91 005 91 27

Para que una finca o comunidad de propietarios funcione correctamente es necesario contar con los servicios de un profesional cualificado, concretamente del administrador de fincas. Ahora bien, ¿cuáles son las obligaciones del administrador de fincas? Las tareas a su cargo no son pocas, por ello, en este post vamos a enumerártelas siguiendo la Ley de Propiedad Horizontal. Y recuerda que puedes estudiar el curso de administrador de fincas que ofrecemos para adentrarte en el sector de la vivienda.

Cuáles son las obligaciones de un administrador de fincas

En toda comunidad de vecinos siempre se miran los gastos con sumo detalle, incluido los profesionales que se contraten para su gestión. Y es normal, pues en este caso hay que saber a qué se dedica un administrador de fincas. Y es por ello que, aunque no sea un texto cerrado, en el artículo 20 de la Ley de Propiedad Horizontal se encuentran especificadas las obligaciones más importantes de este profesional. Veámoslas.

Encargarse del buen régimen de la propiedad

Tiene que quedar claro que el gestor de comunidades no es un vigilante de seguridad ni controller diario para detectar incidencias. Ahora bien, si cualquier propietario o inquilino encuentra un problema o incidente, el administrador debe acudir y gestionar con la mayor rapidez posible dicho contratiempo.

Elaborar un plan de gastos previsibles

Todo administrador de fincas conoce los gastos que tiene una comunidad de vecinos, por lo que debe preparar los presupuestos con los pagos pertinentes, así como calcular las cuotas que deberá abonar cada propietario.

Así pues, la principal obligación en materia contable es que el administrador de fincas prepare el presupuesto para presentarlo a la Junta de la comunidad de vecinos para su aprobación, modificación o rechazo. También es el encargado de reportar el estado de las cuentas a los propietarios.

Mantener en buen estado de conservación la finca

La Ley de Propiedad Horizontal establece que el gestor de comunidades debe controlar que todas las instalaciones y servicios de una comunidad de vecinos estén en buen estado, así como someterlas a las inspecciones correspondientes.

Es por ello que, si surge una incidencia de gravedad o muy urgente, el administrador está obligado a actuar sin tener que depender de la aprobación de la Junta. Eso sí, deberá dar explicaciones y rendir cuentas con los propietarios una vez solucionada la incidencia.

Ejecutar los acuerdos de la Junta de vecinos

Los acuerdos suelen estar asociados a obras para reformas o mejora de las instalaciones de la comunidad. Por ello, bajo las solicitudes de la Junta de vecinos, el administrador debe elaborar un plan de acción junto a las fechas de ejecución de las obras. Asimismo, si dichas obras requieren un gasto superior, el administrador debe solicitar una derrama y programar las cuotas para abonar por parte de cada propietario.

Actuar como secretario y custodiar documentación

La función de secretario implica realizar las actas de las Juntas, expedir certificaciones y estar en la obligación de custodiar documentos no sensibles, es decir, facturas, recibos y contratos.

Otras tareas bajo negociación

Según el tipo de comunidad, ya sea de viviendas habituales o de segundas residencias, las atribuciones del administrador contratado pueden variar. Aun así, todas las funciones mencionadas hasta el momento son de su obligación.

Representar legalmente a la comunidad de propietarios

Aunque no sea obligatoria, la Ley 39/2915 obliga a las comunidades de vecinos a comunicarse con las administraciones públicas a través de medios electrónicos. Por lo que, son muchas las comunidades de propietarios que asignan al administrador como representante legal.