El marketing deportivo puede reconocerse a partir de los años 20 del siglo XX. Desde entonces, ha ido aumentando su presencia en las diferentes disciplinas. Seguramente tengas en tu armario alguna prenda que haga referencia a un determinado equipo. Por supuesto que no pueden faltar las marcas cuyo principal ingreso es la ropa deportiva. Algunas hasta cotizan en bolsa, generando ganancias millonarias cada año. Si quieres saber cómo funciona este mundo, a continuación te lo explicamos. Además, recuerda que en Esneca Buiness School podrás formarte en el ámbito con nuestro MBA en Sports Management.

¿Qué es el marketing deportivo?

El marketing deportivo es una subcategoría de la mercadotecnia. Se basa en fidelizar al aficionado de una determinada disciplina deportiva a una marca. Es probable que lo primero que pienses es en la marca de zapatillas que patrocina el crack del Real Madrid o la que patrocina el crack del Barcelona. Sin embargo, son muchas las personas que, forman parte de ligas o equipos menores, y también están incluidos en dicho concepto.

Sin embargo, el concepto de marketing deportivo va mucho más allá de lo que creemos. Y es que, por ejemplo, ahora podemos comprarnos prendas, objetos o accesorios para una gran multitud de disciplinas deportiva. Algo que hasta hace unos años era impensable y que, sin embargo, gracias al marketing deportivo ha tenido lugar. ¿Cómo ha ocurrido? Una de las herramientas más potentes que ha encontrado el marketing deportivo es la unión que hay entre otros el deporte y la salud. La preocupación por mantenernos saludables e, incluso, con un mejor aspecto físico, se ha convertido en una herramienta para la mercadotecnia deportiva.

¿Cómo funciona el marketing deportivo?

El marketing del deporte se mueve en cuatro principales ramas, con el fin de captar a un mayor número de clientes. Así podemos verlo funcionar en eventos importantes, en la práctica deportiva general, en servicios y en entidades deportivas. La mercadotecnia del deporte intenta entusiasmar al consumidor, con el fin de que se anime a comprar más productos. Si en algún momento has sentido que debías regresar a la actividad física porque te motivó un anuncio, sin duda te dejaste seducir.

Marketing de eventos deportivos

Como su propio nombre indica, el marketing deportivo, en este caso, se mueve alrededor de un evento importante de cierto interés social. Gracias a él se comienzan a mover diferentes marcas, que funcionan como patrocinadores de, por ejemplo, los equipos participantes.

El marketing deportivo también se ocupa de promocionar el evento, para goce de la máxima expectación. Existen muchos ejemplos famosos que reconocerás con facilidad. Para hacerte una idea, tienes el mundial de fútbol, los Juegos Olímpicos o la Fórmula 1, entre otros.

Las empresas deportivas se aprovechan de una cobertura enorme, pues miles y miles de personas estarán pendientes de su retransmisión. En estos grandes equipos, las compañías internacionales mueven mucho dinero en patrocinios y publicidad.

Marketing general deportivo

Esta rama de la mercadotecnia deportiva se centra en mostrar las ventajas que el ejercicio físico tiene para la salud. Por medio de promover un buen hábito, se lleva a cabo la promoción de una marca o un producto en concreto. Hemos visto muchos ejemplos en los mismos medios de comunicación e, incluso, a productos poco saludables promoviendo el deporte. Muchas veces, estas empresas pretenden quitarse el estigma que se tiene acerca de ellas. Así, una marca de refrescos puede animarte a practicar ejercicio, al mismo tiempo que te anima a consumir sus productos con moderación.

Al final, el consumidor se queda con un mensaje positivo, viendo a la actividad física como fundamental para su salud.

Marketing de servicios y productos deportivos

En esta área entran en juego las personalidades del deporte. Muchas marcas y empresas recurren a los servicios de deportistas de élite con el fin de promocionar algún producto. Los nuevos influencers, que ya poseen millones de seguidores en todo el mundo, necesitan muy poco para convencer. Seguramente, con tan solo aparecer algunos segundos son capaces de conseguir que muchos de sus fans consuman un producto determinado.

En este sentido, el marketing deportivo de productos y servicios evoluciona constantemente. Así, una vez ha conseguido que las camisetas de los equipos y sus jugadores se vendan «solas», sin esfuerzo alguno, busca vender nuevos productos.

Y como comentábamos anteriormente, no siempre son grandes deportistas los que lideran estas estrategias de mercadotecnia. En ocasiones han funcionado muy bien spots de atletas poco conocidos, amateur o de colectivos minoritarios. Contar una historia y conseguir que llegue al corazón de millones de personas es un modo de mercadotecnia muy recurrente. Cuando nos sentimos identificados con una persona es más sencillo que terminemos acercándonos a una marca. Así es como se fideliza al comprador, además de ofrecerle un producto de calidad.

Marketing de asociaciones y entidades deportivas

Este tipo de publicidad está relacionada con la imagen de una institución deportiva y su interés por acercarse a más gente. De esta forma, muchos jugadores consiguen que su nombre suene con más fuerza e, incluso, mejoren su imagen asociándola a una entidad, como el club al que pertenecen.

También se utiliza la ropa del deportista para promocionar la asociación, mediante un logo que sea fácil de recordar. Muchos jugadores de fútbol han contado con unas botas de una marca específica que han llevado su nombre. Obviamente, las ventas de este calzado se ha disparado entre los aficionados.

Conceptos básicos que debes conocer

Los conceptos del marketing deportivo están estrechamente relacionados con la mercadotecnia en general. Así, te encuentras con palabras como brand ambassadors, para referirse a los embajadores de una marca. Estos, más que los deportistas, son los mismos aficionados, que generan ingresos por su propia cuenta.

Hablamos de hacer branding cuando nos referimos a esas empresas que, a través del deporte, se dan a conocer. Por otro lado tenemos los naming rights para definir la compra de derechos de una competición. Así, una empresa adquiere el nombre de una importante liga, logrando que el nombre de esta aparezca para rebautizarla.

Por supuesto que en este apartado no pueden faltar conceptos tan importantes como la afición, los forofos, etc. El seguidor muestra su fidelidad al comprar la camiseta de su equipo o jugador favorito. Así comienza este mundo del marketing tan amplio.

El marketing deportivo es una subcategoría de lo que conocemos como mercadotecnia. Mediante una disciplina o la imagen de un deportista consigue generar importantes ingresos, promoviendo la buena salud a través del ejercicio. Con solo cuatro ramas de este tipo de marketing, las marcas consiguen llegar a millones de habitantes en el mundo.