Si quieres saber qué es un neuropsicólogo y de qué se ocupa este profesional, has llegado al lugar correcto. Vamos a ver en qué consiste la ciencia de la neuropsicología de la que tanto se habla últimamente. Aunque parece que está de moda, tú mismo vas a comprobar que es mucho más que una tendencia. Una vez conocida esta disciplina, podremos saber qué es un neuropsicólogo, un profesional con una gran capacidad para ayudar a sanar nuestro cerebro, uno de los órganos más importantes del cuerpo. Además, no te olvides de que en Esneca puedes aprenderlo todo sobre esta ciencia con nuestro Máster en Neuropsicología Clínica.

¿Qué es la neuropsicología?

Para entender mejor este profesional, primero vamos a abordar el de neurociencia, porque la neuropsicología se engloba dentro de este campo del conocimiento.

Pues bien, la neurociencia se centra en el estudio del sistema nervioso y de todos los aspectos que influyen en él. Busca saber cómo funciona nuestro organismo y qué le lleva a regular emociones, pensamientos, conductas y funciones físicas básicas, como controlar la respiración o los latidos del corazón.

La neuropsicología, como ya habrás imaginado, combina la neurología con la psicología. Quiere profundizar en la relación que existe entre las estructuras cerebrales, las funciones cognitivas y los procesos relacionados con las emociones y la conducta. Además, abarca un gran número de patologías que afectan al cerebro. Por ejemplo, el ictus, las enfermedades neurodegenerativas o el efecto de los traumatismos craneoencefálicos.

Características de la neuropsicología

Ahora que ya entiendes un poco mejor qué es la neuropsicología, es hora de analizar con mayor detalle qué es un neuropsicólogo y sus principales tareas. Esto te ayudará a comprender mejor este perfil profesional y la verdadera importancia de ello.

Qué es un neuropsicólogo: estudio de las funciones mentales superiores

Esto quiere decir que se centra en la memoria, el lenguaje y también en las funciones ejecutivas, sin dejar de lado el funcionamiento cerebral de la conducta. Se interesa especialmente por la corteza cerebral asociativa, que rige los procesos cognitivos superiores. Esta es una de las más afectadas por las enfermedades que implican al cerebro.

Tiene un carácter científico

Estamos ante un profesional que sigue la forma de trabajar propia de todas las ciencias. Por lo tanto, se basa en el método hipotético-deductivo (se propone una hipótesis y se realizan pruebas para saber si esta es cierta o no) y el método analítico-deductivo (se hacen experimentos para comprobar la relación entre ciertos hechos).

Aplica conocimientos de diferentes disciplinas

No podemos comprender qué es un neuropsicólogo si no comprendemos que la ciencia de la neuroposicología se nutre de la neurología y la psicología. Pero es que, además, también tiene en cuenta otras ramas, como la farmacología y la medicina.

Centra su estudio en el ser humano

El objeto de estudio de un neuropsicólogo es siempre el ser humano, puesto que el cerebro de los animales funciona de una forma muy diferente al nuestro.

Qué es un neuropsicólogo: tareas

Ahora ya sabemos qué es un neuropsicólogo: un profesional que ejerce la neuropsicología. Sin embargo, ¿cuáles son las aplicaciones prácticas de esta ciencia? ¿Cómo de útil puede llegar a ser?

Lo cierto es que su principal tarea es la de participar en esos casos en los que sea necesario evaluar o rehabilitar las funciones cognitivas de una persona. Por ello, podemos decir que los campos de aplicación en los que trabaja un neuropsicólogo son muy amplios. No obstante, vamos a repasar los más importantes.

Investigación

La investigación lo es todo cuando hablamos de cualquier ciencia, porque sin ella no es posible un avance significativo del conocimiento.

En este caso, el neuropsicólogo se centran en buscar mejoras que puedan ayudar en la eficacia de los tratamientos y también en los mecanismos de diagnóstico. El objetivo esdetectar las patologías lo antes posible para evitar que el daño en el cerebro sea definitivo.

Dificultades del aprendizaje

Cada vez es más común que el profesional de la neuropsicología se dedique a tratar los problemas de aprendizaje de los niños. Se intenta saber cuál es el origen de esas dificultades y tratarlas de forma personalizada.

De este modo, se consiguen importantes avances en distintas cuestiones, como la hiperactividad, la dislexia o los problemas de cálculo mental.

Demencias

Muchas personas saben qué es un neuropsicólogo porque han tenido contacto con este perfil profesional cuando un familiar ha sido diagnosticado con algún tipo de demencia. Esto se debe a que esta disciplina ha adquirido gran importancia a la hora de tratar trastornos como el alzhéimer.

Enfermedades neurodegenerativas

Enfermedades como la esclerosis múltiple están directamente vinculadas con el sistema nervioso, ya que provocan que este se degrade de forma paulatina. En consecuencia, el paciente pierde movilidad y funciones cognitivas.

Dentro de esta campo, la neuropsicología trabaja para detectar estas patologías lo antes posible con el fin de frenar su avance y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Daño cerebral adquirido

Un ictus, un tumor cerebral o un traumatismo craneoencefálico pueden provocar daños de diferente entidad en el cerebro. En estos casos, los tratamientos aplicados también están muy relacionados con la disciplina que estamos analizando.

Se trata de ver qué tipo de daño ha sufrido el cerebro, cómo ha reaccionado y cómo pueden recuperarse algunas de sus funciones.

Más allá del ámbito sanitario y del educativo, el neuropsicólogo también resulta muy útil en otras dimensiones. Por ejemplo, en el sector jurídico-legal puede ser de gran ayuda para baremar los daños cerebrales sufridos por una persona a efectos de determinar una indemnización.

Por otro lado, en el campo laboral, esta ciencia ayuda a conseguir la reintegración de quienes tienen daño cerebral adquirido.

¿Cómo trabaja esta disciplina?

En primer lugar, se hace un examen del paciente para determinar las alteraciones del sistema nervioso que está sufriendo. A continuación, se marcan unos objetivos y, finalmente, se define el tratamiento cognitivo a aplicar.

Como no hay dos pacientes iguales, nunca hay dos tratamientos idénticos. Estos son siempre totalmente personalizados y se ajustan las veces que sean necesarias hasta conseguir los mejores resultados posibles.

Ahora que sabes qué es un neuropsicólogo, seguro que eres consciente del gran valor que tiene este profesional. Los expertos en esta materia desarrollan un trabajo muy importante para la sociedad, y especialmente relevante para quienes sufren algún daño cerebral, ya sea por un accidente o por una enfermedad. Se trata, sin duda, de una rama de la neurociencia cuyo protagonismo seguirá creciendo en los próximos años. Si te interesa este ámbito, no pierdas la oportunidad de echar un vistazo a nuestro Máster en Neuropsicología Clínica.