91 005 91 27

Uno de los factores más importante de una ceremonia es el menú de boda. Escoger bien los platos que se servirán va a causar sensación en nuestros invitados. Y es que se trata de una ocasión en que no se puede servir cualquier cosa; hay que poner toda la carne en el asador. Para ello, nada mejor que contar con profesionales en la organización de bodas y eventos y así crear el convite perfecto.  Si crees que ofrecer a los novios la boda de sus sueños encaja en la visión de tu futuro profesional, fórmate con nuestro Máster en Organización de Eventos + Máster en Wedding Planner. Esta formación te enseñará a diseñar y preparar no solo el banquete, sino toda la celebración al máximo detalle.

¿En qué consiste un menú de boda?

El menú de boda está formado por el conjunto de platos que se ofrecen a los invitados. Suele estar compuesto por cinco platos, pero resulta fácil adaptarlo al presupuesto de cada pareja. Además, cada vez es más habitual que los novios opten por opciones menos tradicionales y tiendan más a la innovación, también en lo que se refiere al banquete.

Un menú clásico de boda incluye un aperitivo, un entrante, el plato fuerte junto con una guarnición y el postre. Muchas veces las parejas optan por servir los aperitivos en una zona diferente, por lo general al aire libre, antes de entrar en el banquete en sí.

A la hora de escoger aperitivo, lo más habitual es optar por pequeñas degustaciones o tapas que pueden ser embutidos ibéricos, montaditos o incluso sushi. En la cocina la creatividad no tiene límites y se pueden crear diminutos bocados repletos de sabor y placer para el paladar.

Claves para escoger un un catering para bodas

Para elegir un catering para bodas es imprescindible tener en cuenta una serie de elementos como acertar con la comida en gusto y cantidad u ofrecer opciones aptas para todas las preferencias e intolerancias. Lo cierto es que resulta fácil perderse entre la inmensidad de las opciones, por eso vamos a ver qué pautas pueden facilitar la planificación de los preparativos:

No ser demasiado extravagante

En una boda se reúnen una gran cantidad y variedad de personas con gustos de lo más variopintos. En general, para acertar e ir sobre seguro, lo ideal es optar por platos típicos de nuestro país como comidas principales.

Si somos aventureros gastronómicos siempre podemos dejar para los aperitivos aquellas opciones que incluyen platos extranjeros o más arriesgados. Eso sí, ¡tampoco hay que llenar todos los platos de comida exótica! Encontrar un equilibrio será clave para que el banquete resulte memorable para los invitados, pero sin comprometer la integridad de su estómago.

Por otra parte, si nos decantamos por celebrar una boda temática (vintage, marinera, de disfraces…), también podemos adaptar el menú al ambiente escogido y crear una ceremonia de lo más original.

Pensar en opciones veganas o vegetarianas

¿Entre nuestros invitados se encuentran personas con necesidades alimenticias especiales? Pensar en ofrecer un menú de boda vegano que esté a la altura de nuestro banquete evitará que nuestros amigos y familiares se queden sin nada que llevarse a la boca.

Al contrario de lo que se suele pensar, los veganos y veganas pueden comer una amplia gama de alimentos. Solo hace falta una pizca de creatividad para ofrecerles comida que vaya más allá de la típica ensalada.

Controlar la cantidad de comida servida

Algunas personas se llenan mucho antes que otras, y poder satisfacer a ambos grupos puede suponer un reto. Por eso es importante encontrar un equilibrio en la cantidad de comida servida. ¡No hay nada peor que un banquete en el que hay comensales que se quedan con hambre!

Aprovechar las degustaciones previas

Muchos restaurantes ofrecen degustaciones sobre los menús de boda, ¿por qué no aprovecharlas? No hay que dejar escapar ninguna oportunidad a la hora de organizar la boda perfecta. Cuando te encuentras en medio del banquete que has organizado, te gustará saber que has agotado todas las opciones y que ha quedado perfecto.

No olvidarnos de la bebida

Un buen vino es el gran protagonista de un banquete de boda. Tenemos que escoger aquella opción que maride mejor con los platos. Sin embargo, no podemos olvidarnos de ofrecer alternativas sin alcohol para los invitados que no beban y refrescos para los más pequeños.

Elegir el banquete de boda según la temporada

El catering para bodas cambiará en función de la temporada en qué celebremos el banquete. Así, en verano se optará por una serie de platos más frescos, pero si celebramos una boda en otoño tendremos más platos calientes en el menú. Aquí van algunos ejemplos de menú de boda para cada época del año:

Banquete de boda de primavera y verano

  • Un catering para bodas de primavera y verano debe contar con aperitivos fríos o templados y que entren por la vista. Algunas ideas podrían ser encurtidos, piruletas de tomate, mozzarella y albahaca o incluso opciones extranjeras como el sushi.
  • Para los primeros platos podemos decantarnos por cremas o sopas frías como un buen gazpacho. Lo ideal es apostar siempre por productos light con frutas, verduras y hortalizas de estación.
  • En el segundo plato podemos optar por carne y pescado para satisfacer a todos los paladares. En las carnes suelen preferirse opciones magras y ligeras como el pollo, el cerdo o también el pato, y en los pescados suelen primar las opciones más sabrosas como la merluza, el bacalao o la suprema de lubina.
  • En el postre, lo ideal son las frutas de temporada como las fresas, moras o arándanos, y acompañarlas con una exquisita tarta de queso o con unos ligeros y refrescantes sorbetes.

Banquete de boda de otoño e invierno

  • En el caso de los menús de boda de otoño e invierno, debemos tener muy en cuenta el factor clima. Junto con los aperitivos fríos será buena idea servir otros tibios o calientes. Algunos ejemplos podrían ser pulpo a la gallega, huevos de codorniz o mini croquetas de setas, por ejemplo.
  • Para entrar en calor podemos empezar con una crema o sopa caliente. Un buen ejemplo sería la crema de calabaza o la sopa de pescado. No obstante, las opciones para este primer plato pueden incluir platos de pasta o arroces variados.
  • Por lo que respecta al segundo plato, en esta época del año triunfan las carnes rojas como los filetes de ternera, el rabo de toro o los medallones de solomillo, por ejemplo. En pescados podemos optar por los pescados blancos como la lubina, el bacalao o el rape en combinación con distintas salsas que potencien su sabor.
  • Finalmente, para el postre de boda de invierno pueden escogerse propuestas más contundentes que en otras estaciones como por ejemplo una fondue de frutas, el coulant de chocolate o la panacotta con mermelada de frutos del bosque.

Como ves, las propuestas son de lo más variadas, pero para triunfar en el gran día, lo ideal es contratar el servicio de un organizador de bodas. Este profesional está específicamente preparado para planificar la mejor ceremonia acorde a los deseos de los novios y sus invitados. ¿Quieres ser tú uno de ellos? En Esneca Business School te damos la oportunidad de conseguirlo. Descubre qué formación te prepara para organizar bodas y empieza a formarte hoy para dedicarte el día de mañana a lo que más te apasiona.