Que la pedagogía de la italiana Maria Montessori está de moda es, prácticamente, algo innegable. En las grandes ciudades ya se pueden encontrar escuelas en las que la educación se imparte, únicamente, a través de esta filosofía. Es por ello además, que también hay cada vez más padres interesados en aplicar Montessori en casa. Hoy hablamos de educación infantil, ¿te apasiona? Acompáñanos a repasar algunos consejos y no te olvides de echarle un vistazo a nuestro Máster Montessori.

Pedagogía Montessori

El método de Maria Montessori, pediatra de origen italiano, es una corriente educativa de finales del siglo XIX. La profesional, con la idea de conseguir que los niños obtuvieran su máximo potencial físico e intelectual sin presiones, materializó su pedagogía.

Esta corriente educativa se asa principalmente en la atención al ser humano.Y es que esta pediatra concebía a cada niño como un ser único y especial. De ahí que la filosofía Montessori tenga en cuenta el desarrollo personal y único de cada persona.

Un buen resumen para saber qué es la pedagogía Montessori sería que cada niño es protagonista de su propia educación y aprendizaje.

¿Nos acompañas ahora a descubrir cómo aplicar Montessori en casa? ¡Veamos!

Montessori en casa: cómo aplicarlo

Entre los objetivos de la educación propuesta por Maria Montessori está el de conseguir que los niños amen aprender. Dicho de otra manera, se debe conseguir que los pequeños aprendan lo máximo por ellos mismos para obtener su mejor versión.

Si no sabes cómo fomentar estos valores en tus pequeños, aquí van algunos consejos para crear un espacio Montessori en casa:

1- Adaptación y accesibilidad

Lo primero que se puedes hacer para crear un espacio Montessori en casa es adaptarlo a los pequeños. ¿Qué significa esto? Intentar adaptar un espacio al tamaño de los pequeños es un gran primer paso. Como ya hemos comentado, este método pretende fomentar el aprendizaje autónomo. ¿Qué mejor manera de conseguirlo que permitiéndoles que tengan acceso libre a los materiales Montessori de aprendizaje? ¡Ninguna!

2- Hazte con materiales Montessori

Si eres primeriza o primerizo en el ámbito de la educación Montessori, tal vez no lo sepas. Sin embargo, esta metodología también es famosa por los materiales que se usan para los diferentes procesos de aprendizaje. Así, por un lado, puedes hacerte con ellos en cualquier establecimiento comercial. O, por lo contrario, puedes crear tus propios materiales Montessori. No te abrumes, hay decenas de materiales con decenas de objetivos.

3- Nada de castigos

Si estás pensando en aplicar Montessori en casa, también puedes empezar por este punto. En este método, aunque sea un paso muy difícil, debemos dejar atrás los castigos. Lo mismo ocurre con los premio. Los peques deben aprender por satisfacción, no para evitar o conseguir castigos y premios.

En este sentido, el método Montessori aplica lo que se denomina ”control de error’. Según esta filosofía, este concepto corresponde al tiempo y espacio que necesitan los pequeños para determinar si lo que han hecho es correcto o no.

4- El papel del guía

Además de ser padre o madre, a partir del momento en el que apliques Montessori en casa, deberás ser también un guía. ¿A qué nos referimos? En la filosofía Montessori, los adultos tienen un papel muy determinado. Así, el adulto es para el niño un guía que observa y ayuda al pequeño a conectar con su entorno. Es decir, deberás tener una posición lo suficientemente distante que le permita al pequeño potenciar sus habildidades emocionales, intelectuales y físicas con tu guía si es necesario.

5- Prácticas

Durante el proceso de aprendizaje de los pequeños, solemos diferenciar dos grandes ámbitos: el teórico y el práctico. Aplicando el método Montessori en casa ,deberás tener en cuenta lo siguiente. Y es que para los niños, entender la teoría suele ser fácil. Sin embargo, en algunas tareas o habilidades, ponerla en práctica resulta más complicado.

Para estimularles a que consigan conectar estas dos partes, puedes acostumbrarte a estimularles a hacer actividades diarias como hacerse la cama, cuidar de las plantas o arreglar su cuarto.

6- El juego, pilar fundamental

No debes olvidarte del juego en ningún momento. Y es que se trata de uno de los pilares fundamentales del método Montessori. Las ganas y la ilusión por jugar son parte de la infancia. Alrededor de los diferentes juegos de niños, el pequeño es capaz de crear nuevas experiencias y adquirir habilidades. Descubrir a través de los sentidos y el juego, otro punto que puedes poner en práctica cuando pienses en entretenimientos para tus pequeños.

Ahora que ya tienes estos consejos en mente, empezar a aplicar el método Montessori en casa está en tus manos.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies