¿Te apasiona el mundo del interiorismo y la decoración de espacios? Hoy hablamos sobre la decoración nórdica, una tendencia que lleva muchos años en auge y no parece que vaya a desaparecer. Si quieres especializarte en este sector, tenemos la formación perfecta para ti: El curso de decoración de interiores. Si quieres ser capaz de diseñar espacios capaces de transmitir sensaciones, no te lo pienses más. Con cualquiera de estas dos titulaciones podrás aprender las técnicas y tendencias del momento que te permitirán convertir un espacio sin vida en un hogar con mucho estilo.

 

Las bases de la decoración nórdica

 

El color blanco

Transmite calma, tranquilidad y da más luz que cualquier otro color. El estilo nórdico apuesta por el blanco para darle claridad y luminosidad a cualquier espacio, ya sea en el suelo, las cortinas o los muebles. Olvídate de telas opacas o de paredes oscuras, la paleta de colores que predomina en los objetos de decoración son los tonos pasteles. Y si hablamos de muebles, el gris y el beige conviven con el blanco, pero siempre en menor porcentaje.

100% madera

Los muebles suelen ser del color natural de la madera o blancos, pero sin lacar. Las imperfecciones de la madera no se esconden, al contrario, se acentúan para darle al mueble un toque natural y rústico.

Luz natural

Tal y como su nombre indica, el estilo nórdico está inspirado en los hogares de los países del norte. Como no disponen de muchas horas de sol a lo largo del día, aprovechan al máximo la luz natural colocando grandes ventanales. Y como hemos comentado anteriormente, utilizan los colores claros para contrarrestar la falta de luz.

Naturaleza

Uno de los principios del estilo escandinavo es utilizar motivos decorativos que hagan referencia a elementos naturales. Y no nos referimos únicamente al uso de la madera, cualquier casa de estilo nórdico contará con texturas y materiales provenientes de la naturaleza. La mayoría de telas que se añaden en una estancia con decoración nórdica están hechas de algodón, lino o lana, todos textiles naturales. Además, tendrá miles de objetos decorativos con referencias a plantas y animales, además de contar con flores y ramos naturales en cualquier espacio de la casa.

Muebles y decoración DIY

La decoración nórdica apuesta por los muebles handmade. Es decir, la filosofía do it yourself y los objetos artesanales son la base de esta tendencia. Desde cajas de fruta pintadas para fabricar una estantería a un perchero hecho a mano con troncos.

Sencillez

La decoración nórdica es sencilla, práctica y funcional. No hay habitaciones sobrecargadas ni muebles muy trabajados. Predominan las líneas rectas y las curvas suaves, y se suele combinar la madera con metal o latón, aunque en menor proporción. Los muebles vintage, retro y de aire industrial son aceptados dentro del estilo nórdico siempre que sigan la misma estética.

 

10 muebles de estilo escandinavo

 

Silla Eames

El arquitecto Charles Eames y su esposa Ray diseñaron la silla DSW a mitad del siglo XX. Este modelo se convirtió rápidamente en un éxito. Alcanzo tanta repercusión, que incluso hoy en día es uno de los iconos más relevantes e imitados de la historia. Durante estos últimos años, este tipo de silla con patas de madera se ha convertido en la protagonista de cualquier salón de estilo nórdico.

Silla Lilla Åland

Diseñada en la misma época que la silla DSW, la silla Aland es la máxima representación del diseño sueco. Y como no podía ser de otra manera debido a su origen, con los años se ha convertido en un clásico del diseño nórdico. Es una pieza indispensable si queremos darle un aire nórdico a cualquier estancia de estilo escandinavo.

Silla CH20 Elbow

La silla Elbow fue creada en 1956 por Hans J. Wegner, uno de los pioneros en difundir las ideas del diseño moderno danés. Hecha con madera robusta y asiento de piel, las líneas clásicas de este diseño han conquistado la mayoría de comedores con decoración nórdica.

Estantería String

Como hemos comentado anteriormente, el diseño nórdico se basa en la sencillez y la funcionalidad. Por este motivo, la estantería string es uno de los muebles que no pueden faltar en tu casa si quieres una decoración nórdica. El estilo escandinavo siempre apuesta por estanterías minimalistas que dejan los objetos a la vista, ya sea utilizando una tabla de madera de estilo rústico o una escalera vintage convertida en estantería.

Láminas decorativas

Si quieres darle un look nórdico a tu salón, cuelga varias láminas o cuadros con diseños gráficos, geométricos o ilustraciones en la pared. Lo más habitual es que aparezcan elementos naturales, ya sean plantas o animales. Un animal que no puede faltar en tu salón es el reno, ya sea en una foto o como objeto de decoración.

Lámpara Artichoke o lámpara industrial

La lámpara de latón de estilo industrial colgando del techo es un indispensable de cualquier cocina de estilo escandinavo. Pero si hablamos del comedor o salón, hay una lámpara que se ha convertido en un icono de la decoración nórdica, la lámpara Artichoke. Este diseño tiene forma de alcachofa y está formado por varias láminas que distribuyen la luz.

Alfombra o manta de pelo

En un salón escandinavo tampoco puede faltar una alfombra cálida y una manta suave hecha con lana, algodón, lino o piel. Aunque durante los últimos años, las alfombras marroquíes conocidas como kilims han ido ganado protagonismo y es muy habitual encontrarlas presidiendo un salón de estilo nórdico.

Mimbre o rattán

Las fibras naturales como el mimbre o el rattán también son básicos del estilo nórdico. Podemos encontrar cestas y capazos hechos con este material en el baño o el salón de cualquier casa de estilo nórdico. Ya sea para guardar las toallas, mantas o como macetero, estas cestas combinan muy bien con el color blanco y el resto de elementos naturales. Una tendencia relativamente nueva es utilizar este tipo de fibras para fabricar lámparas artesanas o sillas colgantes.

Arreglos florales secos

Otra tendencia que llega con fuerza dentro del estilo escandinavo es decorar un rincón de la casa con troncos, flores y ramas secas. Ya sea en forma de centro de mesa o de jarrón, estos arreglos florales han ido ganando protagonismo, sobretodo en otoño e invierno, ya que dan un aire nórdico a cualquier estancia.

Mesa rústica

Las líneas rectas definen las mesas de comedor de estilo nórdico. Suelen ser de madera, sin muchos detalles y con imperfecciones para darle un toque rústico al comedor. También es habitual encontrar diseños con patas de madera blancas o de latón para combinar colores y materiales. En cuánto a las mesas auxiliares, suelen tener 3 patas y están hechas de madera o latón, incluso a veces la parte superior es de cristal. Los diseños más habituales tienen forma de pera o son circulares, y los ejemplos más claros para entender este estilo son la Pedrera Table, la Brezee Table y la Mesa CH0008.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies