El mundo de la literatura y la escritura es, redundantemente, eso: todo un mundo. En él podemos encontrarnos historias imaginadas, reales, mezcladas, del derecho y del revés. Cada historia es un mundo, cada libro otro, y cada autor utiliza sus propias herramientas para destacar y trasladar al lector hacia universos desconocidos y apasionantes. Todo ello lo consigue con muchos elementos, entre otros los estilos literarios. ¿A qué nos referimos con este concepto? Sigue leyendo con nosotros, te explicamos qué significa y cuántos tipos de estilos literarios existen. Además, recuerda que en Esneca Business School podrás formarte en este sector. No te pierdas nuestro Máster en Escritura y Narración Creativa + Máster en Redacción y Corrección de Estilos.

Estilos literarios: la huella personal de cada autor

Nada más y nada menos. Los diferentes estilos literarios son, simplemente, la huella personal que cada autor imprime en una obra. Seguro que estarás de acuerdo que, sea como sea, todos tenemos nuestra manera de expresarnos. Es decir, incluso si dos personas escribieran sobre la misma historia, con la misma temática, trama y personajes obtendríamos dos obras completamente distintas. Ello ocurre gracias a los diferentes estilos literarios.

Los estilos literarios son los conjuntos de características estéticas y formales mediante las que el autor de una pieza literaria nos trasmite su propósito y personalidad. El uso que se haga de las diferentes herramientas y reglas del lenguaje para la creación de un discurso o narración es único en cada autor, constituyendo así un estilo literario personal e intransferible.

Tipos de estilo literario predeterminado

Tal y como comentábamos anteriormente, existen tantos estilos literarios como autores podemos encontrar. Y es que cada uno hace un uso único e irrepetible del lenguaje. Sin embargo, podemos encontrar diferentes estilos literarios similares entre ellos que comparten algunas características y que se han convertido por ello en estilos sistematizados:

Formal

En este estilo se trata una temática específica y selecta y un vocabulario especializado. El estilo literario formal es muy utilizado en piezas para el mundo académico, científico o jurídico, por ejemplo.

Informal

Al contrario que en el anterior estilo literario predeterminado, en el informal, se utiliza una estructura comunicativa cotidiana, con términos de uso corriente, llanos y directos.

Elegante

Otro de los estilos literarios que debes conocer es el estilo elegante. Se caracteriza por darle “color” a la obra, valiéndose de figuras poéticas, armonía, adornos literarios pero todo en su justo equilibrio. Solían usar este estilo muchos autores clásicos.

Sobrio

Este estilo rechaza el uso de cualquier recurso literario que solo sea por ornamentación. Por lo tanto, busca exponer los hechos y conceptos claramente y de manera directa. Solemos encontrar este estilo, por ejemplo, en el área académica (didáctica) o en algunos libros de ficción o no ficción.

Poético / Florido

Al contrario que el anterior, el estilo poético o florido busca darle un aire recargado de metáforas, imágenes y otros recursos poético que le den vivacidad y pomposidad a la obra. Con este estilo también logramos darle al texto rotundidad y entonación.

Descriptivo

El estilo descriptivo es ese que se vale de todo tipo de imágenes, adjetivos, comparaciones y otros recursos literarios para darle al lector el máximo de poder imaginativo. Este estilo es muy usado en la literatura de ficción, ya que los autores consiguen de este modo que el lector pueda imaginar perfectamente lo que quiere: paisajes, escenas o personajes muy concretos.

Científico

Quizás uno de los estilos literarios más reconocible sea el estilo científico o demostrativo. En estos artículos, se utilizan recursos y apoyos que den validez a los argumentos o hechos que se están exponiendo. En este sentido, se utilizan pocos verbos y adjetivos y se prioriza el lenguaje directo, exacto y preciso.

Subjetivo

Este es uno de los últimos estilos literarios que veremos en este listado predeterminado, y es que podríamos obtener una lista interminable de estilos. El subjetivo es ese estilo que se liga única y exclusivamente ala experiencia personal de autor. El narrador en este caso nos explica de manera indirecta qué dice otro personaje y lo que él logró interpretar.

Humorístico

Escrito en clave humorística, estos textos usan recursos literarios que hagan reír o pasarlo bien al lector. Para crear piezas de este estilo, hay que usar determinados “códigos” comunicativos en los que se pueda distinguir ironía, de absurdez o humor negro.

Elementos que conforman un estilo literario

Como bien habíamos comentado anteriormente, los estilos literarios están conformados por todos los elementos que utilizamos para expresarnos de manera escrita. En este sentido, debemos conocer que, dependiendo de las preferencias del autor y de las diferentes configuraciones de estos elementos, obtendremos estilos diferentes y únicos.

Algunos de estos elementos configurativos son:

  • Sintaxis. Dicho de otra forma, la manera en la que ordenamos nuestras palabras, párrafos e ideas.
  • Puntuación. ¡Nos encanta leer exclamaciones correctamente señalizadas! Cada autor nos marca, gracias a los signos de puntuación, su propio ritmo. Incitándonos a leer a su manera, siguiendo un orden concreto.
  • Léxico. Es obvio que si no somos unos aficionados a la ciencia, nos va a costar leer un boletín científico en una revista especializada. El léxico usado es muy importante y determina claramente el público al que se quiere llegar. En este sentido, también cabe decir que a cuanto más vocabulario y sinónimos, más enriquecido será nuestro estilo.
  • Personalidad y pensamiento. Todos lo imprimimos en nuestras piezas literarias y, la personalidad y el pensamiento del autor pueden leerse como un elemento más de los diferentes estilos literarios.
  • Ritmo narrativo. Seguro que sabes diferenciar aquellos libros que se convirtieron en una historia interminable y los que al cerrarlos dijiste: “¿Ya se ha acabado?”. Esta sensación determina el estilo literario de una obra.
  • Temáticas de interés. Dependiendo de si la temática que trate un autor u otro, la configuración de factores como el léxico, el ritmo o la sintaxis están más determinadas a ciertos estilos que pueden apasionarnos más o menos.