Es verano y el cuerpo lo sabe. Hace calor, las playas vuelven a recibir parasoles (a dos metros de distancia) y el gazpacho vuelve a nuestras mesas. Por todas estas características y otras muchas que se han incorporado este 2020, estudiar en verano puede convertirse en una complicada lucha constante. Si tú también estás buscando algunos consejos o ideas para que estudiar durante el verano no sea tan duro, quédate. Hoy te explicamos qué puedes hacer para que esto no se convierta en cuesta arriba. No te pierdas nuestra oferta formativa, empieza a estudiar online o a distancia ahora.

Estudiar en verano puede ser una buena idea

Sí, ya sabemos que el olor a crema solar nos remite a muchas ideas menos a la de estudiar. Sin embrago, estudiar en verano puede ser una gran idea si la planteas correctamente. Es obvio que durante el verano nos gusta quedar con amigos, descansar, ir a la playa o simplemente leer un buen libro. Sin embargo, elegir el verano para ampliar tus conocimientos puede reportarte muchas ventajas:

  • Más horas disponibles

Ya sea porque tienes un horario reducido, porque has acabado las clases de la universidad o porque las actividades extra que sueles realizar en tu rutina están en “pause”. Durante esta época del año, tienes más horas disponibles para dedicarle al estudio. Es decir, estudiar en verano se traduce en más disponibilidad y dedicación.

  • Más oportunidades

Las horas “desocupadas” se convierten, a su vez, en una mayor cantidad de oportunidades para abrir nuestro libro o campus virtual. Estudiar en verano es más fácil. Por ejemplo, en las horas de más calor, en las que nos apetece sentarnos al sofá bajo el aire acondicionado o el ventilador, es un buen momento para estudiar.

  • Días más largos

Estudiar en verano es buena idea porque los días son más largos. Es decir, tenemos más horas de sol en las que podemos repartir las tareas pendientes.

Consejos para que estudiar en verano no sea una odisea

Aun así, estas ventajas que hemos visto, siguen siendo un tanto “Invisibles” para algunas personas que no encuentran la manera de que estudiar en verano sea fácil y provechoso. Por ello, a continuación, os damos algunos consejos para que vuestras horas de estudio sean lo más.

1-. Organiza tu horario

A veces, disponer de más horas “libres” es sinónimo de mayor descontrol horario. Intenta evitarlo, manteniendo al menos cierta rutina en tu horario de comidas y de sueño. Asimismo, organiza tus horas diarias en franjas, destacando aquellas que podrías dedicar al estudio.

2-. Elige el lugar

Estudiar en verano en un sitio caluroso y sin ventilación no es buena idea. Está demostrado que los lugares muy cálidos y con poca ventilación son pésimos para el buen humor y la motivación, factores básicos para estudiar. Lo mejor es que elijas un lugar que te permita una mejor concentración.

3-. Descansa

Los humanos no somos máquinas y necesitamos descansos. Por ello, es casi tan importante que te marques un horario de estudio como que te marques un horario de descanso. Mientras estés estudiando, concéntrate en el aquí y el ahora. Luego cuando te relajes, relájate de verdad y vuelve a “conectarte” en un tiempo prudencial para no perder la concentración.

4-. Hábitos alimentarios

Con el calor, algunas personas sienten más hambre, otras menos… No debemos olvidar que nuestro cuerpo necesita nutrirse correctamente para rendir correctamente. Haz las comidas necesarias y sigue una dieta equilibrada. Además, no te olvides de beber agua para no deshidratarte y mantenerte activo.

5-. Mantente positivo

Dentro de tus posibilidades, mantén un buen estado de ánimo y una actitud positiva respecto a tus estudios. Estudiar en verano no es fácil, pero hacerlo con desanimo te puede producir ansiedad. Haz que el esfuerzo que le dediques a tus estudios valga la pena y míralo con orgullo y optimismo.

6-. Día a día

Cada día es un nuevo día, y si hablamos de estudiar en verano, pasa lo mismo. Estudia y repasa cada día y mantén un hábito diario. Estudiar a rachas o períodos inconexos no tiene sentido y te permitirá avanzar a un ritmo muy lento.

7-. Evita distracciones

Es usual: estamos intentando estudiar en verano o en invierno y no podemos reprimir el impulso de mirar si nos ha llegado un mensaje o notificación. Lo cierto es que es mala idea tener el móvil o la tablet cerca de nuestros apuntes. Ya tendrás tiempo de ver las notificaciones cuando hagas el descanso o cuando no estés en tu horario de estudio.

Oferta formativa variada y completa

En Esneca Business School, estudiar en verano es una muy buena alternativa. Gracias a nuestra metodología, nuestros alumnos pueden elegir estudiar online o a distancia según sus preferencias. Además, lo hacen, sea cual sea su elección, con el apoyo y acompañamiento de un tutor personal y especializado en su ámbito de estudio. No te pierdas nuestra oferta formativa y aprovecha el verano para ampliar tu horizonte profesional.