El método Marie Kondo, junto con otros métodos, disciplinas y filosofías de vida, puede serte de gran ayuda en la complicada tarea de encontrar el equilibrio y la estabilidad personales. Gracias al método Marie Kondo podrás configurar los espacios a tu manera, dándole a tu hogar un aspecto que se ajuste a tus ideales, estado mental y sentimientos. Todo ello, unido a un amplio conocimiento del estilo de vida minimalista, la aplicación correcta del mindfulness y un camino especialmente enfocado al crecimiento personal, te serán de gran ayuda ¿Te gustaría ampliar tus conocimientos en cuanto a bienestar y equilibrio personal? Entonces no puedes perderte nuestro Máster en Meditación y Mindfulness. Aprende a vivir aquí y ahora, siendo consciente de tu cuerpo y tu mente y potenciando tu bienestar. ¿Nos acompañas a descubrir cómo el método de Marie Kondo puede contribuir a ello? ¡Vamos!

¿Quién es y qué propone Marie Kondo?

Marie Kondo es la autora del método que hoy nos ocupa. Fanática de la organización, desde pequeña se ha interesado por el interiorismo y la decoración de interiores. Esto sucedió gracias a las revistas de decoración que su madre compraba y a la influencia de su abuela paterna, que tenía un don natural para disponer objetos con elegancia. Las palabras “orden” y “necesidad” son las que mejor definen a esta autora y empresaria; que incursiona en el comercio virtual y en Netflix, mientras ha publicado ya cuatro libros sobre estos temas. Con su talento y capacidad ha llegado a figurar como una de las 100 personas más influyentes del mundo, según la revista Time.

¿Qué es el método Marie Kondo?

Es una forma de organizar las pertenencias dentro del hogar, que también se conoce como método KonMari™. En contra de algunas reglas racionales que rezan por ejemplo: “descarta lo que no has usado en dos años”, este método se fundamenta en los sentimientos. Conservarás solo aquello que te brinde felicidad y ganas de vivir.

¿Cuáles son las bases del método Marie Kondo?

Te dijimos antes que se basa en unas pocas ideas, tal como verás a continuación. La gran virtud que tienen es que se adaptan a cada hogar y a cada persona, así que ya puedes ponerte en marcha.

Imagina el estilo de vida que quieres

Para lograrlo puedes recurrir a varios procedimientos. Recorta fotos de revistas, haz bocetos o describe detalladamente lo que deseas o lo que representaría tu estilo de vida perfecto. Esto puede llevarte algún tiempo, hasta que tengas muy claras las ideas. El propósito es que tu casa tenga espacios que despierten alegría y que infundan en ti un cambio positivo.

Establece un compromiso con el orden

Este método no funciona si solo ordenas de una forma esporádica e improvisada. Se trata de desarrollar una actitud diferente, una responsabilidad que adquieres con tu persona, y en la que invertirás esfuerzo y tiempo. Lo ideal es que sirva de punto de inflexión, que sea el inicio de una nueva manera de vivir. Una visión holística de lo que deseas te ayudará a motivarte y encontrar la energía necesaria.

Descarta y elimina lo superfluo

Lo que ocupa innecesariamente un espacio está sobrando, así de simple. Hay muchas pertenencias que guardamos desde hace años por razones equivocadas. Las atesoramos cuando no tienen un valor real, ni práctico ni sentimental. Y siguen allí, estorbando.

A veces puede ser un poco doloroso, pero piensa que no puedes organizar eficientemente lo que sí te interesa si no dispones de lugar. Concéntrate en lo importante y deja que las cosas inútiles se vayan: dónalas o regálalas y agradece el haberlas tenido durante este tiempo.

Descartar lo superfluo no es el objetivo del método Marie Kondo. Sin embargo, te dejará un aprendizaje, pues sabrás distinguir entre lo que realmente necesitas y los caprichos. Comprar por comprar no tiene mucho sentido y no te proporciona satisfacción ni alegría. Es un desperdicio de tiempo, esfuerzo, espacio y dinero.

Ordena por categorías, no por lugares

La desorganización empieza cuando guardas cosas parecidas en varios sitios. Según el método Marie Kondo, para tener un orden más lógico y eficiente lo mejor es agrupar todo según su categoría. Si empiezas por los espacios (estanterías, armarios, habitaciones, jardín), te verás atrapado en un círculo interminable, ya que vas a tener que repetir el proceso una y otra vez. El sentido más práctico y eficiente es el contrario.

Por ejemplo, si guardas libros en varios lugares distintos, no tendrás una percepción global de todos los que posees. Ponlos en un solo sitio y revisa el conjunto. De esta manera, podrás descartar lo que nunca has leído, lo que ya no te interesa o lo que no te da alegría. Lo restante es lo que debes organizar en los espacios disponibles. Te damos un dato: Kondo opina que cada libro tiene su momento, por lo que nunca guarda más de treinta.

El método Marie Kondo establece cinco categorías principales: libros, papeles, ropa, objetos con valor sentimental y komono. Esta es una palabra japonesa para señalar los artículos diversos.

Sigue un orden racional

Entre las cinco categorías descritas, lo más fácil de abordar sea quizás la ropa. Los objetos que guardas como recuerdo pueden ser lo más complejo, así que déjalos para el final. Ir avanzando te proporcionará una satisfacción, al ver tus esfuerzos reflejados en algo concreto. Abrir un armario que está en perfecto orden, con todo visible y disponible, es gratificante.

Organiza tu armario

Este es un lugar en el que solemos almacenar una gran cantidad de objetos en desuso. Probablemente, el proceso previo de descartar va a ser más complicado que en otros espacios de la casa. Estas recomendaciones pueden ser muy útiles.

  • Coloca todo lo que puedas en perchas.
  • Clasifica la ropa por estación y por categorías.
  • Los objetos pequeños van en cestitas o cajas con compartimientos, para que no se amontonen.
  • Usa cajas de almacenaje para crear espacios adicionales.
  • Los bolsos pueden colocarse por parejas, uno dentro de otro, con las asas por fuera para identificarlos.

El proceso de doblar la ropa con el método Marie Kondo es muy fácil y conseguirás algunas ventajas prácticas. Es adecuado para calcetines, jerséis y camisetas. Alisa la prenda sobre una superficie plana y pliega las mangas hacia el centro. Dobla la mitad inferior sobre la superior. Haz dos dobleces más, hasta obtener un paquete compacto que se mantenga en posición vertical.

Ahora puedes colocar varias prendas iguales, una al lado de la otra, en los cajones. Disponerlas de esta manera te permitirá localizar la que estás buscando, y sacarla sin desordenar todas las demás, lo que sucede irremediablemente si las guardas apiladas.

El método Marie Kondo es más que una manera de organizar. Podemos decir que es un procedimiento metódico, basado en la felicidad, que te permite aprender a percibir tu hogar de otra manera. Hacerlo más tuyo y vivir en él con más alegría.