Los productos de proximidad, ecológicos y éticos son cada vez más apreciados. Por ejemplo, cada vez nos sentimos más atraídos por la comida eco, la moda ética o la cosmética cruelty-free. ¿Pero, qué significan todos estos conceptos que tanto oímos? ¿Son lo mismo la cosmética orgánica, la cosmética natural y la cosmética bio? ¡No te preocupes, si te apasiona este ámbito, en este post descubrirás todo lo que necesitas saber! Además, recuerda que podrás estudiar con nosotros el Postgrado en Cosmética y Dermofarmacia. Con él te especializarás profesionalmente en este ámbito.

¿Cuántos tipos de cosmética hay?

Lo cierto es que nos estamos acostumbrando a oír diferentes denominaciones sobre cosmética y productos de belleza. Por ejemplo, a pocos nos sorprende ya la palabra cosmética natural o cosmética bio. Sin embargo, ¿Sabemos realmente qué significa cada una de ellas?

Tenemos la cosmética industrial, la natural, la ecológica, la biológica, la cosmética orgánica y la cosmética vegana. Estamos convencidos de que sabes qué es la cosmética industrial. Pero, ¿qué diferencias hay entre todos estos tipos de cosmética?

¿Qué es la cosmética natural?

Empecemos por la más conocida: la cosmética natural. Un concepto que está en boca de todos y que, sin embargo, no acaba de estar claro. Y es que la cosmética natural engloba todos aquellos productos cosméticos que usan materias primas de origen natural. Aunque su origen sea natural, no significa que no esté procesado o que no contenga aditivos.

Es decir, aunque los productos de cosmética natural proceden todos de materia prima natural, no tienen porqué no estar procesados o elaborados posteriormente. Generalmente, en estos productos se utilizan aceites (de coco, de karité, de oliva…), cera (de abeja), leche, miel…

Asimismo, para que un producto se considere como cosmética natural, debe haber sido procesado de manera respetuosa con el medio ambiente. Es decir, algunos productos cosméticos “naturales”, contendrán ingredientes químicos (poco contaminantes) sin los que sería imposible obtener el producto.

¿Qué es la cosmética orgánica?

La cosmética orgánica y la cosmética ecológica son exactamente lo mismo. Aunque tengan diferentes denominaciones, ambas hacen referencia a todos los cosméticos que usan productos naturales y que han sido producidos con las bases que marca la agricultura ecológica.

Para considerarlos orgánicos o ecológicos en su totalidad, estos cosméticos deben estar producidos con, al menos, un 95% de ingredientes de origen natural. Todo lo que contenga elementos químicos, hormonales o industriales, en más de este 5% dejará de considerarse producto orgánico o ecológico.

También cabe dentro de esta definición la cosmética bio. Aunque es una “etiqueta” que suele usarse en muchos productos por ser llamativo. Sin embargo, un producto biológico debe estar también exento de aceites minerales derivados del petróleo, no debe contener conservantes o perfumes sintéticos y no puede tener colorantes.

Qué es la cosmética vegana

Otro tipo de cosmética que está en plena expansión es la cosmética vegana. Como sabéis, la corriente vegana rechaza cualquier producto de origen animal o relacionado con la explotación animal. Aunque muchas personas conocen qué es el veganismo en el ámbito de la alimentación, desconocen que también se aplica en otros sectores de la vida.

En el caso de la cosmética vegana, solo se pueden considerar veganos aquellos cosméticos que no contienen ninguna materia prima que provenga de los animales. Es decir, nada de cera, miel u otros componentes. Asimismo, tampoco se considerarán productos de cosmética vegana todos aquellos que hayan sido testados en animales.

Ventajas de la cosmética orgánica y natural

Utilizar productos de cosmética orgánica y natural tiene varias ventajas. Veamos a continuación cuáles son los motivos por los que elegir estos cosméticos es una buena idea:

  • Menor agresividad

Al no contener ingredientes industriales o químicos, su efecto es más suave pero a la vez es más respetuoso con nuestra piel. La agresividad de los elementos derivados del petróleo o de otros químicos se elimina.

  • No producen alergias

Otra de las grandes ventajas de los productos de cosmética orgánica es que su uso no suele producir efectos secundarios. Al estar basados en materias primas de origen natural, su capacidad de producirnos una alergia es mucho menor.

  • Cuidamos el medioambiente

Apostar por la cosmética natural es apostar por el cuidado del medioambiente. Su fabricación y producción se aleja de las grandes industrias contaminantes. Además, al no contener compuestos derivados del petróleo, su uso es mucho más respetuoso con el medio.

  • Principios activos

Otra de las grandes ventajas de este tipo de cosmética. Los productos naturales usados para su producción contienen altos niveles de principios activos. Por ejemplo, no es comparable la composición del aceite de almendras natural que la de un aceite mineral derivado del petróleo.

  • Tratamientos a medida

Por ser naturales, no debemos olvidar que los cosméticos orgánicos también están diseñados para ciertos tratamientos. Asimismo, podemos elegir un producto que se adecue más y mejor a nuestro tipo de piel y a sus necesidades.

  • Consumo responsable

Si apostamos por cosméticos veganos, además de orgánicos, también estaremos haciendo un consumo responsable. Si eres afín a una filosofía de consumo responsable, la cosmética orgánica es tu mejor opción. Además, podrás encontrar opciones de productores locales o nacionales comprometidos con el bienestar social.