Los productos financieros son herramientas que permiten a las personas físicas y jurídicas ahorrar o invertir. Si has llegado hasta aquí, es probable que te preguntes más acerca de todo ello o de alguno de los productos financieros en particular. ¡Genial! Hoy hablamos sobre ello. Recordad además que en nuestro centro podréis encontrar el Máster en Bolsa + Máster en Inversión y Productos Financieros. Con él podrás especializarte en el sistema financiero y bursátil. ¿Nos acompañas? Vamos allá.

Definición de productos financieros

Como comentábamos anteriormente en la introducción, los productos financieros son instrumentos que, otorgados por mercados financieros o entidades bancarias, permiten conseguir financiación para ahorrarla o invertirla. Es decir, sus objetivos principales son permitir la rentabilidad o la financiación. Así se explica, a su vez, el mercado, donde se encuentran los diferentes actores que pueden tener dos características principales: necesitar financiación o contar con excedentes.

Cada producto financiero tiene un rating o calificación mediante la que se le da una cantidad de puntos según el riesgo que comporte su adquisición. Así, cuanto más alto sea su rating o puntuación, más arriesgado se considera la inversión o adquisición de o en ese producto.

A continuación analizamos los diferentes tipos de productos financieros, que se pueden dividir, principalmente, en dos grandes grupos: los productos financieros de ahorro y los de inversión.

Tipos de productos financieros de ahorro

Como ya hemos comentado, este grande bloque de estos productos se dirign a aquellas personas físicas y jurídicas que quieren ahorrar o disponer de un dinero para cuando lo consideren oportuno. Así, dentro de este gran grupo de productos de ahorro podemos encontrar:

  • Plan de pensiones

Uno de los productos más conocidos. Un plan de pensión te permite ir ahorrando dinero a lo largo de tu vida profesional y personal para obtenerlos tras haber alcanzado la edad de jubilación.

  • Cuentas de ahorro

Son las cuentas que tenemos todos en el banco para guardar nuestro dinero. Cada entidad bancaria dispone de sus planes de ahorro, y pueden llegar a ofrecer una buena remuneración por tener nuestro dinero ahí. Además, suelen permitir la accesibilidad inmediata a nuestro dinero.

  • Depósito a plazo fijo

Aunque similar al anterior, este producto financiero nos permite ahorrar a lo largo del tiempo. Es decir, vamos “apartando” una cantidad de nuestro dinero en este depósito que, pasado el periodo establecido, nos ofrece una rentabilidad. A cambio, eso sí, ese dinero no se puede tocar, es decir, solo podremos acceder a nuestros ahorros una vez acabado el periodo.

Tipos de productos financieros de inversión

Si, por el contrario, hablamos de productos de inversión, deberemos tener en cuenta que buscarán tener la mayor rentabilidad de tus ahorros. Es decir, su riesgo será más elevado. ¿A qué productos podemos acceder? Veamos los principales:

  • Bonos

Son los títulos de deuda con los que obtienen financiación las organizaciones o instituciones públicas o privadas. Generalmente, las personas que las compran no reciben de vuelta su dinero invertido (más la rentabilidad) hasta finalizado un periodo determinado.

  • Fondo de inversión

Pueden definirse como grupos de inversión donde varias personas físicas o jurídicas participan colectivamente. El inversor puede elegir el tipo de activos donde invertir (renta fija, mixta, variable…). Con todas las aportaciones, una sociedad se ocupa de gestionar las inversiones para generar beneficios y, posteriormente, repartirlos.

  • Estructurados

Un producto estructurado es otro tipo de producto financiero que nace de la combinación de diferentes productos. En estos estructurados podemos elegir, por ejemplo, diferentes tipos de garantías de recuperación. Esta rentabilidad varia según los tipos de interés, la volatilidad y la comisión del intermediario.

Productos de financiación

Paralelamente también podemos encontrarlos productos de financiación, que pueden dirigirse tanto a empresas como a persona. Estos productos nos permiten afrontar problemas de liquidez o acceder a pagar gastos que no se pueden afrontar. ¿Cuáles son estos productos? Veamos los principales productos financieros de financiación:

  • Tarjetas de crédito

Herramienta de pago con el que se pueden hacer compras y pagos con dinero a crédito. Es decir, con unos límites prestablecidos, el cliente de esta tarjeta puede acceder a dinero que después devolverá con los correspondientes intereses.

  • Hipotecas

Son otro de los grandes conocidos en cuanto a productos financieros de financiación.

Los préstamos hipotecarios son préstamos de grandes cantidades en los que el prestatario ofrece una garantía hipotecaria. Generalmente, estos préstamos son utilizados para comprar inmuebles.

  • Préstamos

Es también otro de los más conocidos. Se solicita una cantidad de dinero determinada que deberá ser devuelta con los intereses marcados y con los plazos prestablecidos.

  • Créditos

Generalmente ofrecidos por las entidades bancarias, los bancos ponen a disposición de sus clientes una cantidad de dinero que se puede usar donde así se quiera. Además, por otro lado, los clientes que acceden a los créditos pueden, por ejemplo, coger la totalidad o parte de la cantidad total de crédito. Solo se deberá devolver la cantidad usada junto a los intereses que se hayan acordado previamente.