Existen diferentes tipos de muebles para cada preferencia y necesidad. Si vas a mudarte a una casa sin amueblar, quieres reformar una habitación o tu hogar al completo, conocer diferentes estilos te ayudará a elegir el mobiliario perfecto para dar el acabado que deseas a un espacio. Además, en este post te explicamos cómo puedes restaurar un mueble y darle una segunda vida dejándolo como nuevo.

¿Tienes interés en formarte profesionalmente en el diseño de interiores? Si es así, te dejamos nuestro curso de Técnico Experto en Interiorismo y Decoración de Interiores en el que se incluyen conocimientos sobre Autocad y 3D SMAX.

Distribución de los muebles

Hay varios tipos de muebles en el mercado que están adaptados a las distintas necesidades y preferencias del consumidor. Y es que, los muebles tienen un propósito funcional y estético que pueden dar un aspecto distinto y cambiar por completo un espacio.

Por lo tanto, el primer paso es estudiar el diseño y la distribución de los muebles en el lugar elegido para conocer la funcionalidad que se espera de cada pieza y dónde irán colocados. Igualmente, elegir un estilo decorativo, así como adecuar la proporción y el equilibrio, son cuestiones previas a determinar para que la distribución de los muebles sea un éxito, sin importar el tamaño de la sala.

¿Qué tipos de muebles hay?

A la hora de diseñar una habitación de principio a fin, es de vital importancia tener presentes qué clases de muebles hay. Esta información permite hacer una adecuada selección en función de las características del lugar y el acabado deseado. Si no sabes cómo decidir el diseño y la decoración, conocer las características de cada mueble te ayudará con la elección.

A continuación vemos qué tipos de muebles podemos elegir y cuáles se adecúan más a cada espacio y uso en el hogar:

Muebles tapizados

Los muebles tapizados están acolchados y recubiertos de tela, cuero u otros materiales. Este mobiliario suele incluir sillones y sofás. De hecho, los tipos de muebles para sentarse son los que más requieren el tapiz, para dotarlos de una mayor comodidad. Además, tienden a desgastarse mucho antes, por lo que tapizarlos vuelve a ser una opción muy eficaz.

Muebles sin tapizar

Al contrario que el anterior, esta clase de mobiliario no dispone de ninguna cubierta extra. En realidad, cada vez son menos las personas que compran muebles sin tapicería, y quienes los tienen suelen optar por tapizarlos y darles una segunda vida.

Muebles de época

Los tipos de muebles rústicos, clásicos o vintage están muy de moda. Además, este mobiliario de apariencia antigua y elegante cuenta con una calidad y duración superior, por lo que se convierten en una buena inversión.

Muebles de mármol

El mobiliario de mármol no puede faltar en este listado, ya que nos viene acompañando desde hace muchos años. Y es que el mármol continúa siendo uno de los materiales más recurrentes para fabricar muebles a medida, de aire sofisticado y con acabados robustos. El mármol suele usarse en muchas ocasiones para hacer distintos tipos de muebles de cocina, como las encimeras, mesas y otros lugares de esta habitación.

Cómo restaurar un mueble

Dar una nueva vida a ese mueble es una opción muy viable para devolverle su función o aportarle un nuevo uso. ¿Quieres dar el paso y aprender a restaurar muebles? Te contamos cómo puedes hacerlo paso a paso y lograr un acabado como nuevo:

  • En primer lugar, no olvides que necesitas contar con unas herramientas eficaces y con las que puedas hacer un buen trabajo (trapos, lijas, pinceles, destornilladores, una espátula, brochas, entre otras).
  • Intenta no ponerte al aire libre para ejecutar estas tareas, pues el viento y el sol acaban formando una textura seca y dura en la madera.
  • Comienza a limpiar el mueble a conciencia. Es suficiente con pasarle un trapo empapado de agua y jabón neutro. Después, cuando toda la suciedad haya desaparecido y el mueble esté seco, coge una espátula y un producto que te ayude a quitar las capas de pinturas.
  • Si el mueble sufre de hendiduras en su superficie, moja un trapo con agua caliente y ponlo en la zona. Pégalo con una cinta para para que actúe durante un par de horas. Si aun así el golpe se nota mucho, tapa con cera natural y lija esa superficie hasta que quede al mismo nivel.
  • Cambia bisagras, cajones, puertas y lo que esté en malas condiciones para que el mueble se vea como nuevo.
  • Tras hacer todo lo anterior, puedes pasar a ponerle el barniz y dar cera al mueble (este último producto le da un acabado mucho más natural).
  • Si tienes pensado cambiarle el color o darle una capa nueva del mismo, asegúrate de que está limpio y aplica la pintura con una brocha que no suelte pelos.

Beneficios del reciclaje y restauración de muebles

Además de ser un proceso sencillo a la vez que creativo, restaurar un mueble ofrece una buena suma de ventajas. A continuación, te contamos unas cuantas razones por las que merece la pena apostar por el reciclaje de muebles:

  • La disminución de la contaminación, el coste que pasa factura al medio ambiente y la deforestación son algunas de los motivos principales por los que es una buena decisión dar una segunda vida al mobiliario. ¿Tienes un mueble viejo y piensas en deshacerte de él? ¿Por qué no mejor dedicarle unas horas a renovarlo y dejarlo como nuevo? Es una buena forma de contribuir a proteger el medioambiente.
  • Al renovar un mueble conseguirás una pieza única, original y con un acabado a tu gusto. Nadie más tendrá el mismo mueble que tú, ya que es un diseño 100% exclusivo.
  • La restauración de muebles también supone un gran ahorro económico. Tal vez tengas que comprar algunos materiales o contratar a alguien que te ayude con el proceso pero, ¿cuánto puede costarte comprar un mueble nuevo? ¡Seguro que te sale más a cuenta la primera opción!
  • Tener muebles antiguos está de moda. ¿Por qué? Como ya dijimos anteriormente, la calidad de los materiales que usaban es superior a la que se utiliza actualmente. Además, en esa  época se elaboraban de forma artesanal, con mucho mimo y dedicación.