Afrontar una decisión tan importante como la de cambiar de profesión no es fácil. Las dudas nos asaltan desde todos los ángulos posibles y avanzar hacia el deseado cambio requiere de esfuerzo y determinación. Si estás buscando información o consejos sobre cómo dar el paso, quédate. Te damos los mejores consejos para cambiar de trabajo o profesión. Toma nota. Además, recuerda que en Esneca Business School podrás formarte y ampliar tus conocimientos en cualquier área o sector. No te pierdas nuestra oferta formativa.

Cómo cambiar de profesión

Todos nos acordamos de las míticas frases de cuando éramos pequeños: “yo de mayor quiero ser Veterinario”, “de mayor me gustaría ser peluquero”… Sin embargo, la presión, el entorno, la situación personal y muchos otros factores pueden llevarnos a elegir o trabajar en algo que no nos apasiona. O, es posible que simplemente nos hayamos aburrido del empleo actual o que necesitemos un cambio.

Sea como sea, cambiar de profesión es siempre una buena idea si el empleo o sector en el que nos encontramos no nos motiva o hace felices. ¿Cuándo es el mejor momento para lanzarnos? Pues no existe un mejor momento para cambiar de profesión. Aun así, si estás empezando a valorar seriamente si debes o no hacerlo, sigue leyendo. A continuación, te damos algunos consejos que no te puedes perder.

5 consejos para cambiar de profesión o trabajo

Ya lo sabemos: las dudas te asaltan cada dos por tres. Cambiar de profesión o empleo no es una decisión fácil y, al hacerlo, asumimos riesgos, ventajas y desventajas. Lo mejor es hacerlo siendo conscientes de ellos, por ello, aquí tienes un listado de consejos a tener en cuenta.

1-. Analízate a ti mismo

Analiza tu perfil, tus habilidades, las tareas que te resultan “fáciles” y tus conocimientos previos. Ser consciente de nuestras ventajas y nuestras limitaciones es de vital importancia para que este cambio de profesión se convierta en algo positivo y no en un error o algo negativo. Así, por ejemplo, te proponemos que hagas una lista de actividades que se te dan bien, te gustan y te resultan relativamente fáciles. De este modo podrás por ejemplo relacionar nuevas ocupaciones o profesiones con ellas.

Asimismo, analiza si prefieres ejecutar o delegar. Es decir, ¿Buscas un cambio profesional que te lleve a ser tu propio jefe? O, por lo contrario, ¿preferirías formar parte de un equipo? Finalmente, antes de que te ocurra (nos puede pasar a todos): ¡evita el efecto análisis-parálisis. Que el miedo no te bloquee a seguir con tus pasos para cumplir tus sueños.

2-. Las comparaciones son odiosas

Si estás pensando en cambiar de profesión y basas esta idea en la trayectoria de otra persona, posiblemente estés cometiendo un error. Cada persona tiene su propia experiencia y trayectoria. Compararse con ese compañero que tuvo éxito puede jugarte una mala pasada. Y es que, el éxito no solo depende de uno mismo, también dependerá de las necesidades del mercado o la empresa en concreto.

No está de más recordar que, además, nuestra posición no determina quienes somos. Es decir, no por ocupar un puesto más alto en una empresa se es más feliz, más competente o “mejor”. Céntrate en un propia identidad laboral, buscando qué te aportará tu nueva carrera profesional y enfocándote a disfrutarla.

3-. Refresca conocimientos

Si has pasado muchos años en un sector profesional, cambiar de profesión requerirá un poco más de esfuerzo por tu parte. Sobre todo si lo que quieres es dedicarte a un nuevo ámbito laboral. Para ello deberás cuidar de tu formación, que necesitará actualizarse. Determina el nuevo campo profesional en el que quieras especializarte y consulta nuestra variada oferta formativa. Estudia online y dedícale horas a tu formación.

4-. Márcate objetivos

Márcate tus propios objetivos profesionales y acompáñalos de tus propios retos personales. Al final, por ejemplo, el hecho de superar un miedo personal también se relacionará con tus progresos profesionales. Asimismo, deberás ser estratégico en cada paso que des. Si, de buenas a primeras, no encuentras el trabajo de tus sueños (situación que es bastante posible), no te rindas. Acércate a él paso a paso. No aceptes cualquier trabajo porque sí, enfócate a tus objetivos y acepta solo los que te acerquen a tu empleo ideal. Puedes incluir en esta lista cualquier trabajo u oportunidad que te permita mejorar conocimientos o habilidades que necesitarás en tu nuevo puesto de trabajo.

5-. Forma tu red personal y profesional

El miedo al cambio y las dudas son naturales cuando estamos pensando en cambiar de profesión. Sin embargo, si estás seguro de que necesitas un cambio en tu vida, deberás crear tu propia red de contactos tanto personales como profesionales. En el sentido personal, busca a los amigos o familiares más cercanos que puedan apoyarte en los momentos más complicados.

Y en el terreno profesional, tejer una red de networking te permitirá seguir ascendiendo en tu carrera para cumplir con tus objetivos. Asimismo, los colegas o compañeros de profesión podrán guiarte en tus primeros pasos, informándote de cómo funciona el sector y de las nuevas oportunidades del mismo.

Consejo extra: no tengas miedo a cambiar de profesión

No hay una edad, una situación o una condición exacta para cambiar de profesión. Siempre es recomendable contar con un pequeño “colchón” económico que nos permita gastar algunos ahorros para formarnos y buscar un nuevo empleo. Sin embargo, nada debería impedirte que busques la felicidad cambiando de trabajo o empleo.