Ya es oficial, ha llegado un nuevo verano y este año parece que podremos disfrutarlo más que el año pasado. Después de una pandemia mundial y un cambio de hábitos que nos ha dejado confundidos, este verano es una nueva oportunidad para probar nuevas cosas. Por ello, si tú también estás entusiasmado con ello, sigue leyendo. Hoy os traemos 10 ideas de planes para el verano. Un listado de diez propuestas que, si no has probado aún, estamos seguros que te gustarán.

10 ideas de planes para el verano

1-. Estudia online o a distancia

¿Qué mejor idea que estudiar online o a distancia? En verano, tenemos más tiempo libre y los días son más largos. De ahí que sea una excelente época para estudiar y formarnos. Dedicarnos este tiempo “extra” a nosotros mismos y a nuestras aficiones e intereses es siempre buena idea. Por ello, consulta la oferta formativa de Esneca Business School y matricúlate en la titulación que más se adapte a tus preferencias.

2-. Aprende un nuevo idioma

Conocer un nuevo idioma siempre es una buena idea. Si dispones de más tiempo libre en esta época del año, aprender una lengua nueva puede ser más provechoso. Puedes aprovechar para reforzar tu oído viendo series o escuchando música en el idioma en el que estés iniciándote. Consulta aquí los cursos de idiomas disponibles en nuestro centro educativo.

3-. Recetas refrescantes

Si te gusta la cocina o estás aficionándote a ella, el verano es un buen momento para aprender a preparar recetas frescas y apetitosas. Por ejemplo, ensaladas variadas, batidos refrescantes o postres.

4-. Fotografía digital

¿Has intentado alguna vez aprender a hacer fotos? El verano es un buen momento para ello. Estudia el Postgrado en Fotografía, Imagen, Vídeo y Web de Esneca Business School y conviértete en especialista de este sector.

5-. Aficionarte al deporte

Requerimos, generalmente, de por lo menos 21 días para adquirir un hábito. ¿Qué mejor momento para empezar a llevar una vida sana que el verano? Sí, ya sabemos que cualquier época es un buen momento, pero en verano puedes empezar, por ejemplo, nadando un ratito cada día. Si no, recuerda que es mejor evitar las horas centrales del día (por el calor) y que deberás hidratarte correctamente.

6-. Turismo rural

Viajar en verano puede ser “complicado”: los precios son más elevados, los turistas copan los lugares más turísticos… ¿Por qué no apostar por el turismo rural y de proximidad? En España podemos encontrar una gran variedad de paisajes a muy poca distancia.

7-. Meditación

Generalmente, la meditación es una disciplina que busca eliminar pensamientos intrusivos, confusos o negativos que puedan causarte estrés, ansiedad o malestar personal. Se trata de un ejercicio en el que la persona debe estar muy concentrada y atenta a sí misma, sintiéndose conectado con el aquí y el ahora. Esto es muy compatible con el verano, las vacaciones, y la desconexión y el relax. Lo mismo ocurre con la práctica del yoga, una práctica que va de la mano de la meditación. Fórmate con nosotros en ello.

8-. Aprende a escribir

Una de las típicas propuestas que siempre pensamos “debería retomar”, pero nunca lo ejecutamos. ¿Por qué no hacerlo en verano? Toma un bolígrafo y tu libreta y busca un espacio tranquilo y fresco. Para empezar a escribir, puedes por ejemplo narrar tus propios pensamientos e intentar ordenarlos, desordenarlos o “aliñarlos” para encontrar nuevas historias.

9-. Descubre el yoga

Lo mismo ocurre con la práctica del yoga, una práctica que va de la mano de la meditación y que tuvo una gran suma de adeptos durante el confinamiento por la pandemia mundial. Y es que eta disciplina es muy valiosa no solo para favorecer la eliminación del estrés y la ansiedad. Sino que también nos ayuda a conectar con nosotros mismos, a sentirnos más realizados y a ponernos en forma y fortalecer nuestro cuerpo. Estudia ahora el curso de Yoga + Yoga Infantil.

10-. Cambio de hábitos

Cambiar de hábitos no es fácil, y más cuando estamos sumergidos en una rutina diaria llena de ocupaciones, tareas y estrés. Por ello, el verano suele ser una buena época del año para descansar de estas obligaciones y, a la vez, cambiar algunos hábitos. Así, por ejemplo, el verano suele ser una buena época del año para dejar de fumar, comer más sano o retomar esa afición por la lectura. Cualquier paso adelante que des para mejorar tu vida, en cualquiera de sus sentidos, es buena idea.

Extra: Preparar el nuevo año desde el verano

Si tienes hijos, es probable que septiembre sea un mes destacado para ti. Hay que prepararlo todo para su vuelta al colegio. Si no tienes hijos, septiembre suele ser igualmente un mes mentalmente decisivo. Se va el calor, el día empieza a acortarse, cambiamos de chip.

Sea cual sea tu caso, el verano es un buen momento para planificarte. Evitar que nos pille el toro es de vital importancia para no entrar rápidamente en la espiral de rutina, estrés y obligaciones del año. Por eso, puedes empezar a planificar todo lo que necesitarás para ello.