“¿Cómo? ¿Que nutrición y alimentación no son lo mismo?”. Efectivamente, son dos conceptos que significan cosas distintas y que solemos confundir. Pero no solamente nosotros, ¡las confusiones están en todas partes! Si te interesan la alimentación y la nutrición, presta atención a este post en el que te aclaramos algunos conceptos interesantes y descubre nuestro catálogo formativo para estudiar nutrición.

Alimentación y nutrición: definiciones

No te asustes, vamos a lo básico, pero hay que definirlas. Seguro que al leer ambas definiciones te das cuenta de la confusión tan extendida que existe.

Alimentación

Este proceso es voluntario, ¿verdad? Tomas la decisión de alimentarte. Eliges qué, cómo y cuándo comes. Puedes modificar tu alimentación a lo largo de tu vida. Además, puedes ver que existen distintos tipos según necesidades o ideologías. Algunos ejemplos son: alimentación infantil, para embarazadas, para deportistas, vegetarianismo o veganismo.

Nutrición

Este proceso no es voluntario. Es decir, no puedes elegir nutrirte o no nutrirte. Bueno, si eliges no alimentarte, estás privándote de la posibilidad de nutrirte. Pero, salvo que tomases esa determinación, nutrirse es involuntario.

Más que un proceso, es un conjunto de procesos que tienen lugar en tu organismo. El organismo transforma e incorpora en sus células y tejidos los nutrientes que contienen los alimentos.

¿A que ahora tiene sentido lo de las diferencias entre nutrición y alimentación?

Además de no ser voluntario, es inconsciente y se da igual en todas las personas. Esto último podría no suceder igual si se tienen defectos congénitos o patologías que afecten a dichos procesos.

Confusiones habituales

Ahora que sabes diferenciar nutrición y alimentación, seguro que te sorprenderá cuando veas en multitud de lugares expresiones como las siguientes.

Pirámide nutricional

¡Echa un vistazo a una pirámide nutricional! ¿Ves algún nutriente? ¿O ves alimentos? Es un término incorrecto. Además, sin ánimo de echar leña al fuego, es una guía, vale, pero ¿es fiable?

Pues depende de la entidad a la que consultes y de su país de procedencia. Lo cierto es que no todos los países ni entidades tienen las mismas pirámides nutricionales. Solo hace falta empezar por saber que en algunos países se representa con un plato, no con una pirámide.

¿Cómo podemos fiarnos de una pirámide que nos aseguran que debe ser la guía de nuestra alimentación? ¿Por qué es mejor que la de otros países o la de otros países mejor que la nuestra? ¡Ah, el maravilloso mundo de la nutrición y alimentación! Una buena manera sería echar un vistazo a las recomendaciones de los países considerados “más sanos del mundo”. Aunque esta denominación esté basada solamente en sus diagramas alimentarios.

Diferencias por países

Podemos ver diferencias entre los que usan el diseño de pirámide (Italia, Suiza y Japón, este último en pirámide invertida). En estos tres se da importancia al agua o bebidas no azucaradas y a la actividad física. En el siguiente paso vemos que en Japón se da más importancia a cereales y arroz. Por su parte, en Suiza e Italia, a los vegetales y frutas. En España, ¿por qué no?, se hace un popurrí en este mismo escalón: verdura y fruta también, y cereales, lácteos y aceite de oliva.

No vamos a entrar en más diferencias, solamente queremos hacer la reflexión de lo difícil que resulta elegir “correctamente”. Distintos países consideran, por ejemplo, que los lácteos no son apenas importantes y los mandan a un último puesto. En España están en el primer escalón tras el agua y la actividad. En casi todos los países las frutas son muy importantes, pero en Japón están en el último puesto, junto con los lácteos.

Recomendaciones nutricionales

Esto se confunde con “recomendaciones dietéticas” o “recomendaciones alimentarias”. Pero está muy extendido. Lo verás en muchas partes. Tras ello nos indican recomendaciones de consumo de determinados alimentos.

Para entendernos, si ponemos “recomendaciones nutricionales”, deberíamos indicar, por ejemplo, la cantidad de calcio necesaria diaria para un adulto medio. En cambio, lo que encontramos muchas veces es que se deben tomar equis raciones de lácteos. Esto sería una recomendación alimentaria.

Hábitos nutricionales

Es una gran incorrección y seguro que ya te has dado cuenta de por qué. ¿Qué son los hábitos? Al fin y al cabo, los creamos al repetir ciertas acciones. Si tenemos el hábito de comer 5 veces al día o de tomar un buen desayuno o no desayunar, ¿de qué hablamos? Exacto, de hábitos alimentarios. Son las decisiones que tomas al alimentarte que, al repetirlas, se convierten en hábito. La nutrición la hace tu cuerpo sin contar contigo. Bueno, cuenta contigo porque espera que le des alimentos, pero nada más. Otra más de las confusiones entre nutrición y alimentación.

¿Nutrición sin alimentación?

Puestos a imaginar y para rizar el rizo, sí que podríamos nutrirnos sin elegir alimentos. Quizá en el futuro existan cápsulas con todos los nutrientes que necesita el cuerpo. Al ingerir esa cápsula imaginaria estaríamos dejando de lado el acto de alimentarnos. No tendríamos que coger alimentos y prepararlos para comerlos.

El origen de la confusión

Si te decimos que el origen de la confusión está en el uso de un vocablo inglés, seguro que no te sorprendes. No es la primera vez que nos pasa a los españoles. Tomando como referencia alguna palabra que hemos escuchado en inglés, parecida al español, metemos la pata.

En este caso concreto, resulta que nutrition es usado en inglés tanto para alimentación como para nutrición. Remontémonos a cuando algunos traductores, muy buenos en el idioma pero sin conocimientos de nutrición, tradujeron documentos. ¿Cómo iban a poder diferenciarlo? Aún hoy siguen pasando estas cosas pero, afortunadamente, hay cada vez más traductores que se especializan por áreas. Al fin y al cabo, esto es un tema confuso, pero no grave. Sin embargo, hay otros errores que podrían tener peores consecuencias por una traducción equivocada.

 

Esperamos que hayas aprendido mucho sobre nutrición y alimentación en este artículo. Recuerda que estar formado es fundamental para realizar buenas elecciones. Como ves, la tarea de enfrentarse a la publicidad y elegir correctamente sigue siendo difícil cuando la teoría no está clara. No pierdas tu curiosidad y fórmate para poder tener una opinión propia bien respaldada.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies