarla al segundo intento.

Lo mismo si nuestro objetivo es comer mejor. Si intentas eliminarlo todo de golpe, es improbable que progreses. En cambio, si te obligas a añadir una verdura mínimo en cada una de tus comidas, tu progreso será lento pero constante.

3-. Perseverar y celebrarlo

Cualquier cambio conlleva cierto esfuerzo. Y tiempo, sobre todo, lleva tiempo que ese cambio se asiente y se convierta en nuevo hábito. Como ya hemos dicho anteriormente, lograr objetivos y cumplir propósitos de año nuevo requiere de motivación. Pero también requiere de perseverancia y determinación.

No te rindas a la segunda semana de año. Además, te recordamos la importancia de ir revisando tu progreso. A cada pequeño paso en la buena dirección, celebra tu determinación y sigue motivándote para seguir avanzando. ¿Te acuerdas cuando no eras capaz ni de hacer dos flexiones seguidas? ¡Ahora puedes con tres!

4-. Cuidado con las expectativas

No nos cansaremos de repetirlo, la motivación es un factor imprescindible para conseguir objetivos y propósitos de año nuevo. Sin embargo, también es muy fácil perderla de vista y, más cuando si no analizamos ni celebramos nuestros pequeños progresos.

Si te has propuesto bajar de peso, es probable que hayas marcado una cifra. Por ejemplo: necesito bajar 5 kilos. El peligro de este propósito son las expectativas. Sé realista y recuerda que todo lleva su tiempo. En vez de abandonar y desmotivarte al ver que al primer mes solo has logrado perder un kilo, prueba a esperar un par de meses más y evalúa tu estado de nuevo: ¿has progresado? ¿te sientes más vital y enérgico? ¿Bajaste de peso? Aunque sea poco, date el gusto de celebrar tus victorias personales. Eso te permitirá seguir motivado.

5-. Limita y comparte

No sobrecargues tu lista de nuevos propósitos. Cambiar de hábitos es complicado y requiere de tiempo, fuerza y perseverancia. Además, no solo dependerá de ti mismo, factores como el social, el medioambiental o el cultural también pueden influir en ello.

Pretender dejar de fumar, hacer más deporte, cambiar de hábitos alimenticios y dejar el azúcar de manera simultánea quizás sea demasiado exigente. Por eso, lo más aconsejable sería limitar el número de grandes metas que te propongas y buscar un socio (amigo, familiar, pareja, conocido) que te acompañe en tu aventura. Así mantendrás tu motivación intacta.

Sabemos que el 2021 ya está más que empezado. Y que (esperemos) será tan apasionante como 2020, con sus altibajos, sorpresas y retos. Por ello, te animamos a mantenerte motivado y a lograr tus objetivos.