Los avances tecnológicos se imponen con fuerza en la mayor parte de los sectores. También lo hace la automatización de procesos de fabricación o producción. Igualmente, en otros departamentos como el de recursos humanos o el del transporte de mercancías. Todos, en general, están aprovechando las ventajas de las máquinas. Entre ellas están la mayor rapidez, productividad y calidad de los resultados logrados. Pero, ¿quieres saber mucho más sobre todo lo que ha supuesto este cambio en las distintas fases de una empresa? Entonces no te pierdas nuestro Máster Automatización Industrial. Y sigue con nosotros leyendo atentamente.

Desde la materia prima obtenida hasta la comercialización del producto intervienen procesos automatizados. En la relación con los clientes, en la gestión de inventarios, en la distribución, en el control del presupuesto e incluso en la preparación de pedidos. Todo eso tiene ya métodos, programas y robots útiles que se encargan del manejo más efectivo.

¿En qué consiste la automatización de procesos?

Se trata de utilizar la capacidad de sistemas o elementos computarizados y electromecánicos para realizar tareas a través del control de máquinas. Durante la fabricación se sustituyen ciertas labores llevadas a cabo por los trabajadores. También su empleo se lleva al control de la secuencia de operaciones sin que intervenga un humano.

En otras palabras, consiste en la racionalización, optimización y el trabajo automático. Todo esto impulsa a la empresa hacia el logro de su objetivo al tiempo que ahorra costes. Las aplicaciones integradas reducen mano de obra. Aceleran la ejecución de un proceso y eliminan o evitan posibles errores que puede cometer una persona.

Etapas para su desarrollo en la industria

La automatización de procesos industriales. llego de la mano de la división del trabajo, la introducción de las máquinas en las fábricas y la transferencia de energía. Surgió, así, de la relación entre el poder económico e innovación técnica aplicada en las empresas de producción.

A mediados del siglo XVIII, el trabajo pasó a realizarse en pequeñas fases independientes a través de diversos grupos de trabajadores. Se ganó en productividad y se redujo el nivel de especialización de cada trabajador. Esto permitió pasar después a la etapa de la automatización, ya se crearon máquinas que reproducían los trabajos del empleado. El avance tecnológico y la proliferación del uso de fuentes de energía acabaron originando el sistema fabril de producción.

Usos y aplicaciones

Es importante que sepas que esta disciplina de la ingeniería va mucho más allá de funcionar como un sistema de control. También se encarga de los sistemas de transmisión y recolección de datos, de las aplicaciones de software en tiempo real para la supervisión o la instrumentación industrial. Y además incluye transmisores de campo y sensores.

Al principio, las máquinas fueron destinadas a su uso para esfuerzos que eran demasiado laboriosos para el ser humano. Por ejemplo, en el levantamiento de elementos pesados. No obstante, en la actualidad han evolucionado hasta ser capaces de cumplir con otras tareas que requieren una mayor inteligencia. De ahí nace la conocida IA (Inteligencia Artificial). Los robots diseñados especialmente para completar determinadas funciones más complejas están dotados de ella.

A la hora de su aplicación industrial, hoy en día prácticamente cualquier empresa del sector que sea, cuenta con sistemas automatizados en, como mínimo, una de sus fases. Industrias de automoción, aviación, aeronáutica, naval, minera, electrónica, textil, agrícola, alimentaria y un largo etcétera.

Elementos básicos de un sistema automatizado

Para que sepas cómo funciona esta tecnología en el trabajo diario es necesario que conozcas los elementos comunes que comparte cualquier sistema de automatización de procesos:

– Energía: eléctrica, mecánica o térmica como las principales y solar, eólica o hidráulica como las alternativas.

– Programa: especificaciones del ciclo de trabajo que incluye parámetros, variables y, a veces, interacción del operador.

– Sistema de control: permite ejecutar ese programa y puede ser de ciclo cerrado o de ciclo abierto, según utilice o no el proceso de retroalimentación.

Niveles de implementación

Sobre la automatización de procesos también debes saber que existen cinco niveles para su funcionamiento en una planta productiva:

1- Nivel de dispositivo (sensores, accionadores, botones y otros elementos de hardware).

2- Nivel de maquinaria (todas las máquinas individuales).

3- Nivel de celda o sistema (grupos de máquinas).

4- Nivel de planta (sistemas de producción).

5- Nivel de empresa (sistema de información corporativo).

Ventajas y beneficios de la automatización

Para tu completo conocimiento, debes saber todo lo que aporta la automatización de sistemas y procesos a una empresa. Aquí se resumen sus principales ventajas:

– Optimización de una etapa productiva al reducirse tiempos, alcanzar mejoras y disminuirse el uso de recursos.

– Incremento de la velocidad de ejecución de cualquier tarea, así como la eliminación del tiempo entre actividades varias.

– Implementación de todo el flujo de trabajo para eliminar inconsistencias e igualmente eliminar costes de trámites o papeleos (impresión y tránsito de documentos físicos).

– Mayor coherencia a la hora de aplicar las numerosas normas o reglas de la gestión empresarial.

– Utilización de diferentes plataformas o sistemas de integración sin que el trabajador se vea obligado a memorizar esas pantallas con las que trabaja.

– Seguimiento y control de resultados en tiempo real, tanto en aspectos generales como en más detallados.

– Obtención de informes útiles para la toma de decisiones, basados en indicadores o datos documentados.

– Definir, configurar y normalizar toda la información del rendimiento de un negocio, proceso o etapa.

– Identificar puntos ineficientes, sobrantes o cuya aplicación de recursos está siendo defectuosa para, igualmente, solucionar esos problemas detectados.

– Vincular todas las bases de datos de los diversos departamentos de la empresa (contabilidad, recursos humanos, ventas, marketing, inventarios, dirección, etc) en un único sistema de información común. Esto ayuda a cometer menos errores, favorecer la transmisión de datos y aumentar la velocidad de su procesamiento.

Para que te quede claro, todo esto se resume en el diseño, ejecución, observación, revisión y mejora constante de trabajos. La ventaja competitiva de una empresa está en la automatización de procesos.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies