No es una moda, ni una tendencia. Ser vegano es una decisión que se convierte en un estilo de vida. El veganismo consiste en rechazar el consumo de animales o productos de origen animal. Sin embargo, muchas personas creen que ser vegano es mucho más que la alimentación. Si estás buscando información acerca de esta temática, quédate, te lo contamos todo. Además, recuerda que en Esneca Business School te podrás formar en el ámbito de la nutrición. Echa un vistazo al curso Técnico Experto en Dietética y Nutrición + Máster experto en Coaching Nutricional.

¿Es lo mismo ser vegano que vegetariano?

Son muchas las personas que confunden a los vegetarianos y a los veganos. Y es que lo cierto es que estos dos estilos de vida no dejan de ganar adeptos. Tanto es así que, se calcula que en los últimos cinco años, tanto los vegetarianos como los veganos han aumentado exponencialmente.

Ser vegano no es lo mismo que ser vegetariano. En algunas ocasiones, el término ‘vegano’ se puede interpretar erróneamente como una abreviación de ‘vegetariano’. Pero se trata de dos conceptos diferentes que, sin embargo, comparten un objetivo primordial: no consumir productos animales. Un objetivo que, a la hora de ser aplicado, varía y adapta diferentes “normas”.

Ser vegetariano: qué significa

Por su parte, los vegetarianos son las personas que renuncian a consumir o incluir en su dieta carne o pescado. En este sentido, podríamos decir que los vegetarianos no consumen animales en sí. Sin embargo, sí pueden consumir alimentos derivados o de origen animal. Por ejemplo, un vegetariano no consume jamón, pescado o una chuleta pero sí consume leche, huevos o miel.

En este punto cabe destacar que existe también variaciones de ser vegetariano. Son los semi-vegetarianos o “meatreducers”, personas que aunque no eliminan los productos animales de su dieta, intentan reducir el consumo de pescados, mariscos y carne. También se relacionan con este grupo otros grupos como el “flexitarianismo”.

Ser vegano: diferencias

A diferencia de lo que hasta ahora hemos visto, ser vegano implica no solo renunciar a consumir productos animales. Sino que en el veganismo tampoco se consumen productos que provengan de los animales. No podrían formar parte de su dieta, entonces, la miel, los huevos o la leche.

Motivos para ser vegano o vegetariano

Sea como sean, las razones por las que uno elige ser vegetariano o vegano van mucho más allá de los gustos. Es decir, uno no suele ser vegano únicamente porque no le gusta la carne o el pescado. A continuación reunimos los motivos más esgrimidos para ello.

  • Creencias y ética. Algunas personas son vegetarianas o veganas por religión (por ejemplo la religión hindú). Otras, por convencimiento o creencias y ética personal.
  • Disgusto por los productos animales o de origen animal.
  • Derechos de los animales. Algunas personas no están de acuerdo con la idea de sacrificar animales para el consumo humano. En este mismo punto se incluye también que algunas personas denuncian las prácticas de la industria cárnica y piscícola. La principal crítica es a la cría y reproducción de los animales y la ética de esta práctica.
  • Salud. Algunas personas no pueden consumir pescados, mariscos o carne. Sin embargo, hay que tener claro que una dieta vegetariana o una dieta vegana no son necesariamente peores o mejores opciones para nuestra salud. En la variedad encontraremos la respuesta, siempre de la mano de un profesional de la nutrición.
  • Medio ambiente. La industria ganadera tiene impacto sobre el medioambiente y el cambioclimatico. No solo por la explotación de la tierra para conseguir alimento para el ganado. Sino también por las emisiones que generan y que, sumados a otras emisiones y explotaciones (agua, transporte, alimentación animal, etc…) genera esta industria.

¿Qué comer en una dieta vegana?

Si te estás planteando ser vegano o vegana, seguramente te preguntes qué alimentos podrás incluir en tu dieta o plan de alimentación. La mejor opción es que empieces con el acompañamiento y asesoramiento de tu médico o nutricionista. Estos profesionales se encargarán de hacerte un estudio personalizado. De todos modos, a continuación encontrarás un listado de ideas de alimentos o grupos alimenticios que puedes incluir en tu dieta.

  • Hortalizas, verduras y fruta. Deberían ser la base de cualquier dieta, incluya productos animales o no. Prioriza siempre aquellas opciones con altos niveles de vitaminas, minerales, fibra o fitonutrientes. En este sentido, puedes apostar por el ajo, el brócoli, los tomates, la calabaza, la col, las olivas, el plátano, las manzanas, los frutos rojos o del bosque y las naranjas.
  • Granos y cereales. Elige carbohidratos complejos con altos niveles de fibra. Puedes consumir arroz, mijo, trigo, espelta, avena, centeno, cebada o mijo. No te olvides de los pseudocereales como el trigo sarraceno o la quinoa y el amaranto.
  • Semillas y frutos secos. Con alto valor nutricional y grasas saludables, los frutos secos no pueden faltar en tu despensa. Anota en tu lista de la compra las semillas de lino, las nueces y las semillas de cáñamo.
  • Productos sustitutivos o derivados vegetales. Aunque el consumo de estos debe ser más moderado, puedes encontrar muchas alternativas veganas a la carne tales como el tofu, el seitán u otros alimentos sustitivos como la soja o el altramuz.

En este listado además, deberás priorizar alimentos que eviten las deficiencias nutricionales. Recuerda que si sigues una dieta vegana o vegetariana deberías hacerte una analítica periódicamente para comprobar tus valores nutricionales. Asimismo, en general se recomienda tener presente la vitamina B12, el calcio y el yodo.