Es recomendable seguir una dieta variada y equilibrada, así como un estilo de vida saludable. Hacer ejercicio es importante para mantener nuestro cuerpo en óptimas condiciones, y para que esto se pueda desarrollar hay que tener una buena nutrición deportiva.

Hacer deporte es la mejor forma de mantener un cuerpo saludable, ya que nos ayuda a mejorar nuestra resistencia física, la regulación de la presión arterial, el aumento del tono muscular y el incremento de la densidad ósea.

Todo esto es fundamental para mantener una vida saludable y activa, que a la larga tendrá múltiples beneficios en nuestro bienestar físico, mental y espiritual. No obstante, ningún plan de entrenamiento está completo si no es acompañado por una alimentación adecuada.

La alimentación es la manera de proporcionar al organismo las sustancias esenciales para el mantenimiento de la vida. La actividad física aumenta las necesidades energéticas, por ello es importante consumir una dieta equilibrada basada en una gran variedad de alimentos, con el criterio de selección correcto.

Una adecuada nutrición deportiva permite a los atletas disciplinar su cuerpo y acompañar sus entrenamientos con las energías necesarias para optimizar el rendimiento.

Con una alimentación equilibrada se consiguen mejores resultados y se evitan problemas como la fatiga, calambres e incluso la depresión.

Para lograr una adecuada nutrición deportiva hay que saber ajustar tu dieta al tipo de actividad física que realizas. Una dieta equilibrada tiene que suministrar la energía suficiente para cubrir todas las necesidades, y debe proporcionar todos los nutrientes en las cantidades adecuadas, teniendo en cuenta las características y necesidades individuales, y adaptando la ingesta al tipo de deporte realizado y a los entrenamientos (intensidad, número de sesiones, horario…), para así asegurarte de que obtengas la energía necesaria.

No es lo mismo la alimentación necesaria para el día de la competición o durante la realización de deportes de larga duración, como tampoco lo es después del ejercicio. Nada más terminar el ejercicio se recomienda tomar bebidas especialmente diseñadas para deportistas y alimentos ricos en hidratos de carbono. Evitando lo posible los alimentos grasos consumiendo frutas y vegetales.

Todo esto es recomendable planificarlo con la ayuda de un especialista que te guíe en cuanto a los productos que necesitas y la forma en que puedes conseguirlos.

Así, podrás lograr tu propia dieta que más se adapte a tus necesidades, con recetas que disfrutes y cubran tus requerimientos de energía para mantener tus niveles equilibrados. Lo importante es que disfrutes de la nutrición y el deporte y goces de los beneficios que estos aportan a tu salud.

Recuerda, quien quiere optimizar su salud y su rendimiento deportivo debe alimentarse bien, para estar bien nutrido, y debe hidratarse de forma apropiada con la bebida correcta. Es importante comer gran variedad de alimentos, en cantidades adecuadas, y beber líquidos antes, durante y después del esfuerzo físico.

Si te interesa este tema sobre la nutrición deportiva visita este postgrado en nutrición deportiva y coaching deportivo.