Si estás familiarizado con el mundo del marketing y las ventas, seguramente te sonará el concepto de funnel de ventas. También conocido como los embudos de venta, este hace referencia al sistema empleado en el marketing para captar a desconocidos, convertirlos en leads y conseguir que sean clientes. ¿Te gustaría especializarte en este ámbito? No te pierdas nuestra oferta formativa en Marketing y Ventas. Pide información sin compromiso y sigue leyendo nuestra guía completa sobre los embudos de venta.

Qué son los embudos de venta o funnels

También conocidos como funnel de ventas o embudos de conversión, los embudos de ventas son las herramientas que se usan para conseguir conversiones. Usados principalmente en el sector del marketing online, los embudos de venta son los sistemas que nos permitirán conseguir nuestros objetivos si trabajamos en un ecommerce o en un blog o web.

Estos ‘funnels’ de conversión prevén las diferentes fases o pasos que un usuario debe dar desde que conoce a nuestra marca hasta que se convierte en un cliente. Aunque más tarde veremos las ventajas que nos puede aportar usar este embudos de venta, veamos primero cuáles son las principales fases de un funnel de conversión.

Fases de los embudos de conversión

Es cierto que cada negocio es un mundo y que, dependiendo de los objetivos, del negocio y de muchos otros factores, los embudos de venta varían en su forma. Sin embargo, todos ellos pueden ser divididos en 5 fases principales.

1-. Adquisición

El primer paso de todos es el de la adquisición. Consiste en conseguir que el máximo número de personas posible conozca nuestra marca, producto o servicio. En esta fase de los embudos de venta, se aplican todas las técnicas de marketing digital posibles con el fin de atraer al máximo de personas hacia nuestra página. Podríamos incluir en la adquisición técnicas como la optimización SEO, el marketing d contenidos, las campañas de PP o las campañas en redes sociales.

2-. Interés y activación

El segundo paso de los embudos de venta es el de la activación. En este punto debemos conseguir que la persona recién llegada se sienta lo suficientemente interesada en nosotros para pasar a la siguiente fase, la de retención.

3-. Retención

El nombre habla por si mismo, en esta fase del embudo de conversión. Nuestro objetivo es conseguir que el usuario se quede en nuestra página y se convierta en un lead o en un registro nuevo. De esta manera, podremos almacenar sus datos y tratar de convertir su “interés” en una “venta”, entrando de este modo en la cuarta fase de cualquiera de los embudos de ventas.

4-. Venta

Aunque en cuarta posición, esta sería la parte más importante del funnel de, como bien indica su nombre, ventas. Conseguir que una persona que no nos conocía llegase a nosotros, se interesara por nuestra marca o producto y decida comprarnos es un éxito.

5-. Fidelización

El último punto de los embudos de venta consiste en conseguir convertirnos en una marca de referencia para nuestros clientes. Este objetivo es postventa y debe basarse en la satisfacción al cliente, pues ella será nuestra mejor prescripción y recomendación a nuevos clientes.

Ventajas de usar embudos de venta

Son muchas las personas que desconocen las grandes ventajas que nos aportan los embudos de venta. Sin embargo, son herramientas súper potentes para trabajar nuestras cifras de negocio web. Si estás familiarizado con ellas, seguramente sabrás a que nos referimos cuando las nombramos. Si no, te sonarán los nuevos visitantes, los recurrentes y la tasa de rebote o abandono.

Aun así, los embudos de veta nos permiten disfrutar de otras muchas ventajas. Las analizamos a continuación:

    • Más datos, mejores decisiones

Aplicar un embudo de conversión a nuestro negocio es sinónimo de aplicar una herramienta que no solo nos permita conseguir nuevos clientes y mejorar nuestro negocio, sino también de ir recopilando datos que nos ayudarán a “sanear” nuestro plan de marketing.

Gracias a los embudos de venta y sus datos, podemos minimizar las opciones de “fuga” en nuestra web y optimizar el customer journey (el camino que se debe seguir desde que se entra en la web hasta que se compra).

    • Foco de esfuerzo

Gracias a nuestro funnel, sabemos en qué punto del proceso de captación de nuevos clientes debemos prestar más atención. Teniendo una idea mucho más clara que dónde y cómo caen nuestros clientes.

    • Nuestro público real

Los embudos de venta nos permiten conocer realmente si nos estamos enfocando al público objetivo que nos compra o no. Muchas veces nos hacemos una idea errónea de nuestro público. Así una vez determinada las características de nuestra buyer persona o target ideal, diseñaremos estrategias de marketing mucho más efectivas.

    • Objetivo final alcanzable

Al crear un plan de empresa o de negocio, somos muy optimistas (debemos serlo) y apuntamos a objetivos que, sin el marketing y los embudos de venta, serían inalcanzables o muy difíciles de alcanzar. Por eso, en definitiva, el funnel de conversión es una manera de atraer a cuanta más gente mejor hasta nuestro negocio y una vez dentro, conseguir que se quede, nos compre y nos ayude a conseguir nuestros objetivos.