El minimalismo en arquitectura e interiores es una tendencia que ha llegado para quedarse. Pero ¿qué es exactamente el interiorismo minimalista? ¿En qué consiste? Quizá habría que empezar por delimitar las diferencias entre interiorismo y decoración. Si te apasiona este ámbito, no te pierdas nuestro Curso de Interiorismo.

El interiorismo trabaja la distribución del espacio. Crea un espacio nuevo modificando la distribución eliminando o añadiendo paredes, cambiando instalaciones, eligiendo materiales… Mientras que la decoración trabaja un espacio definido y lo estudia para conseguir un ambiente determinado. En la práctica, el interiorismo y la decoración van muy ligados.

Qué es el interiorismo y qué estilos hay

El interiorismo diseña espacios o entornos en interiores arquitectónicos, busca las soluciones más idóneas para el hábitat. Lo primero que tendrá en cuenta el interiorista es el entorno. No es lo mismo una vivienda en la playa, en plena urbe o en un medio rural.

Seguidamente, se planteará la funcionalidad: si se trata de un comercio, una oficina, una vivienda… Y en este último caso, cuántas personas vivirán en ese espacio y qué usos requerirán.

Una vez determinada la funcionalidad, el interiorista abordará la estética, desde los colores y las texturas, hasta la iluminación y el mobiliario. Se trata de dar una personalidad al espacio. Para ello, utilizará todos los elementos decorativos que estime convenientes.

Estilos en interiorismo que son tendencia en 2019

El interiorismo minimalista

El estilo minimalista es el gran triunfador. La frase «menos es más» cobra aquí todo su sentido. Se trata de simplificar, lo que no tiene nada que ver con empobrecer, sino de utilizar buenos materiales y desechar todo lo que no sea esencial.

En el interiorismo minimalista los principales protagonistas son el espacio y las texturas. Resalta una querencia por los materiales nobles, como la madera, la piedra y el acero. Se busca la elegancia, el orden, la belleza y los espacios diáfanos.

El estilo nórdico

Este estilo surgido a mediados del siglo XX procede de los países escandinavos, donde se vivía en unas condiciones duras principalmente a causa del clima. La clave principal es crear espacios confortables y potenciar la luz natural.

Los elementos imprescindibles para conseguir un estilo nórdico son:

El blanco y los tonos neutros, tanto para paredes y suelos como para el mobiliario. El predominio del blanco contribuye a dar sensación de amplitud y claridad.

Los tejidos cálidos, desde la tapicería hasta elementos como mantas, alfombras o cojines.

La madera, que es un excelente aislante térmico, para suelos y paredes.

Muebles funcionales y de formas sencillas.

El estilo industrial

Este concepto surgió en Nueva York en la década de 1950, aprovechando los amplios espacios de las fábricas abandonadas, posteriormente reconvertidos en lofts. Es un estilo netamente urbano y particularmente masculino.

Una de sus características es el gusto por mantener los elementos estructurales a la vista: los ladrillos de las paredes, las vigas de los techos, las tuberías y conductos metálicos, las ventanas sin cortinas, hormigón y hierro al descubierto…

Los complementos por excelencia son los muebles vintage y los sillones y sofás de cuero desgastado.

El minimalismo japonés

Próximo al estilo escandinavo, el minimalismo japonés busca la paz y la armonía en la simplicidad. Aquí son esenciales la funcionalidad por encima de todo y el uso de materiales naturales trabajados al delicado modo japonés.

El wabi-sabi o la estética de la imperfección

Procedente también de Japón, el wabi-sabi se fundamenta en la belleza de la imperfección: pinturas desgastadas, elementos oxidados, textiles deshilachados, asperezas, colores apagados… Es una sencillez que invita a la introspección y a disfrutar de lo realmente esencial.

El toque boho chic

El estilo boho chic podría llamarse también étnico ecléctico. Se caracteriza por el uso de materiales naturales y la combinación de elementos bohemios. Evoca una vida muy ligada a la naturaleza, con ecos ancestrales, pero a la vez de una sencillez elegante y confortable.

Gusta de formas redondeadas, texturas tradicionales, como por ejemplo el mimbre o los troncos, y los tonos neutros. Imprescindibles algunos detalles étnicos: africanos, orientales, etc.

El aire mediterráneo

Los elementos que caracterizan la arquitectura mediterránea son la piedra, las vigas de madera, las paredes encaladas, los azulejos, los arcos y bóvedas… Grecia o Ibiza serían el estilo mediterráneo por excelencia, con sus espacios blancos y una sencillez que se funde con la naturaleza e invita al sosiego.

Particularidades del interiorismo minimalista

En el interiorismo minimalista prevalecen las líneas arquitectónicas por encima de los elementos decorativos. Uno de los objetivos que persigue es la funcionalidad y el equilibrio. El hogar minimalista huye de lo superfluo y busca el orden. La elegancia se encuentra en las formas simples, el aprovechamiento de la luz natural y los tonos sobrios.

Algunos diseñadores de interiores minimalistas

El principal representante del interiorismo minimalista fue Ludwig Mies Van Der Rohe, que en la década de 1960 comenzó a hablar de la pureza de las formas en arquitectura y decoración.

En España, el arquitecto y diseñador valenciano Ramón Esteve crea, junto con su equipo, arquitecturas de inspiración minimalista moderna y con carácter.

Almudena Rebuelta Domecq, con su hermana Cristina y un equipo de profesionales, crean en su estudio en Madrid espacios y composiciones muy cuidados basados en las líneas limpias, sin elementos superfluos.

Diego Rodríguez, desde su estudio Concepto DR, crea espacios únicos para cada uno de sus clientes, en los que prevalece la elegancia y la funcionalidad, usando las aplicaciones técnicas más vanguardistas.

Los interioristas canadienses Scott & Scott Architects utilizan la madera y las formas puras en sus impecables trabajos de estilo nórdico.

Otro interiorista famoso es el belga Axel Vervoordt, que decoró la casa de Calvin Klein en Miami Beach. Es también uno de los introductores del estilo wabi-sabi en Occidente.

Annabell Kutucu, radicada en Berlín, tiene interesantes proyectos arquitectónicos y de interiorismo donde el lujo está en la fantástica limpieza de formas y la calidad de los materiales.

Los franceses Atelier REC Architecture tienen ejemplos muy interesantes de lo que el minimalismo puede hacer en espacios comunitarios, de servicios o escolares.

El interiorismo minimalista es un estilo que se perfecciona cada vez más. La tendencia arquitectónica actual favorece esta concepción de los espacios diáfanos y funcionales, donde las energías fluyen y aportan paz y dinamismo a la vez.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies