La internacionalización de una empresa es todo un desafío, por eso, en este post te explicamos los pasos en los que puede dividirse un proceso de este tipo. Además, también destacamos la importancia de disponer del asesoramiento de un experto en comercio internacional; un técnico que te ayude a internacionalizar tu empresa. Ten en cuenta que no se trata solo de exportar, sino de conseguir que tus exportaciones tengan valor. ¿Quieres especializarte en este ámbito? No te pierdas nuestro Curso Comercio Internacional Online.

Etapas del proceso de internacionalización de una empresa

La internacionalización de una empresa implica la expansión del negocio a otros mercados de diferentes4 partes del mundo. Para ello, es necesario que una empresa sea capaz de identificar las barreras, es decir, aquello que le impide crecer. También es fundamental que tenga en cuenta los riesgos a los que debe enfrentarse.

De la misma manera, es importante que evalúes las oportunidades que tiene tu producto en el mercado al que te quieres dirigir y quién es tu competencia. Además, debes tener en cuenta la normativa internacional y la legalidad vigente del país de destino.

En definitiva, internacionalizar una empresa supone una oportunidad de crecer, pero también es todo un desafío. La ayuda de un experto en la materia te permitirá trazar una estrategia eficiente. Un plan que cumpla con la legalidad vigente al tiempo que minimice los riesgos a los que te expones.

Así, la estrategia de un proceso de internacionalización sigue la siguiente serie de pasos:

1. Creación de un departamento concreto

Es fundamental que crees un equipo de trabajo destinado exclusivamente al lanzamiento internacional de tu compañía. Ten en cuenta que la media para conseguir el primer cliente en el mercado exterior es de unos dos años. Por ello, intentar destinar unos recursos humanos ocupados en la actualidad en otros sectores o ámbitos no es buena idea. Lo más recomendable es seleccionar un equipo de empleados que cuenten con formación específica en el ámbito del comercio internacional y el marketing internacional. Estos profesionales podrán diseñar las mejores estrategias para cada tipo de empresa.

2. Analizar las posibilidades internas de la compañía

Gracias al análisis interno de tu empresa podrás saber si realmente la firma está preparada para vender en el exterior. Sabrás si dispones de los recursos para satisfacer la futura demanda, si tu logística es la adecuada o si tu equipo humano está preparado.

Ten en cuenta que necesitas un presupuesto para el lanzamiento internacional de tu empresa. No puedes improvisar tu capacidad financiera ni tampoco poner en riesgo la de toda la compañía. También tienes que estudiar el tipo de producto que venderás en el extranjero y adaptar sus características al mercado al que vaya destinado.

También conviene señalar la relevancia que adquieren los factores políticos, culturales y sociales del país de destino.

Los expertos en comercio internacional están especializados, precisamente, en este tipo de estudios. Disponen de la capacidad y de los conocimientos necesarios para asesorar al departamento de exportación. Gracias a ello, se pueden analizar las fortalezas y las debilidades que tiene una empresa que desea exportar.

3. Innovar para mejorar el posicionamiento

Ofrecer algo distinto te permitirá mejorar tu posicionamiento en el mercado. Por ello, resulta fundamental que estudies bien el producto que vas a comercializar. Cuál es su principal valor. Cuáles son sus características más diferenciadoras.

Sin embargo, al igual igual que puedes innovar en el producto o servicio que vas a comercializar, también puedes hacerlo en otros ámbitos. Tu política de empresa, tu equipo humano, tu forma de presentar los productos o el método de pago que ofrezcas pueden ser oportunidades para diferenciarte. Tienes muchas posibilidades para posicionarte en el mercado, solo tienes que encontrar la tuya. Así, te resultará más fácil darte a conocer en un nuevo mercado.

4. Estudio de mercado y análisis externo

Es una de las fases más importantes del proceso de internacionalización y en la que la ayuda de un experto es fundamental. Antes de empezar a vender has de conocer el mercado al que te diriges y sus peculiaridades. Debes saber cómo son ciudadanos, sus empresas, sus características, sus normas legales, sus costumbres, su cultura, su política y un largo etcétera de factores que determinarán el éxito o el fracaso de tu operación.

Una de las estrategias que más utilizan las empresas que empiezan en un nuevo país es la búsqueda de un socio en el lugar de destino. Un socio te permite disponer de una conexión local que te ayudará a sortear gran parte de las barreras. También te resultará útil para preparar tus productos o servicios. Otra opción viable es la apertura de una sucursal o de una oficina física en el mercado de destino.

Por otra parte, también conviene destacar la influencia de lo que se conoce como países trampolín. En estos casos, se trata de zonas intermedias entre el país de origen y el de destino. Permiten la preparación para establecerse en el mercado final. Las empresas adquieren conocimientos que les facilitan el desarrollo de determinadas redes.

5. Establecer el canal de comercialización

Saber de qué manera vas a vender tus productos en el país de destino te ayudará a optimizar el proceso de venta. Hay empresas que optan por socios locales, otras por distribuidores y otras que prefieren la venta directa. Todas las opciones tienen sus ventajas y sus desventajas; tu elección dependerá del tipo de sector en el que trabajes y del target al que te dirijas. Aunque lo más fácil sea la apertura de un e-commerce, lo cierto es que los expertos te asesorarán mejor. La gestión de stocks y la logística se complica cuanto más mercado y público se quiere abastar.

En cualquier caso, es importante ganarte la confianza del público al que te diriges y minimizar los riesgos. En este caso, un experto en exportaciones podrá ayudarte a trazar la mejor estrategia y a analizar todas las opciones para que elijas la más apropiada para tu caso.

6. Promoción y marketing

Tanto si tu empresa pertenece al comercio B2C como al B2B, es vital que tengas prevista la campaña de marketing y comunicación. Además de las opciones offlinedebes realizar un excelente plan de marketing digital a través de la red. Como bien sabes, Internet es el primer lugar al que acudimos para informarnos.

Ten en cuenta que tanto tus socios como tus clientes buscarán datos sobre ti en la red. Este aspecto es fundamental para el éxito de tu aventura internacional. Tienes que gestionar bien tu reputación online al tiempo que tu posicionamiento SEO.

En conclusión, la internacionalización es un reto de resultado incierto. Es fundamental que aportes valor al proceso y cuentes con profesionales expertos en el proceso de exportación para minimizar los riesgos y mejorar los resultados. Conviértete en uno de ellos y aprende a aplicar todas las herramientas de comercio y marketing internacional más éficientes. Descubre también cómo crear estrategias especializadas según el nicho de mercado al que quiera dirigirse cada marca o empresa. Sé el profesional que todas las empresas buscan y lidera uno de los pasos empresariales más importantes: el salto al panorama internacional. Fórmate con nuestro Curso Comercio Internacional Online ahora.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies