¿Te apasiona la fotografía y tienes ganas de probar tus habilidades en nuevos campos? ¿Qué tal si pruebas con la fotografía nocturna? Estamos seguros que será una experiencia gratificante para ti. Descubre a continuación la posibilidad de formarte con nuestro Curso Iniciación Fotografía y conviértete en un profesional formado.

Fotografía nocturna: lo que debes saber

Esta disciplina fotográfica es una de las más complejas, y a la vez, más espectaculares. Sin embargo, a pesar de tratarse de uno de los tipos de fotografía más impactantes, es por lo general, también una disciplina que distorsiona la realidad. ¿La razón? Consigue capturar imágenes que nuestros ojos no son capaces de descodificar.

Por ejemplo, mientras que ver con nuestros ojos la Vía Láctea es una misión complicada y requiere de unas condiciones muy específicas, capturar su imagen con un buen equipo fotográfico no es tan dificil.

Sin embargo, ¿qué es lo que necesitas saber para poder especializarte en fotografía nocturna? ¡Lo vemos a continuación!

Conceptos básicos de fotografía

Si eres nuevo en el mundo de la fotografía, lo primero que debes aprender son los elementos básicos de esta disciplina. Es decir, debes saber qué conceptos forman parte de una composición fotográfica. Echémosles una ojeada:

  • Encuadre

Es el concepto que se refiere a la disposición u orden de los elementos que aparecen en la imagen. ¿Qué elementos de un paisaje quieres que aparezcan en tu foto? ¿Cuál es el motivo principal (sujeto) y qué es el fondo?

  • Iluminación

Esta es otra importante herramienta de la fotografía. Además, está muy relacionada con la fotografía nocturna. Con la iluminación, las imágenes consiguen efectos únicos y especiales como el juego entre la luz y la sombra. Las diferentes franjas horarias del día pueden marcar el estilo de una fotografía.

  • Movimiento

Se controla mediante el diafragma y el obturador. Permite crear movimientos dinámicos de desplazamiento o momentos congelados.

Consejos para capturar buenas fotos de noche

Una vez aprendidos estos conceptos básicos, veamos ya qué consejos debes tener en cuenta antes de iniciarte en la fotografía nocturna.

1-. Fotografía manual, mejor que automática

Para obtener una fotografía nocturna, lo primero que deberás hacer es configurar tu cámara en modo manual. Esta configuración te permitirá ajustar todos los parámetros necesarios para obtener una fotografía de noche perfecta.

2-. La exposición, determinante

¿Qué es la exposición? Es la acción por la que una imagen o escena se plasma en un material. En el caso de las cámaras digitales, la exposición es la acción que permite que una escena sea capturada por el sensor. Sin embargo, son muchas las personas que creen que la exposición es solo el tiempo en el que la fotografía está expuesta a la luz.

La exposición cuenta con tres importantes variables:

  • Apertura del diafragma, el dispositivo que, dentro del objetivo de tu cámara, es capaz de medir la luz que impacta en el sensor, controlar la velocidad de obturación y regular la profundidad de una foto (qué está enfocado y qué no).
  • ISO: mide la cantidad de luz que la cámara necesita para imprimir una imagen. Cuanto menos luz haya, más grande será el valor ISO. Pero, ¡cuidado! Pasarse con la sensibilidad ISO puede traducirse en obtener una imagen llena de grano (ruido fotográfico). Encuentra el equilibrio con la apertura del diafragma y la velocidad de obturación.
  • Velocidad de obturación: regula el tiempo que el obturador está transmitiendo luz al sensor. A más velocidad de obturación (1/1000), menos luz llegará al sensor. Con esta regulación también puedes obtener menor o mayor movimiento en tus fotos.

3.- Medición fotográfica

La medición es lo que se utiliza en el mundo de la fotografía para saber qué cantidad de luz necesita una fotografía. Para realizar la medición, que te permitirá determinar los valores de los tres conceptos anteriores, se utiliza el exposímetro. Este es el método más usual usado por los fotógrafos. Sin que lo sepas, el fotómetro de la cámara calcula a cada momento qué cantidad de luz recibe el sensor.

4-. Apoyar bien la cámara

Además de regular y jugar con estas variables hasta encontrar el balance o equilibrio perfecto, también deberás tener en cuenta este punto. Cualquier punto de apoyo para tu cámara es fundamental.

5-. Un flash, un avance

Somos conscientes que empezar con la fotografía nocturna no es fácil. Acertar las medidas correctas es todo un reto y requiere de ganas, esfuerzo y pruebas para conseguir resultados deseados. Por ello, para empezar a introducirte en el mundillo de la foto de noche, hacerte con un flash es buena idea. Este aparato puede arrojar la cantidad exacta de luz que necesitamos para conseguir que nuestra composición sea perfecta.

 

Ahora que ya sabes cómo puedes empezar a aventurarte en el mundo de la fotografía nocturna solo te queda una cosa. ¡Practicar y probar en diferentes lugares, ambientes y épocas del año!

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies