Hay varios tipos de cabello y, con ellos, existen diferentes productos para su cuidado y limpieza. Uno de los productos a los que más atención debemos prestarle es el champú. ¿Sabes cómo elegir el mejor champú para tu pelo? No te preocupes, te damos algunos consejos para que tu melena luzca limpia, sana y brillante. Además, recuerda que en nuestro centro podrás encontrar el Máster en Peluquería y Estética. Si te apasiona este ámbito, pide información sin compromiso y aprovecha el descuento en tu matrícula.

Un poco de historia del champú

Antes de ver cómo puedes elegir el mejor champú para tu pelo, demos un pequeño repaso a la historia de este producto. La historia recoge que el término “shampoo” se introdujo en el Reino Unido de la mano de Sake Dean Mahomed. De origen indio, Sake Dean Mahomed abrió un establecimiento en Brighton que ofrecía un servicio de masaje capilar terapéutico, un tratamiento conocido en India como “champi”.  Este servicio se extendió y pasó a ser tan apreciado que algunos reyes como Guillermo IV o Jorge IV le otorgaron a Mahomed el título de “cirujano de champú”.

Poco a poco, lo que era simplemente una limpieza del cabello con surfactantes (un tipo de detergente), evolucionó hacia un servicio más completo. Los peluqueros empezaron a mezclar jabón y aromas que dieran brillo y cuerpo al cabello.

El primer champú comercializado fue el de Kasey Hebert, que se vendía en Londres bajo el nombre de Shaempoo. Sin embargo, el champú sintético que conocemos hoy en día se introdujo por primera vez en 1930 bajo el nombre de “Drene”.

¿Cómo elegir champú?

Si hablamos de cuál es el mejor champú, es probable que lo primero que pienses sea en tus características personales. Por ejemplo, si tienes el cabello seco, pensarás “un champú para pelo seco de esa marca”. Y es que tendemos a asociar estos productos a la tipología y necesidades de nuestra melena. Así, podríamos distinguir los champús para pelo teñido, para pelo rizado o incluso para pelo canoso.

Sin embargo, el mejor champú para tu pelo no solo debería tener en cuenta su color, su forma o si tiene tinte. Un producto para el cabello también tendrá en cuenta las necesidades de nuestro cuero cabelludo y cabeza. Por ello, la primera distinción que debemos hacer es el origen del producto: natural o convencional (sintético).

Champú natural: la alternativa de moda

Respetuoso con nuestro cabello y nuestra piel, el champú natural se ha convertido en una de las mejores opciones del momento. En una época en la que lo natural, orgánico o ecológico se ha puesto “de moda”, esta opción está tomando cierta relevancia para postularse como el mejor champú. Los hay de muchas clases y formas. Algunos son sólidos, otros líquidos y los hay hasta en polvo. El champú natural te puede proporcionar algunos beneficios.

Se caracterizan por no contener parabenos, ni derivados del petróleo o sulfatos. Libres de silicona, estos productos se elaboran a base de ingredientes naturales como extractos o aceites esenciales.

Ventajas del champú natural

El uso de un champú natural le dará un respiro a tu cuero cabelludo, acabando con la destrucción innecesaria del sebo natural. Conforme vayas adaptándote a su uso, tu cuero cabelludo restablecerá la cantidad natural de sebo, que se ve alterada con el uso de productos sintéticos.

Es el mejor champú para ti si buscas productos que respeten tu cuerpo y tengan propiedades antioxidantes y purificantes, aportando activos naturales Además, la mayoría de estos champús no testan en animales,  por lo que son cruelty-free y suelen respetar el medioamiente.

Champú sintético: lo más tradicional

Los productos cosméticos están regulados por el Internacional Nomenclature of Cosmetic Ingredients (INCI). Esto es, en sus etiquetas muestran todos los ingredientes usados para su fabricación. La información de esta etiqueta nos dice además qué proporción de un ingrediente incluye un champú, por ejemplo, que usa la “cebolla” como reclamo publicitario.

A pesar del abuso de ciertos ingredientes perjudiciales para nuestra salud, cada vez tenemos más opciones a nuestro abasto para elegir champús sintéticos.

Ventajas del champú sintético

Cada vez hay más variedad, fabricantes y regulación del sector cosmético en todo el mundo. Hoy en día, la información es libre y podemos conocer los efectos reales de un producto u otro sobre nuestro cuero cabelludo o pelo. Usar un champú sintético que no contenga tóxicos y que cuide nuestro pelo no es un “pecado”. Lo hemos hecho todos y algunas personas no quieren cambiarlo.

Es el mejor champú para ti si no incluye ingredientes tóxicos o peligrosos para tu salud como los sulfatos (que eliminan el sebo natural) o los derivados de “Aluminium”. Asesórate con tu peluquería de referencia, los profesionales de la estética capilar suelen estar formados en este ámbito y pueden indicarte un producto que, sintético o no, se adapte a tu cabello y tus necesidades personales.

Algunos consejos para encontrar el mejor champú

Finalmente, vemos algunos consejos para que puedas elegir el mejor champú para tu cabello, sea cual sea tu preferencia. Toma nota y analiza bien cada punto para tomar la mejor decisión.

  • Estado de tu pelo. Es obvio que si has estado un tiempo descuidando tu pelo, este necesitará unos productos más enfocados a la reparación que en otros casos. Sin embargo, recuerda que no hay milagros: si has descuidado tus puntas durante mucho tiempo, solo te salvarán las tijeras.
  • No sigas usando el champú que no te deja el pelo limpio con un solo lavado. Somos muchas las personas que hemos utilizado algún producto con el que, al aplicar un solo lavado, no obtenemos el resultado deseado. Lo mejor en ese caso es apostar por un producto suave, pues si lavamos dos veces seguidas el pelo, estropearemos su naturaleza.
  • Cambia de champú de vez en cuando. Sobre todo si eres de las personas que se lava el pelo bastante frecuentemente. Intenta combinar dos productos “limpios”, que no contengan muchos ingredientes agresivos. Puedes también usar un producto “suave” y alternarlo con otro de “tratamiento”.
  • Déjate aconsejar. Como cuando vamos al médico y nos aconseja tomar un medicamento u otro. Dejarnos aconsejar por nuestro peluquero o peluquera de confianza es siempre una buena idea. Nadie conoce tan bien tu cabello como él o ella, ni los productos más necesarios para su cuidado óptimo.
  • Elige libremente. Siéntete libre para elegir el mejor champú para tu pelo, encontrar el producto que mejor te haga sentir contigo mismo o misma es vital. Sin embargo, ten en cuenta que hay champús más agresivos que otros. Si eres de las personas que lava su pelo cada día, utiliza champús menos “fuertes”.