En la actualidad está cobrando fuerza la rinomodelación, un tratamiento que modifica el aspecto de la nariz sin necesidad de cirugía. Ello, sumado a un coste menor que el de la rinoplastia, lo ha convertido en tendencia. ¿Sabes en qué consiste este tratamiento? Te lo explicamos a continuación. Recuerda además que en Esneca Business School podrás encontrar el Máster en Medicina Estética. Fórmate con nosotros ahora.

La nariz es uno de los rasgos de la cara que más preocupa a las personas. Su posición en el centro del rostro y su prominencia la hacen muy visible y contribuyen a la armonía facial. Sin duda, es un rasgo que proporciona personalidad. Muchas personas pasan por la cirugía cada año para cambiar algún aspecto de su nariz. En el último año se han realizado más de 18.000 intervenciones. A continuación, puedes conocer qué es, cómo se realiza, sus pros y contras y los resultados que se obtienen.

Qué es la rinomodelación

Es un tratamiento de medicina estética de muy fácil aplicación que no necesita intervención en quirófano. Se lleva a cabo con técnicas estéticas no invasivas usando rellenos faciales para lograr un aspecto natural de la nariz.

Esta técnica es capaz de corregir pequeñas irregularidades a través de un procedimiento rápido y ambulatorio. Mediante infiltración de material que la piel reabsorbe como el ácido hialurónico, se retocan ciertas partes de la nariz. Los cambios no son tan importantes como en una cirugía, pero se pueden corregir un buen número de imperfecciones sin necesidad de bisturí.

El ácido hialurónico se encuentra de forma natural en tu piel, tejidos y órganos de tu cuerpo. Posee propiedades que ayudan a regenerar y tonificar la piel. El ácido que se utiliza en la rinomodelación es reticulado. Se trata de un gel denso que permanece estable y firme por más tiempo. También es el ácido que se utiliza en el relleno de labios por su consistencia.

Este tratamiento se utiliza para corregir ciertas partes del perfil, del caballete o de la punta de la nariz. La rinomodelación es efectiva para corregir aspectos no muy marcados. Y es que esta técnica no permite modificar por ejemplo la base del hueso. De ahí que no sea aconsejable recurrir a este tratamiento si tienes una nariz muy prominente o con un puente o joroba muy marcados.

Cómo se realiza la rinomodelación

  • El tratamiento comienza cuando el especialista insensibiliza la zona con una crema con propiedades anestésicas.
  • A continuación, una vez dormida la zona, se infiltra el ácido hialurónico con una jeringa. El ácido mejora el contorno de la piel y su elasticidad.
  • El especialista va moldeando la nariz hasta conseguir el resultado deseado.
  • El ácido en el interior de la piel se «endurece» tras la infiltración. La nueva forma de la nariz se mantiene durante un tiempo que va desde los 9 meses hasta un año.
  • Tras el tratamiento, la nariz puede presentar rojeces e hinchazón. Los antiinflamatorios pueden eliminar estas molestias, que tras unos pocos días, desaparecen.

Diferencias con la rinoplastia

La rinoplastia modifica la nariz mediante intervención quirúrgica. Consiste en abrir la nariz y quitar parte del hueso para reducir su tamaño o modificar las desviaciones septales. Una rinoplastia permite modificar la apariencia y forma de la nariz. Mejora la abertura de los orificios nasales, mejora problemas de respiración y corrige defectos congénitos.

En el mundo de la cirugía estética es una de las intervenciones más habituales. Entre sus contras, implica un largo y molesto postoperatorio. Hasta pasados un tiempo y tras la reducción de la inflamación no se pueden apreciar los resultados por completo.

Ventajas y desventajas de la rinomodelación

Entre las principales ventajas, se pueden destacar:

Tratamiento ambulatorio

Su principal ventaja es que no tienes que pasar por quirófano. El proceso de recuperación es muy corto en comparación con el de la cirugía. El procedimiento se realiza aplicando una anestesia local en forma de crema.

Rápida recuperación

Otra gran ventaja frente a técnicas como la rinoplastia. La intervención dura entre 20 y 40 minutos. Tras la sesión, puedes hacer vida normal. La técnica, indolora y no invasiva, no deja marcas ni deberás llevar vendas u otros apósitos.

Resultados temporales

A diferencia de la rinoplastia, los efectos de la rinomodelación revierten transcurridos entre 9 y 12 meses. Si no te convence el resultado, tu nariz volverá a su forma natural cuando el ácido hialurónico se reabsorba. Para algunos pacientes, esta técnica supone un excelente ensayo de rinoplastia para comprobar el aspecto final que tendrá su nariz.

Si buscas un efecto a largo plazo, puedes realizar un tratamiento con microinyecciones de otros materiales, que prolongan  los efectos en torno a 3 y 5 años.

Resultados visibles de inmediato

Mediante este procedimiento, observarás que imperfecciones como bultos en el dorso de la nariz, asimetrías o desviaciones se modifican.

Entre algunas de las desventajas destacan:

No indicado para todo tipo de narices

Es un tratamiento que no modifica la base ósea ni los cartílagos. No puede modificar un puente muy marcado o prominente. Está indicada para proporcionar una mejor armonía facial.

Efectos reversibles

Con el tiempo los efectos se revierten. Los tejidos de la piel van absorbiendo el ácido hialurónico y la nariz vuelve a su forma anterior. Para mantener la estética deseada, tendrás que someterte periódicamente al tratamiento.

Recomendaciones después del tratamiento

Después de la sesión de infiltración es recomendable seguir esta serie de indicaciones. Sin embargo, siempre deberás seguir de manera prioritaria las indicaciones que sugiera el propio médico.

  • No puedes realizar ejercicio físico intenso en 48 horas. Tampoco puedes realizar actividades que impliquen un riesgo para la nariz en caso de accidente como conducir.
  • Es mejor dormir boca arriba para evitar deformaciones en la nariz. Dormir de lado o boca abajo podría modificar el modelado de la nariz.
  • La primera semana tras el tratamiento es importante no exponerte a altas temperaturas. No tomes el sol, no tomes baños calientes o saunas.
  • Es preferible que no utilices gafas durante dos días después de la sesión. El peso de las gafas en el puente de la nariz podría deformar el resultado.

La rinomodelación es la opción ideal si no quieres pasar por quirófano. Con este tratamiento podrás corregir «fácilmente» algunas de las imperfecciones de la nariz. Es un tratamiento de carácter ambulatorio, por lo que puedes hacer vida normal tras terminar la sesión. ¿Te interesa este ámbito? Recuerda que en Esneca Business School podrás encontrar el Máster en Medicina Estética. Fórmate con nosotros ahora.