La arquitectura interior es una tendencia al alza, que combina elementos de diseño de interiores, de reestructuración de espacios y de interacción humana. Si te apasiona esta forma de diseño este artículo puede resultarte inspirador. Además, no puedes perderte nuestro Curso Autocad online. Vamos a analizar los elementos que comprende y, quién sabe, ¡quizás te animes a dedicarte a ella!

Qué es la arquitectura interior

La arquitectura interior se encarga de rediseñar espacios preexistentes. Su objetivo es dar nuevos usos a un edificio o parte del mismo. Por eso se relaciona con la arquitectura sostenible y el diseño de interiores.

Así, esta forma de planteamiento tiene en cuenta la diversidad de usos que se puede dar a las edificaciones. Repensando la distribución interior se puede dar un nuevo ambiente a la superficie. Este sería el concepto más cercano al estilismo.

Pero también puedes utilizarla con finalidades más revolucionarias. Y es que los proyectos de interiores pueden ser tan sencillos como una reforma de accesibilidad o tan elaborados como una resignificación del espíritu del edificio.

La reutilización adaptativa

¿Conoces el concepto de reutilización adaptativa? Es un concepto desarrollado en ciudades densificadas, donde se trata de reutilizar edificaciones originalmente levantadas para usos distintos del actual. Plantea que los sucesivos usos que se dan a un edificio afectan a cada una de sus adaptaciones, sin necesidad de modificar su apariencia externa.

Y es que los edificios antiguos terminan demoliéndose para dejar paso a nuevas construcciones. Ello salvo que su valor arquitectónico les valga una protección histórica o cultural. Por eso, la arquitectura de interiores es una tercera vía que permite mantener el elemento tradicional (fachada) adaptándolo a las nuevas necesidades de la sociedad.

Estas adaptaciones, como decimos, pueden ser meramente utilitarias. Es el caso de la instalación de barreras, barandillas, rampas y ascensores. Pero no siempre tienen por finalidad el cumplimiento de ordenanzas municipales o normativa moderna, sino que pueden pasar por un completo rediseño. De hecho, en ocasiones incluso se llegará a modificar la fachada, respetando únicamente la estructura del antiguo inmueble.

El arquitecto de interiores

Si quieres formarte en arquitectura de interiores estás de enhorabuena. En nuestro centro podrás encontrar la mejor formación especializada en ello. El arquitecto de interiores debe dominar todo lo relacionado con el interiorismo. Es fundamental que estos profesionales conozcan todos los materiales que pueden utilizar en sus proyectos, y cómo responderán tras su instalación. Además, debe ser capaz de usar programas y softwares especializados en su sector.

Sin embargo, la arquitectura interior está fuertemente relacionada con el diseño de interiores. Por tanto tu formación con nosotros también incluye nociones de historia del interiorismo, de diseño y de decoración.

Además tendrás que formarte en gestión empresarial. Y ello porque es necesario que desarrolles la capacidad de realizar y presentar proyectos. Pero también debes aprender a explotar los espacios que rediseñe o a optimizarlos para entregarlos a su propietario en condiciones de explotación.

A fin de cuentas, el objetivo del arquitecto de interiores es diseñar espacios. Estos deben cumplir con las siguientes condiciones:

– Seguros. Es por ello que debes conocer las características técnicas de la construcción. Por supuesto, esto incluye el conocimiento de instalaciones eléctricas y mecánicas, así como de la responsabilidad asociada a la profesión.

– Útiles. A fin de cuentas, la reutilización adaptativa persigue amoldar la estructura principal a los nuevos usos sociales. Esto implica conocer las formas de interacción humana y las necesidades técnicas de los espacios de encuentro.

– Estéticos. La comodidad y la belleza son claves en la arquitectura interior. Por eso se da tanta importancia a la formación en diseño y a los estilos de decoración.

Arquitectura y diseño de interiores

Como decimos, la formación en diseño de interiores es uno de los pilares de la formación como arquitecto de interiores. De hecho, es frecuente que estos profesionales se especialicen en un uso o estilo arquitectónico o decorativo.

Así, hay arquitectos especializados en remodelar edificaciones residenciales, mientras que otros se centran en el uso institucional. Del mismo modo, algunos tienen experiencia en la adaptación de inmuebles industriales y otros se centran en adaptar antiguos edificios religiosos.

Estos son algunos de los estilos que más éxito están teniendo en la actualidad. ¿Cuál es tu estilo preferido?

Decoración vegetal

Muy relacionado con la vuelta a la naturaleza y la decoración orgánica, este estilo se basa en el empleo de plantas como elementos decorativos. La instalación de jardines verticales no solo aporta un toque llamativo, sino que mejora la calidad del aire. Además, se puede jugar con fragancias y colores, dando al edificio un aspecto natural.

La arquitectura vegetal emplea también revestimientos vegetales y cubiertas ajardinadas, que requieren poco mantenimiento y moderan la temperatura y humedad. En definitiva, se trata de una tendencia ecológica, llamativa y útil. ¡Claro, que tendrás que aprender jardinería y botánica!

Decoración industrial

En el otro lado de la balanza se encuentra este estilo, también muy popular. Históricamente se caracteriza por dar prioridad a la utilidad. Por eso utiliza líneas sencillas, colores básicos y espacios amplios. Actualmente existe una gran variedad de materiales y acabados, lo que te permitirá dejar volar tu imaginación cuando estés diseñando tus entornos.

Este estilo es muy utilizado en lofts y salas de reuniones o de fiestas. Destaca el uso de escaleras metálicas y grandes cristaleras, las vigas y contrafuertes metálicos y los espacios diáfanos. Además da mucho juego a nivel de iluminación, lo que explica su elección en centros escenográficos.

Decoración tradicional

Esta línea decorativa, en realidad, recoge varios subgrupos. Se basa en recoger la tradición, lo que genera espacios integrados en la cultura colectiva. Puede utilizarse, por ejemplo, en el diseño de casas rurales o espacios de restauración.

Destacan las decoraciones de tipo mediterráneo, rural o morisca. El empleo de elementos locales incorpora una filosofía kilómetro cero, y se suelen reutilizar piezas del lugar, como muelas de molinos, mesas de matanza o aperos de labranza.

En definitiva, la arquitectura interior es una especialidad cada vez más demandada. Ya sea por su peso humanístico en la conservación de edificaciones en ciudades densificadas, por la resignificación que aporta a los espacios o por la preparación de los arquitectos de interiores, estos profesionales afrontan cada vez más encargos. ¿Te apetece dedicarte a ello?

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies