91 005 91 27

La condición física está directamente relacionada con el peso y la masa muscular de una persona. También tiene mucho que ver con el hecho de practicar deporte y tener una buena alimentación. Es por esto por lo que, cuando necesitamos asesorarnos para mejorar nuestro estado físico, debemos acudir a un experto en las dos materias. Si quieres profundizar en la nutrición y el deporte y aprender sobre cómo tener una buena condición física, fórmate con nuestro postgrado experto en nutrición deportiva + experto en coaching deportivo.Y no te pierdas nuestro blog, te contamos todo sobre este concepto.

¿Qué es la condición física?

La condición física es el estado de salud del cuerpo de una persona, excluyendo posibles enfermedades. En este sentido, se puede considerar que una persona está en buen estado físico cuando no tiene exceso de peso y su nivel de masa muscular es acorde a su edad, sexo y estatura. Además, también se tiene en cuenta la regularidad con la que se practique algún deporte y la dieta que se lleve.

Pero, ¿cuándo hay que preocuparse? Un mal estado físico se identifica con la obesidad, el sobrepeso o, por el contrario, con la anorexia o el infrapeso. También hablamos de personas en mala condición cuando no tienen resistencia muscular, no practican ninguna actividad física y llevan una mala dieta.

¿Cuáles son las capacidades físicas básicas?

A la hora de llevar a cabo distintas actividades hacemos uso de unas capacidades físicas básicas. Estas son la resistencia, la fuerza, la velocidad y la flexibilidad, y en función de nuestra habilidad en cada una de ellas tendremos un mejor o peor desempeño. Las características de las capacidad físicas básicas son:

  • Fuerza. La fuerza es la capacidad de un individuo de vencer una resistencia física. La usamos a la hora de levantar grandes pesos, por ejemplo.
  • Flexibilidad. La flexibilidad permite realizar movimientos con la máxima amplitud de los músculos. Usamos la flexibilidad en la danza, el yoga o los estiramientos, por ejemplo.
  • Resistencia. La resistencia es la capacidad que tiene el cuerpo de soportar un esfuerzo determinado durante mucho tiempo. La usamos cuando competimos en maratones o recorremos grandes distancias.
  • Velocidad. La velocidad consiste en llevar a cabo un movimiento o una actividad en el menor lapso de tiempo posible. Las carreras de 100 metros son una buena muestra de ello.

Cualidades físicas compuestas

Cuando se combinan algunas capacidades físicas básicas, podemos encontrar otras cualidades más complejas. Estas son:

  • Agilidad. Es la suma de la velocidad, la fuerza y la flexibilidad, y también está muy relacionada con la coordinación. Un ejemplo perfecto de agilidad lo encontramos en la práctica de las artes marciales.
  • Coordinación. Es una cualidad que permite reunir el trabajo de diversos músculos para llevar a cabo una acción o un conjunto de acciones. Pueden intervenir los músculos de todo el cuerpo o solo los de una parte concreta.
  • Potencia. La potencia permite vencer una resistencia o mover un peso en el menor tiempo posible. Esta cualidad combina fuerza y velocidad, y la podemos encontrar en el lanzamiento de pesas o en los saltos, por ejemplo.
  • Equilibrio. Se trata de mantener la posición de una o distintas partes del cuerpo en un mismo espacio. La práctica más emblemática la encontramos en el yoga.

Tipos de condición física

Podemos distinguir dos tipos de condición física:

  • Condición física general. Se trata de aquella que permite a cada uno de nosotros desarrollarnos en nuestro día a día. Es la base para cualquier preparación superior en materia física y deportiva, y necesaria para tener un buen estado de salud.
  • Condición física especial. Es la que se debe potenciar para poder realizar una actividad deportiva concreta. Por ejemplo, aquellas personas que quieran dedicarse a la práctica del yoga van a potenciar su flexibilidad, mientras que los aficionados al levantamiento de pesas van a entrenar su fuerza.

Cómo tener una buena condición física

A la hora de planificar un plan de entrenamiento para una persona o de ponernos nosotros mismos manos a la obra, hay una serie de consejos que pueden ayudar a coger el hábito. Es fundamental seguir una rutina especialmente para aquellas personas que no están acostumbradas a realizar actividad física de forma habitual.

Establecer un horario

Planificar el tiempo que dedicaremos al gimnasio y cuándo lo haremos. No importa cuando puedas realizar el ejercicio, lo importante es planificar correctamente y plantear unos objetivos a perseguir.

Llevar la ropa adecuada

Llevar la ropa apropiada para hacer ejercicio nos ayudará a ponernos en situación y a realizar correctamente los ejercicios de cardio, puesto que no sirve cualquier zapatilla. No llevar el calzado adecuado será un inconveniente y podrá ser la causa de lesiones.

Tener expectativas realistas

No esperes mejorar la primera semana, porque tener expectativas poco realistas solo te va a frustrar. Tanto si estás ayudando a otras personas a coger buenos hábitos como si eres tú quien se los va a aplicar, lo importante es marcar unos objetivos asumibles y que no ejerzan más presión de la necesaria.

Entrenar la fuerza

Para mejorar la resistencia también debe entrenarse la fuerza. Los ejercicios de cardio son estupendos para mejorar resistencia, pero lo mejor es combinarlos con ejercicios y entrenamientos de fuerza. Además de aumentar la musculatura, ayuda a tener una mejor postura y a prevenir lesiones.

Cuidar la dieta

Acompaña el ejercicio con una dieta equilibrada y elimina el exceso de azúcar, la comida rápida y el consumo de alcohol. Además, también es recomendable que suprimas el consumo de sustancias adictivas como el tabaco.

No pasa nada si fallas

Muchas veces pensamos que con coger el hábito ya lo tenemos todo. Esto no es así: muchas personas no acostumbradas a practicar deporte puede que lo dejen en algún momento. A veces fallamos un día, o una semana, o simplemente pasamos por malas rachas. Volver a empezar es la mejor forma de superarlas.

Tanto si buscas mejorar tu propio estado de salud como si quieres aconsejar a los demás sobre el suyo, formarte en deporte te permitirá adquirir los conocimientos necesarios sobre este campo. Se trata de una disciplina cada vez más en auge debido al interés y la preocupación por la salud, ¡conoce más sobre ella y especialízate en aquello que te apasiona!