La carboxiterapia es uno de los tratamientos estéticos sin cirugía del momento. Se trata de una técnica que funciona gracias a la oxigenación celular, que se consigue a través de infiltraciones de dióxido de carbono. Es todo un avance destinado al tratamiento de varias cuestiones estéticas de una forma rápida y eficaz. En términos generales, la aplicación de este CO₂ supone grandes beneficios a través de la oxigenación celular. Como ves, es una manera diferente de tratar cuestiones estéticas desde dentro, desde las propias células. Si te apasiona este ámbito, no pierdas la oportunidad de estudiar con nosotros el Máster en Medicina Estética. Y sigue leyendo, te lo explicamos todo sobre este tratamiento eficaz y funcional.

¿Qué es la carboxiterapia? Usos de esta técnica estética

Este tratamiento funciona sobre la base de una función corporal natural: la expulsión del CO₂ cuando respiramos. Dicho proceso hace que tu organismo, de una manera natural, segregue una serie de sustancias. Serán precisamente la serotonina, las histaminas y la catecolamina las encargadas de conseguir efectos en tu piel y en tu organismo, unos efectos beneficiosos en extremo gracias a una técnica sencilla y sin efectos secundarios. Concretamente, estas sustancias consiguen una mejora de la circulación sanguínea a través de la relajación de los tejidos que hay bajo la piel, lo que logra una dilatación vascular que, a su vez, ofrece una mejora inmediata del flujo sanguíneo.

El gas carbónico que se usa para este tratamiento, además de mejorar dicha circulación, provoca otros efectos beneficiosos para tu piel. Entre los más destacados está la generación de nuevas fibras de colágeno, unos componentes esenciales en cualquier tratamiento contra el envejecimiento.

Los usos más comunes de esta técnica estética de última generación

Comprobarás que, aunque algunos de los tratamientos más conocidos están relacionados con la celulitis, la carboxiterapia ofrece otras muchas posibilidades. Estas son algunas de las ventajas que proporciona en el campo estético para el tratamiento de numerosas problemáticas:

  • Tratamiento para paliar la celulitis: A través de esta técnica se favorece la eliminación de la grasa localizada. La ruptura del tejido adiposo, el aumento de la circulación y el efecto drenaje son las causas de los buenos resultados en este tipo de tratamientos. En este caso, dichos resultados son visibles, rápidos y efectivos.
  • Tratamiento de las estrías. La posibilidad de rellenar los tejidos dañados con gas es todo un avance en el mundo de la estética. Es una posibilidad a la que hay que sumar la estimulación de la producción del colágeno y una mayor absorción de los productos cutáneos. Verás que esta última es una aplicación complementaria que potencia la visibilidad de resultados inmediatos.
  • Eliminación de grasa localizada. Al igual que en los tratamientos contra la piel de naranja, la ruptura del tejido adiposo resulta muy beneficiosa, ya que se reducen los cúmulos de grasa localizada.
  • Pone freno a la flacidez. La relajación de los tejidos y la pérdida de la elasticidad son problemas que se encuentran detrás de la temida flacidez. En este caso, el CO₂ será el responsable de una mayor producción de fibras de colágeno, que paliarán en parte esa flacidez, una de las mayores señales del paso del tiempo. Este tratamiento, aplicado para este fin, se usa también para tratar la flacidez facial. De hecho, esta es una de las zonas para las que más se demanda este tipo de tratamiento estético sin cirugía.
  • Un tratamiento para las ojeras. La aplicación de carboxiterapia reduce la inflamación y las bolsas, ayuda a mejorar la circulación y aclara el tono. Estos son los tres pilares a tratar en un tratamiento contra las ojeras. En este caso, además, hay que sumar una sensación de relleno que ayuda a tener un mejor aspecto de forma inmediata.
  • Tratamiento para la cicatrización de heridas. Existen heridas que se convierten en crónicas por diversos motivos. Esta técnica o tratamiento ayuda a cicatrizar por razones obvias. La mejora de la circulación, o el aumento en la producción del colágeno, están entre esos motivos estéticos.
  • Se trata de un tratamiento indicado para frenar la caída del cabello. Independientemente del género, la reactivación de cuero cabelludo con CO₂ ayuda a frenar la caída. Asimismo, estimula la zona y hace que, además, se produzca una regeneración visible.

En qué consiste el tratamiento

Te interesará saber que esta técnica se desarrolla a base de infiltraciones de dióxido de carbono. Estas se inyectan bajo la piel para que el oxígeno actúe desde las capas más profundas. La técnica consiste en conseguir que la hemoglobina actúe por saturación de dióxido de carbono. Esta reacción hace que este dióxido se convierta en oxígeno de forma instantánea.

Es un tratamiento que no produce dolor, y la razón es que las agujas usadas en las sesiones son muy finas. El tratamiento no tiene contraindicaciones ni más efectos secundarios que unas pequeñas rojeces en las zonas tratadas. También puede provocar, en algunos casos, una sensación parecida a cuando se hace ejercicio físico. Esto se explica por la generación de serotonina.

La aplicación de los tratamientos será personalizada; es decir, en función de las zonas a tratar y de otros aspectos, así serán las dosis, las temperaturas o los tiempos. Esto es algo que tendrá que ser valorado por los expertos en cada caso.

El número de sesiones dependerá de la evaluación profesional

El número de sesiones de carboxiterapia va a depender de cada caso. Serán los profesionales, adscritos a centros especializados, los que determinen cuántas sesiones son necesarias. Eso sí, existen una serie de recomendaciones que deberás tener en cuenta. Por ejemplo, no son recomendables más de dos sesiones a la semana. Normalmente, se llevan a cabo sesiones en intervalos de tiempo que oscilan entre los 15 y los 30 días.

Tras las sesiones no se requiere reposo alguno y tampoco es necesaria ninguna preparación previa. Es un tratamiento para el que solo se prohíbe la exposición al sol de las zonas tratadas durante los días siguientes.

Como has comprobado, la carboxiterapia es un tratamiento innovador que se basa en una función natural del propio cuerpo. La oxigenación de los tejidos es el pilar fundamental de esta propuesta estética que, a modo de conclusión, pretende ofrecer una regeneración y una recuperación a través de dos funciones naturales: la circulación y la generación natural de colágeno.