Aunque haya sido un año con muchísimos altibajos, el 2020 está llegando a su fin y nos encontramos en las puertas de una Navidad que será, cuanto menos, diferente al resto. Aun así, según han informado las autoridades sanitarias, los pequeños y pequeñas sí podrán recibir a Papá Noel y a los Reyes Magos. Asimismo, los adultos deberán estar pendientes también de su “tradicional” cuesta de enero. Si has llegado hasta aquí buscando algunos consejos sobre como afrontar el enero de 2021, ¡genial! En este artículo te dejamos con 10 consejos para que puedas plantarle cara tanto antes como durante. ¿Nos acompañas? ¡Ah! Y recuerda que en nuestro centro podrás encontrar formación sobre finanzas.

¿Cómo afrontar la cuesta de enero 2021?

La cuesta de enero es una situación económica que se da por varios factores: la paga extra que muchos trabajadores reciben, la Navidad, con todos sus regalos y las rebajas, que hacen que gastemos más sin darnos cuenta. Por eso, llega un momento en el que miramos a nuestra cuenta corriente y nos damos cuenta que hemos gastado más de lo que no podíamos permitir. Ya tenemos frente a nosotros la tan famosa y temida cuesta de enero.

La cuesta de enero tiene lugar cuando, una vez acabadas las fiestas, nos damos cuenta que tenemos que seguir costeando el resto del mes de enero: facturas, compras, imprevistos… Tres semanas de intranquilidad que vivimos en enero hasta que recibimos nuestra siguiente nómina.

Ahora que estamos a punto de entrar en la época de los regalos es un buen momento para repasar finanzas personales y ponerlas al día. Yes que, si hay algo que podemos hacer para plantarle cara a la cuesta de enero es anticiparnos a ella. Si estás buscando algunas ideas y consejos para ahorrar un poco durante la cuesta de enero de 2021, toma nota.

1-. Crea tu libreta de balance financiero

Es algo que nos suele dar mucha pereza y, sin embargo, es uno de los mejores consejos para evitar una cuesta de enero demasiado acusada. Poner por escrito todos los gastos detallados que prevemos hacer es una buena manera de ver de forma clara cuáles son los ingresos que tenemos y cuanto dinero podemos permitirnos gastar.

Una vez tengas escritos todos los puntos de tu listado, deberás revisar la lista y ponderar si hay gastos que debes eliminar o que no son necesarios. Recuerda de blindar los pagos intocables en enero: agua, luz, impuestos, hipoteca, alquiler, colegio, supermercado…

2-. Rebajas con moderación

Uno de los motivos que, sumados a la navidad, nos provocan la temida cuesta de enero es que en este mes empiezan también las rebajas. En este sentido, empieza a planear desde ya qué productos necesitarás y si vale la pena o no sumarlos a tus gastos de enero.

Un buen consejo para comprar con moderación en rebajas es el de comprar productos u objetos que vayamos a utilizar durante un buen tiempo. Por ejemplo, abrigos, ropa de fondo de armario o calzado.

3-. Si gastas, hazlo pensando en ahorrar

Es decir, si vas a cambiar de tarifa telefónica y esto te supone un gasto, estudia si a largo plazo va a salirte rentable. No dejes que los anuncios, ofertas y descuentos “llamativos” te embauquen. Si a largo plazo no te supone un ahorro, no hagas el gasto.

Asimismo, estudia si tus contratos y tarifas de luz, planes bancarios u otras suscripciones. ¿Te acuerdas cuando te suscribiste a ese servicio online que realmente nunca usas? ¡Cancélalo! Y no te olvides de revisar tus contratos de teléfono, internet o calefacción.

4-. Elimina los extras

Si hay un par de meses en los que debes tener especial cuidado con los extras, estos son diciembre y enero. Apretarnos el cinturón y limitar los gastos fijos es buena idea. Además, también puedes empezar a recortar los gastos extras, que te permitirán evitar sufrir una cuesta de enero muy dura.

Por ejemplo, ¿En tu contrato de internet se incluye televisión por cable, pero no la usas? ¡Elimínala! O ¿crees que es exagerado tener todo el día la calefacción a 23? Actívala por franjas y, cuando tengas el ambiente caldeado, apágala.

5-. Anticípate siempre

Lo más fácil es que llegue diciembre o enero y nos “pille el toro”. Por eso uno de los mejores consejos que te podemos dar para que la cuesta de enero no se convierta en una maratón es que empieces a ahorrar a principios de año. Sobre todo si el ahorro no es exactamente lo tuyo. Puedes empezar por ejemplo a aplicar el método de las 52 semanas. Empieza a llenar la hucha: en enero, deposita un euro, en febrero, dos, marzo, tres… y así hasta diciembre. Podrás ahorrar hasta 1300 euros y te despedirás para siempre de la cuesta de enero post-Navidad.

6-. Menos impulsividad, más horas

Si consideras que hay compras que haces que podrías evitar, la regla de las 48 horas te será súper útil. Cuando detectes que una oferta te ha llamado la atención y quieras comprarla, espérate esas 48 horas de “reposo”. Si una vez pasados esos dos días sigues pensando que quieres comprar ese objeto o producto, es que no se trata de una compra compulsiva.

¡Ah! Y no te olvides de dificultarte a ti mismo o misma tus propios caprichos. Por ejemplo, si sueles arrepentirte de realizar algunas compras, te sugerimos que elimines tus datos de pago y envío de las tiendas online que más utilices, de manera que tengas que rellenarlas de nuevo siempre que quieras hacer un nuevo pedido.