91 005 91 27

El precio medio de una boda es una de las cosas más importantes para tener en cuenta a la hora de lanzarse a organizar estos eventos y evitarnos las sorpresas. Siempre hay formas de ahorrar en gastos, y si el precio medio de una boda no es asequible para ti, aquí tienes cinco maneras de rebajarlo. Aunque, si lo que quieres es profundizar en la organización de bodas, te recomendamos el Máster en organización de eventos + Máster en wedding planner de Esneca Business School.

¿Cuál es el precio medio de una boda?

Cuando pensamos en una boda, a la mayoría se nos viene a la cabeza el gran gasto económico que conlleva. No hay una cifra exacta para determinar el precio medio de una boda, ya que este depende de muchas características.

Aun así, podemos basarnos en los datos que ofrece la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), que indican que el precio medio de una boda, con unos 100 invitados, es de poco más de 16.500 euros. Ahora bien, a continuación, te damos algunas ideas para reducir este precio, sin tener que prescindir de detalles importantes.

¿Cómo rebajo el precio medio de una boda?

Pese a que son los novios los que escogen sus preferencias a la hora de organizar su boda, hay algunos puntos que siempre entran en el presupuesto y hacen subir o bajar el precio medio de una boda.

1. Los novios pueden arrasar con su look sin tener que comprarlo

Se trata de uno de los días más importantes de la pareja, así que ambos tienen que estar hechos unos pinceles. Los trajes y vestidos suelen valer unos 1.800 euros, a no ser que se prefiera alta costura, que el precio puede llegar a los 4.000 euros o más.

El truco para que la ropa de la boda salga más económica es alquilarla. Si no eres de los que les gustaría guardar el vestido para hijos o nietos, esta es tu opción. Cada vez existen más tiendas de alquiler de trajes, para él y para ella, y sus precios van de los 200 a los 1.000 euros. De esta manera, lo usas ese día y ya lo puedes devolver a estas empresas.

También hay que tener en cuenta la peluquería, el maquillaje, la manicura y la pedicura. Hoy en día la mayoría de los salones de belleza cuentan con packs que acaban saliendo más baratos que acudir a diferentes centros estéticos. 

2. Escoger bien la fecha de la celebración y los invitados

Tratándose de celebraciones como las bodas, es muy fácil que los precios de los cáterin suban por las nubes, estos varían entre los 80 y los 150 euros por cubierto. Por eso, hay que tener muy claro el presupuesto para saber el número de invitados con los que se puede contar y elegir el sitio según estas posibilidades.

Este es el punto que conlleva la mayor parte del desembolso. Sin embargo, hay una forma de rebajar el precio medio de una boda; si no tienes una fecha muy destacada, una opción para hallar ofertas es escoger un día de temporada baja. La época del año donde se celebran más enlaces es en verano y otoño, y siempre en fin de semana.

Por esta razón, si eliges un viernes de invierno, a poder ser al mediodía (también es más barato que una cena), disminuirá el precio medio de la boda.

3. Deja correr la creatividad para los detalles de la boda

Existen una serie de denominadores comunes en las bodas, como las invitaciones o los recuerdos para los invitados. Aparentemente son detalles económicos, pero todo suma y encarece el precio.

Contratar una empresa de diseñadores para las invitaciones suele costar unos 300 euros, pero se puede ahorrar si se tira de creatividad y se usa un diseño propio. Además, no hace falta ser un gran diseñador, existen aplicaciones web que facilitan mucho el trabajo.

Respecto al detallito para los presentes, se recomienda un gasto de unos 5 euros como máximo. Lo bonito de estos regalos es que sean personalizados, así que de eso también se puede encargar uno mismo a base de buscar bien.

Otros elementos que elevan el precio medio de una boda son las alianzas y las flores. Unos anillos sencillos de oro pueden costar unos 350 euros, siempre que no escojamos nada de pedrería o marcas caras. Por otro lado, las flores tienen un coste medio de unos 900 euros, que se puede reducir si no se ornamenta demasiado el salón y se preparan unos centros de mesa que ya decoren lo suficiente.

4. Ser original con la fiesta puede salir más económico

Todo el mundo sabe que la mejor parte de las bodas es el momento de mover el esqueleto y, como no, la barra libre. En el caso que tengáis que contratar vosotros mismos el músico, hay que tener en cuenta que sus honorarios rondan los 1.000 euros por unas tres horas.

Sin embargo, también existe una forma para ahorrárselo, podéis usar el equipo que suelen tener estos salones y usar un reproductor de música, como Spotify, donde los novios e invitados pueden poner la música que prefieran. Solo debéis tener claro las canciones que tienen que sonar en los momentos especiales y dejarse llevar.

5. Un destino económico también puede ser el de una luna de miel

Por último, hay que tener en cuenta el viaje nupcial, que se incluye en el precio medio de una boda. Cuando una pareja decide casarse es porque quiere celebrar su unión. Así, la cuestión es estar en pareja y el sitio de destino es lo de menos.

La mayoría prefieren viajes a sitios lejanos y exóticos, pero si lo que queremos es rebajar el precio medio de una boda, podemos optar por opciones más económicas e igual de especiales, como los países del este de Europa o ciudades españolas que ofrecen descanso y sitios encantadores.