El packaging sostenible es un tema que va adquiriendo cada vez más importancia dentro del mundo empresarial. Es un concepto que nace como uno de los cambios necesarios para lograr la sostenibilidad económica. Además, es también uno de los pilares de las nuevas tendencias de marketing, reforzadas por el compromiso creciente de los consumidores y las marcas. Por lo tanto, apostar por un modelo ecológico de packaging constituye un reto de gran importancia para las empresas actuales. En este artículo te explicamos los aspectos fundamentales que te ayudarán a entender en qué consiste y cuáles son sus características y ventajas. Además, recuerda que en en Esneca Business School podrás formarte en el sector con el Máster en Diseño y Producción de Packaging.

Packaging tradicional e insostenibilidad

Uno de problemas a los que nos enfrentamos en el planeta es la gran acumulación de residuos plásticos, microplásticos y basura. Una de las causas principales han sido los sistemas tradicionales de embalaje. Su utilización a gran escala ha contribuido de manera significativa en el incremento de la contaminación en mares y tierra. También ha provocado la afectación grave de seres vivos cuyo entorno y alimentación se han visto afectados por estos residuos tóxicos.

De acuerdo con los datos publicados por Greenpeace, a los océanos llegan más de 8 millones de toneladas de plástico. Un equivalente a 800 veces el tamaño de la Torre Eiffel. Esto ha provocado la formación de islas o concentraciones de plástico, la más grande de ellas en el Pacífico Norte. Todo ello, ha condicionado la búsqueda de soluciones o alternativas, entre las que se encuentran el packaging ecológico o sostenible.

¿En qué consiste el packaging sostenible?

El packaging ecológico es un sistema de empaquetado que nace como alternativa ante el cambio de paradigma hacia una economía sostenible. Su principal objetivo es la disminución del impacto de la actividad empresarial en el medio ambiente.

Son embalajes que se diseñan, fabrican y eliminan acorde a los principios de sostenibilidad. Para ello deben tener las siguientes características:

  • Reciclables: elaborados con materias primas que puedan ser recicladas totalmente o en su mayor parte.
  • Fabricados con materiales biodegradables o compostables. La diferencia entre estos dos tipos de materias es el tiempo que tardan en descomponerse y reintegrarse en el medio. Las materias compostables tienen también la ventaja de que luego pueden ser utilizadas como abono o fertilizantes.
  • Ecodiseño. Deben ser fabricados a partir de sistemas o métodos que reduzcan al máximo la huella de carbono.
  • Reutilizables: Son productos diseñados para ser utilizados varias veces por los usuarios antes de ser reciclados.
  • Deben tener un precio competitivo con relación a los productos de embalaje tradicionales.

Es importante tener en cuenta que cuando hablamos de packaging no solo nos referimos al embalaje del producto final. Incluye también el sobreembalaje utilizado en transporte y logística, cuyo diseño no está determinado por el gusto del consumidor.

Packaging ecológico y nuevas tendencias de marketing empresarial

La expansión del embalaje verde o ecológico es uno de los aspectos que conforman las nuevas tendencias de marketing. Un cambio provocado por el crecimiento de una nueva generación de consumidores muy comprometida con las políticas medioambientales.

El packaging empresarial transmite los valores de una empresa y forma parte de la experiencia del cliente. Es un elemento que tiene una conexión directa con los consumidores, convirtiéndose muchas veces en nuestra carta de presentación.

Los nuevos consumidores valoran positivamente aquellas marcas que ponen en práctica políticas favorables a la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente. Todo esto ha condicionado que muchas empresas comiencen a adoptar nuevos parámetros que respondan a políticas medioambientales responsables. Una estrategia que les permite adaptarse a las nuevas maneras de hacer y de pensar de los clientes.

El packaging sostenible es, además, una estrategia de marketing muy eficaz que permite a las marcas destacar entre la competencia. Un estímulo de compra para aquellos que valoran los esfuerzos en la preservación de nuestro entorno.

Recomendaciones para el diseño de un packaging ecológico

Para diseñar un embalaje ecológico es fundamental tener en cuenta todos los aspectos que aseguran su condición como artículo sostenible. Todo ello combinado con la imagen y el mensaje que queremos transmitir como empresa.

Sigue estas recomendaciones básicas y lograrás el packaging ecológico perfecto:

  • Crea un diseño que permita el uso del producto varias veces, incluso para diferentes actividades. Por ejemplo, una empresa ha creado un envoltorio para guardar el pan que también se puede usar como papel de horno.
  • Usa materiales reciclados para su fabricación. Entre los mejor valorados se encuentra el cartón. Un material elaborado con fibras vegetales, de gran fortaleza, biodegradable y reciclable.
  • Si quieres minimizar los costes, rediseña el embalaje que ya estás utilizando, pero ahora siguiendo criterios de sostenibilidad.
  • Si tienes que envasar en botes de plástico, utiliza plásticos vegetales o bioplásticos. Se elaboran a partir de fuentes vegetales como el maíz, la soja o la patata. Son materiales que destacan por su resistencia y por ser totalmente biodegradables.
  • Opta por materiales que se fabriquen con plantas o alimentos. Diversos negocios escogen packaging elaborados con cáscaras de plátanos, hongos, maíz o algas. Son materiales compostables que se desintegran fácilmente.
  • Para la conservación de cosméticos o alimentos, utiliza el vidrio. Es un componente sostenible que permite su reutilización de manera infinita.

Tendencias actuales en packaging sostenible

El concepto de embalaje sostenible es un concepto en continuo desarrollo. Cada día surge nuevas ideas y propuestas que perfeccionan su aplicación y aumentan su eficacia.

Estas son algunas de las últimas tendencias en el mundo del packaging ecológico:

  • Uso de films elaborados con materiales biodegradables, sobre todo en el sector de la alimentación.
  • Packagings 100 % compostables que pueden ser usados posteriormente como fertilizantes.
  • Implementación de los envases flexibles personalizados con propiedades barrera. Una solución práctica, sostenible y rentable que, además, alarga la vida de los productos.

Ahora que conoces un poco más sobre packaging sostenible, seguramente te estés planteando hacer un cambio en tu empresa. Es, sin lugar a duda, una solución de gran trascendencia en el mundo empresarial y en la sociedad. Aportará valor a tu producto como sello de identidad comprometido con los objetivos medioambientales. Con el tiempo tendrá un gran impacto en la reducción de los residuos tóxicos y el mejoramiento de nuestra calidad de vida.