En el Código Penal de España existe una clasificación de los tipos de delitos que se pueden cometer y las penas que tiene cada uno de ellos. Antes de contarte cuáles son, es importante que sepas que el Código Penal es una Ley Orgánica (10/1995) que está vigente desde el 25 de mayo de 1996. Dicho código está dividido en dos libros, en el primero de ellos se habla de las infracciones y las sanciones del tipo de penal, mientras que en el segundo se explican los delitos, la peligrosidad de los mismos, las medidas de seguridad y las penas que se atribuyen. ¿Quieres aprenderlo todo y especializarte en este ámbito? Entonces no puedes perderte nuestro Máster en Derecho Penal. Y ahora que ya sabes qué es este código, veamos los delitos que existen según esta ley.

Tipos de delitos ¿qué son?

Lo primero que debes saber es qué es un delito y así nos ponemos en situación sobre el tema. Según la definición oficial, el «delito es una conducta social que quebranta el ordenamiento jurídico y en consecuencia, tendrá una sanción o pena, según la gravedad del mismo». Se trata de atacar contra los bienes jurídicos de cualquier persona o de sus derechos, al igual que puede ocurrir de la sociedad en términos generales.

Tal y como se puede leer en el propio código, en el artículo 10, “son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley”. Desde el punto de vista de la justicia, es un delito aquel que presenta todos los siguientes elementos:

Tipicidad: el acto debe recogerse como tal dentro de código.

Juricidad: cuando la conducta es ilegal y no tiene justificación.

Acción o inacción: conducta que, de manera activa o pasiva, cause daño a otra persona.

Imputabilidad: el culpable del hecho puede ser juzgado.

Punibilidad: que pueda aplicarse la sanción o la pena desde la justicia.

Grado de culpabilidad: que el autor tuvo el deseo de llevar a cabo el delito.

Clasificación de los delitos

La clasificación que nos encontramos en el Derecho Penal de nuestro país se basa en varios criterios importantes. A continuación, explicamos la clasificación según el Código Penal:

Por la forma de acción

Omisión: la persona denominada activa no permite que se dé la conducta que la ley prohíbe u ordena.

Comisión: la persona es la que realiza el delito de primera mano. Un buen ejemplo es el robo, donde el sujeto es capaz de llevarse el dinero de otro empleando fuerza sobre las cosas o violencia e intimidación sobre la persona. También se incluyen los delitos de matar o lesionar, entre otros.

Omisión propia: la puede cometer cualquier persona, puesto que se trata de un acto que la ley obliga a la sociedad en general. Un ejemplo de ello ocurre cuando una persona observa un accidente de tráfico y no se detiene para auxiliar a las víctimas.

Omisión impropia: solo lo pueden cometer aquellas personas que actúan como garantes en relación a las víctimas. Como por ejemplo, cuando los progenitores no pagan las pensiones y, por tanto, no dan alimentos a sus hijos.

Por calidad del sujeto

Propios o comunes: delitos que, según la ley, los puede realizar cualquier persona.

Impropios o especiales: delitos que son expresados por la ley que nombra a aquellos que únicamente pueden llevarlos a cabo. Pueden ser los delitos de malversación o prevaricación.

Según los sujetos intervinientes

Cooperador: aquel que presta al autor del delito una ayuda imprescindible.

Inductor: incita a cometer un delito.

Autoría: quienes realizan por sí solos el hecho delictivo.

Por la forma procesal

Públicos: aquellos delitos que cualquier persona puede denunciar, como un asesinato o un hurto.

Semipúblicos: la denuncia solo la presenta el agraviado, el ministerio fiscal o el representante legal. Un ejemplo son los delitos de acoso o la revelación de secretos.

Privados: solo los denuncia el perjudicado o el representante legal, suelen ser delitos por injurias y calumnias.

Por la forma de ejecución

Instantáneos: el delito se consuma en el momento que se lleva a cabo la acción, como en el robo o el homicidio.

Permanentes: el delito es consumado cuando se realiza la acción, pero continúa consumándose después, como en el secuestro.

Continuados: se comete una serie de delitos de manera continuada hasta consumar el delito final, como suministrar veneno a alguien poco a poco.

Conexos: los delitos se llevan a cabo en tiempos y lugares diversos, pero con un objetivo común. Es el caso de romper una ventana y luego, robar algo del interior de la casa.

Flagrantes: los delitos se cometen en público, como los ladrones que han sido descubiertos rompiendo esa ventana.

Por el bien jurídico vulnerado

Simple: lo que se vulnera con el delito es un solo bien jurídico, como el homicidio.

Complejo: al hacer el delito se vulneran más bienes jurídicos, como violar y después matar.

Por las formas de culpabilidad

Doloso: cuando se es consciente de que se está cometiendo el delito y el daño.

Imprudente: los que se cometen, pero no hay voluntad de hacerlos.

Preterintencional: cuando hay dolo para hacer el delito, pero luego los daños son mucho mayores.

Por el daño causado

De lesión: para que haya delito, tiene que haber una lesión.

De peligro: los delitos no tienen porque tener una producción de un daño, solo con que exista riesgo ya es delito. Como la conducción temeraria.

Por el resultado

Formales: delitos que se sancionan por el comportamiento de la persona, como un falso testimonio.

Materiales: son delitos que exigen un resultado, como los delitos de lesiones.

Por su gravedad

Leves: delitos que se castigan con una pena leve, como amenazas o hurtos.

Graves: infracciones con pena grave como asesinato, tráfico de drogas o secuestro.

Menos graves: delitos con penas menos graves, es el caso del vandalismo, por ejemplo.

Como ves, existen numerosos tipos de delitos según lo expuesto en el Código Penal de España. Todos ellos atienden a factores diferentes que son importantes a tener en cuenta para poder imponer la sanción o la pena. En cualquier caso, es fundamental conocer todos estos puntos del código para que, dado el momento, se puedan imponer las sanciones correspondientes según el delito cometido.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (p.e. páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies