Estamos de acuerdo que la depilación definitiva está a la orden del día. Actualmente, las mujeres ya no son las únicas que acuden a ella. Cada vez son más los hombres que deciden eliminar el vello de su cuerpo, normalmente por motivos estéticos o por comodidad.

Con la popularización de la depilación definitiva, la sociedad ha dejado de verla como algo caro y doloroso. ¡Todo sea por sufrir menos y decirle adiós a la cera! Los métodos y técnicas que se utilizan han avanzado mucho y el precio empieza a ser asequible para todo tipo de bolsillos. Por este motivo, hoy en día siguen aumentando los centros de estética que ofrecen este tipo de servicios, ya sea con maquinaria propia o alquilada.

En el post de hoy analizamos los dos métodos más utilizados para desprenderse del vello: la depilación láser y la fotodepilación. Por cierto, no está demás recordar que no cualquiera puede asegurar unos buenos resultados. Se necesita una calificación que lo acredite. Por eso, si te interesa el tema y quieres especializarte, ya puedes hacerlo con nuestro Curso Depilación Láser. ¡Asegura tu formación y tus clientes se sentirán en buenas manos!

Depilación definitiva. ¿Láser o fotodepilación?

“La piel puede dañarse”, “duele”, “es muy caro…”. Afirmaciones como estas alimentan mitos y medias verdades que giran entorno a estas técnicas de depilación. Sin embargo, es un hecho que tanto el láser como la fotodepilación han avanzado mucho para garantizar la desaparición del vello causando las menores molestias posibles.

Podemos decir que “la cultura de la depilación definitiva” se ha consolidado. Incluso cada vez hay más personas que se someten a estas técnicas a temprana edad. Aun así, se tiende a confundir la depilación láser y la fotodepilación. ¿Son iguales? ¿Diferentes? ¿Una duele más que la otra? Sigue leyendo. Comparamos estos dos procedimientos en un solo post.

A continuación vemos las preguntas más típicas acerca de estos dos métodos de depilación definitiva:

1-. Sobre el método

Ambas técnicas se conocen como fototermólisis efectiva. Esto quiere decir que ambas funcionan emitiendo luz intensa sobre la piel, teniendo la particularidad de ser selectiva. La luz detecta las estructuras negras de nuestro organismo que componen el pelo, y solo actúa sobre ellas, discriminando a la piel. El pelo de color negro se convierte en transmisor de la luz hasta llegar al bulbo, y se calienta hasta destruirse.

Hasta aquí todo igual. La principal diferencia entre ambas técnicas está en la luz que utilizan y en su precisión. El láser es una técnica más minuciosa porque busca el pelo. Se recomienda a personas con pieles claras y vello oscuro, porque lo detecta mucho mejor. Siguiendo esta lógica, la depilación láser no es muy efectiva sobre pieles bronceadas y pelo oscuro.

A diferencia del láser, la fotodepilación es para todo tipo de pieles, pero es más versátil. Por eso, lo que puede ser una ventaja, puede convertirse en un riesgo. Al no ser tan preciso, el riesgo a causar quemaduras es más elevado, por eso es imprescindible que lo realice una persona experta.

2-. ¿Depilación definitiva, es realmente así?

Sí pero no. Es cierto que son técnicas que erradican la aparición de pelo. Pero ello no asegura que en un futuro vuelva a salir algo de vello. Independientemente del número de sesiones, depende mucho de la persona y de la zona depilada, si es hormonal o no u otros factores.

Por otro lado, es más fácil eliminar el pelo en zonas donde el grosor de la piel no sea muy elevado. De este modo, el efecto del láser y la fotodepilación penetran más fácilmente. Un ejemplo sería que la aplicación de estas técnicas en zonas como las axila o las ingles es más efectiva que, por ejemplo  Recuerda también que, como ya hemos dicho, el láser es más efectivo que la fotodepilación debido a su precisión.

3-. ¿Cuál es la más dolorosa?

A esta pregunta es difícil encontrarle una respuesta válida. Posiblemente lo mejor sea decir que depende del grado de dolor que siente cada uno. Hay personas que opinan que la cera, el método de depilación tradicional por excelencia, es más dolorosa que una sesión de láser o fotodepilación.

Aunque hay personas muy sensibles al dolor que producen estas técnicas y necesitan usar un gel que adormece la zona en cuestión, la mayoría de gente soporta perfectamente tanto el láser como la fotodepilación. La molestia común es sentir un pinchazo que no dura ni un segundo. Esto ocurre al calentarse la raíz del pelo para ser destruida.

Pero insistimos, cada persona es un mundo y el umbral del dolor es muy relativo. Además, la sensibilidad de la piel varía de uno a otro. En según qué pieles pueden aparecer quemaduras. Por eso es muy importante realizar un estudio previo de la piel antes de empezar con el tratamiento.

Clases de láser para una depilación definitiva

¿Sabías que existen diferentes tipos de láser que se adecuan mejor a según qué tipo de pelo y de piel? A continuación te nombramos algunos, pero ten en cuenta que en todos los casos, para acabar definitivamente con el pelo, es necesario que conservemos la raíz del mismo. Antes de cada sesión, el pelo debe ser rasurado, nunca arrancado. Recuerda que para que el láser actúe adecuadamente, necesita detectar el pelo. Así que, si estás en pleno tratamiento antivello, no uses métodos de depilación como la cera, las máquinas depiladoras o las pinzas.

Los más eficaces

  • Láser Diodo. Este tipo de láser es el más común. Una de sus características más diferenciadoras es su capacidad de detectar el pelo en todo tipo de pieles. Sin embargo, posiblemente su éxito sea porque puede actuar sobre pieles bronceadas y con vello oscuro.
  • Láser Lightsheer. Este láser es similar al diodo. Su particularidad es que al emitir un rayo de luz discontinuo y progresivo, es menos probable que produzca quemaduras sobre la piel. Especialmente indicado para personas con sensibilidad.
  • Láser Soprano. Este tipo de láser incluye ciertos avances técnicos que lo diferencian de los anteriores. Del mismo modo que el diodo, se atreve con las pieles más oscuras. Además, es eficaz con el vello más fino. Pero sobre todo destaca porque es casi indoloro. Con este láser, en una sola sesión se puede trabajar sobre una amplia superficie de piel. Es una gran opción para la depilación definitiva de las personas con mucha sensibilidad, piel oscura o vello fino.

Los menos utilizados

  • Láser Alejandrita. Este láser es especial para pieles oscuras y gruesas. Suele ser mucho menos usado por un sencillo motivo: su potencia hace que el dolor sea muy elevado e implica, en muchos casos, el uso de geles anestésicos.
  • Láser Neodimio-Yag. Se puede utilizar en todo tipo de pieles, pero su eficacia es menor a los anteriormente comentados.
  • Láser Xenos-Krypton-Argon. Conocido como luz pulsada intensa, se caracteriza porque emite una luz policromática. Esto quiere decir que abarca diferentes longitudes de ondas y puede actuar sobre extensiones de piel mayores. Sin embargo, no es tan efectivo y se necesitan más sesiones para eliminar por completo el pelo.

¡Hola! Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar el uso de esta web. Así podemos mejorar tu experiencia de navegación y uso, además de poder mostrarte contenido publicitario de tu interés. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies