Todos estamos acostumbrados a la moda rápida y a las grandes compañías internacionales. Compramos ropa, muchas veces, sin reparar en cómo lo hacemos y bajo qué premisas lo estamos haciendo. No sabemos quién ha producido la ropa, con qué condiciones o cuál es el impacto de esta producción, por ejemplo, en el medio ambiente. Para acabar con esta situación aparece la ropa ética, una corriente de moda que facilita un modelo sostenible en el ámbito de las tendencias. ¿Te apasiona el sector y quieres dedicarte profesionalmente a él? No te pierdas nuestro Máster en Personal Shopper.

Ropa ética: estilo y sostenibilidad

La sostenibilidad está en boca de todos. Hay quien compra solo productos alimentarios “bio” o de proximidad. Hay quien apuesta por objetos de segunda mano. Y hay quien elige ropa ética. ¿Qué es la ropa ética? Son las prendas que se han producido bajo una filosofía y aspectos que valoran y protegen los derechos de los trabajadores y el medioambiente.

Mientras que la “fast fashion” o moda de usar y tirar se basa en una fabricación rápida, en cadena y con unas condiciones de trabajo precarias”, la ropa ética es justo lo contrario. Además, prioriza el uso de materiales reciclados, reciclables y con el impacto mínimo para el medio ambiente en cuanto a contaminación.

¿Slow fashion o ropa ética: en qué se basa?

El concepto de Slow Fashion se entiende como lo contrario a la moda de usar y tirar que comentábamos anteriormente. Es una tendencia en el amplísimo mundo de la moda que defiende un consumo de ropa ético y sostenible. Que tenga un impacto medioambiental mínimo y un impacto social positivo.

El concepto de ropa ética busca que las compras sean cuanto menos “compulsivas” y valoren la calidad de la ropa, otorgándole un ciclo de vida razonable para evitar una sobreexplotación de todos aquellos recursos naturales que se usan en su fabricación.

Gracias a la ropa ética o moda sostenible, también conocida como slow fashion, le damos una durabilidad mayor a nuestras prendas. Esto acaba repercutiendo en todo el engranaje de la cadena de producción.

Puntos básicos de la moda ética:

A continuación, veremos cuáles son los puntos imprescindibles que diferencian la ropa ética de la ropa del fast fashion.

  • Derechos laborales

En el sector de la moda, en un mundo globalizado y con fuertes desigualdades, uno de los grandes problemas es el de los derechos laborales. Entre los grandes imperios y marcas de ropa, las malas praxis en cuanto a derechos de trabajadores son frecuentes y conocidas. Generalmente, las grandes empresas externalizan en todo el mundo su producción, “aprovechándose” de las condiciones “normalizadas” en países en vías de desarrollo. Se calcula que, en total, las personas manufactureras de la fast fashion, no percibirían ni el 2% del valor de cada prenda.

  • Consumo responsable

En el mundo frenético en el que vivimos, nuestras compras se están convirtiendo en compras impulsivas. El marketing se dedica precisamente a ello, a optimizar los puntos de venta físicos para que, al salir, nos llevemos más que ese producto o prenda que necesitamos. En cambio, la ropa ética propone un modelo de consumo responsable, en el que todas las piezas del engranaje respeten al máximo el derecho laboral, el medioambiente, la contaminación.

  • Medio ambiente

La industria de la fast fashion es una de las más contaminantes de todo el mundo. Con la producción masiva, la compra compulsiva y los precios desajustados, la moda actual está caracterizada por sobreexplotar muchos recursos naturales. En cambio, con la ropa ética, nos aseguramos de que las prendas que vestimos han respetado al máximo el medioambiente. Generalmente, la moda ética tiene en cuenta los procesos de producción de las prendas, así como el uso de materiales, para obtener prendas sostenibles.

  • Respeto animal

Una de las grandes apuestas de la ropa ética es el respeto por los animales. La industria de la moda actual suele testar sus productos químicos en animales. En la moda ética, las prendas evitan la piel animal y los productos químicos testados en seres vivos.

  • Producción local y de proximidad

Es otro de los grandes puntos a favor de la moda ética. Generalmente, las marcas que producen ropa ecológica evitan la deslocalización de sus fabricas y manufacturas. Por ello, apostar por este tipo de moda es una manera de apostar a la vez por el comercio local y de proximidad.

  • Prendas de ropa ética únicas

Normalmente, las marcas que producen ropa ecológica lo hacen “ a pequeña escala”. Es decir, sus prendas se elaboran en colecciones relativamente pequeñas. Es decir, no solo puedes vestir ropa ecofriendly, sino que también evitas la contaminación de la industria y vistes una prenda que seguramente, no verás repetida en muchas personas.